(La radio puede detenerse pulsando Escape o parándola en el icono inferior).

domingo, 3 de febrero de 2019

Sesión monteverdiana con Musica Ficta.

Carátula cd Monteverdi Sessions


Ayer recibí un chutazo de dopamina de ésos que perduran días y que te hacen reconciliar con la vida; con la especie; con el universo en su conjunto. Hablo de belleza en estado puro; de arte que conmueve hasta el llanto y que inunda de dicha. ¡Cuántas maravillas ha creado el Hombre a lo largo de su breve historia! Es magnífico que podamos disfrutarlas en nuestro siglo, pese a la preocupante aculturación; a la frivolización de todo... ¡No, Monteverdi no puede perderse! ¡Ha de seguir vivo hasta la muerte de este pequeño planeta... y más allá! Encargados de revitalizarlo anoche fueron los chicos de Musica Ficta, con mi querido Raúl Mallavibarrena al frente y mi no menos querido Gabriel Díaz cantando las partes de alto. 

Estaba sentada en una excelente posición, la segunda fila, pero tuve que reprimir los impulsos de levantarme y salir bailando junto a Tirsi, Clori y toda la cohorte pastoril, con rebaño incluido. La sonrisa no se me borró nunca, acompañada a intervalos por algunas lágrimas. "¡Gracias, gracias!" -exclamaba mentalmente con el deseo de retener aquellos momentos por más tiempo, de dilatarlos para alargar el goce.

Bueno: como consuelo están los discos y Spotify. ¡Ah, olvidaba! La propina fue una versión de "La Huella", perteneciente a Navidad Nuestra, de Ariel Ramírez. Adoro la armonización original de este fragmento; la del arreglo también fue interesante. De Italia a las pampas heladas: no está mal.

Me encantó saludar a los músicos y pasar un magnífico rato entre amigos.

¡Brindemos por Monteverdi! Su, su, su [1]! Álbum Monteverdi Sessions en Spotify.




NOTAS:
1): La interjección italiana "Su" significa "Venga, vamos". Aquí aparece en alusión a una de las piezas del concierto, "Su, su, su, pastorelli vezzosi".

domingo, 27 de enero de 2019

Final.



"Escribir poesía después de Auschwitz es un acto de barbarie". Theodor W. Adorno.

Intuyo que me quedan pocas horas, pocos días de vida. Estoy cansado, débil y enfermo y no tengo ganas de pensar en el horror de los últimos meses. ¿Cómo es capaz de esto la raza humana? ¿Y por qué, con qué objeto? ¿Qué extraño placer provocan la maldad, la abyección, la barbarie? Ellos y yo somos de la misma especie..., Homo Sapiens Sapiens. ¿Sapiens? ¡Tremenda vanidad! Insipiens Insipiens, diría; o Crudelis Crudelis.
Moriré sin poder contarlo, como tantos. ¿Se hará justicia? Y, si alguien sobrevive... ¡oh, no volverá a ser el mismo! ¿Arte, belleza? Ya no tienen sentido; hace tiempo que perdí la capacidad de emocionarme. ¿Una coraza protectora? Quizás sea ésa la insensibilidad de mis verdugos. He estado a punto varias veces de arrojarme contra la valla electrificada, pero... El instinto de supervivencia es demasiado fuerte. O la curiosidad por saber cómo termina la historia; mi historia. Ahora no importa, el desenlace está próximo. Fui feliz. ¡Oh, parece que hubiera transcurrido una eternidad desde entonces! Pero sería injusto olvidarlo: ¡fui feliz! ¡Y ellos no tienen derecho...! Estoy llorando, por fin, después del larguísimo periodo de anestesia emocional. ¿Cómo me queda energía para eso?
Desapareceré sin más, como tantos. Engrosaré el número de víctimas..., ¿cuántas? ¿Qué ocurrirá después?
Quisiera plasmar estas reflexiones en algún sitio: ¡nunca podré narrarrlo! ¿Lo hará alguien en mi lugar?
Contemplo el cielo estrellado..., ¿por última vez? ¿Cuántos amaneceres me restan? Es irrelevante, fallecí hace meses: ¿por qué aguardo; qué anhelo?
No puedo despedirme de nadie; ningún ser querido tomará mi mano para acompañarme y confortarme... Nunca hubiera imaginado un final tan triste. ¡No, no quiero, no puedo pensar! ¡Oh, todos aquéllos a los que amé! Me gustaría abrazarlos ahora. Es tarde; tarde para soñar; tarde para esperar...; tarde para vivir. Fui dichoso, pero ya no importa.

IN MEMORIAM

27 de enero: recuerdo a la barbarie nazi.


Artículo relacionado:
La violinista de Auschwitz.

martes, 22 de enero de 2019

Divulgando ciencia.


Terminé 2018 dando una charla en un evento científico y he comenzado 2019 de la misma forma: ¿quién me lo iba a decir? Todo empezó con las jornadas de ciencia inclusiva celebradas en el IAA y de las que hablé en estas páginas. Allí me conoció Óscar Huertas, gran divulgador y organizador, entre otros, de Desgranando Ciencia. Le hablé de mi cambio de vida gracias a Hawking, de lo que estaba leyendo..., y debió marcarle porque, un día de verano de 2017, recibí una llamada que jamás habría esperado:
-¿Te apetecería intervenir en diciembre en el evento divulgativo Desgranando Ciencia? Tendrías que dar una charla de diez minutos. Es que lo vamos a hacer inclusivo: habrá intérpretes de signos, participación de discapacitados intelectuales... Enrique Pérez-Montero también será ponente. Vienen divulgadores de toda España.
-Óscar..., yo creo que hay algo que no has entendido: ¡no sé nada de ciencia! ¡No tengo formación; estudié Letras puras!
-Con todo lo que llevas leído últimamente tienes más conocimientos que muchos..., y lo importante es que sabes transmitirlos.
-Pero..., ¿de qué voy a hablar?
-¡De ciencia!

Decidí explicar precisamente cómo Stephen Hawking me abrió los ojos al respecto, y éste fue el resultado.



En abril de 2018 me invitaron a la carpa de la ciencia de la Feria del Libro de Granada. Hawking había muerto un mes antes y Emilio García quiso que repitiera mi charla a modo de homenaje, después de Carlos Barcelò que informaría sobre las contribuciones de mi amigo Stephen a la Física. Ahí no hablé diez minutos, sino media hora larga, y al final hubo turno de preguntas. Fue muy emotivo.

El 14 de diciembre intervine nuevamente en Desgranando Ciencia. Tuve muchísimas dudas sobre el tema y al final convertí mis indecisiones en el argumento, tanto que se llamó "¿y ahora de qué hablo?". Aparece a la hora y cuatro minutos del siguiente vídeo.


En cuanto terminé, alguien fue corriendo hacia Óscar para preguntarle quién era yo: "¡es que me ha encantado, es genial! ¡Me la llevo a Naukas Córdoba!". Era Elena Lázaro, que estaba organizando el primer Naukas en Andalucía, "las que cuentan la ciencia"; todas serían féminas. Yo, entusiasmada, respondí que aceptaba feliz pero que no era preciso discriminar a los hombres: ¡ja, ja! Tuvo lugar el pasado día 12 y me correspondió el grandísimo honor de inaugurarlo con una charla muy similar a la de diciembre, pues a Elena le gustó así. La clave del éxito creo que residió en el humor, ingrediente que quise utilizar desde el primer momento. No en mi debut de 2017 porque no sabía entonces si iba a resultar idóneo y porque estaba insegura. Cuando he visto cómo divulgan muchos, me lo he apropiado.

¿Mis inspiradores? Les Luthiers, grandemente; y también Natalia Ruiz y Manuel González con sus astrocoplas, aunque yo prefiero cantar a lo Bach. ¡Cuánto se rieron con mi coral relativista! Y con la misa escéptica que no tiene Credo, sino Dudo. Pero no voy a narrarlo: ¡ahí tenéis las charlas!

¿Quién me iba a decir que conocería a tantos divulgadores; que tendría varios amigos científicos? Hawking me dio el empujón inicial y parece haber ido todo rodado desde entonces, como si hubiesen estado esperándome: ¡qué maravilla! Se ha ampliado tan espectacularmente mi visión del mundo... ¡Gracias, muchas gracias!

Yo, entre tanto, sigo leyendo ciencia; para satisfacer mi curiosidad y para poder contar lo que aprendo, porque me está encantando comunicar mi entusiasmo y tratar de meterles a otros el gusanillo. Aparte de leer aprovecho la magnífica oportunidad que me brindan Internet y mis recientes contactos de preguntar a especialistas: ¡una delicia! Ellos están encantados y me explican con deleite, agradeciendo mi curiosidad. ¡Viva la divulgación!
Mi última charla me ha otorgado popularidad en círculos escépticos. ¡Es tan necesario el pensamiento crítico! Y si de paso doy alguna patadita a la pseudociencia, mejor. La idea empezó a fraguarse ya en el Desgranando de 2017, cuando hablé con varios antivacunas. Lo narré aquí.

Y ahora me despido pidiéndoos, como diría JAL, que leáis y viváis ciencia: ¡os abrirá la mente!

"¡Gloria a la Física, la Química y la Biología!". Crónica del diario Cordópolis.

miércoles, 29 de agosto de 2018

¡Queremos electrodomésticos accesibles para ciegos!





Firma la petición en Change.
Un día cualquiera, en casa de mis padres. Me levanto para desayunar y el microondas es táctil, así como la placa de ,inducción. Lo mismo les sucede al horno, el lavavajillas y la lavadora. La televisión, inteligente, cuenta con menús, conexión a Internet... Igual que mi cadena de música y, hoy día, cada vez más electrodomésticos. El problema, por tanto, no radicaría sólo en las pantallas táctiles, sino también en los menús que no ofrecen respuesta de voz. Balay, hace muchos años, sacó al mercado una lavadora y un lavavajillas accesibles, mas dejaron de producirse; tal vez por no serles rentables.





Para mi propia casa tuve que buscar, obviamente, electrodomésticos con botones; esto me facilita mucho la cosa, pero siempre les doy un uso limitado porque no accedo a los menús. Si me cambian el programa de la lavadora y yo no lo sé, puedo estropear toda la ropa. Cuando mi cadena de música me pide actualización, se bloquea y no consigo solucionarlo si no hay un vecino disponible. Tampoco accedo a la radio por Internet: sólo si alguien me ha preseleccionado canales, de modo que los busco en la lista con el mando a distancia; pero nunca me entero de los mensajes de la pantalla. Con la tele sucede otro tanto: no puedo sintonizar, entrar en "a la carta", etc. Por lo tanto doy un uso subsidiario a todos mis electrodomésticos.




Dentro de unos meses, unos años igual es imposible utilizar cualquier aparato,. Soluciones hay, fáciles y poco caras: las pantallas táctiles pueden adaptarse, como ha hecho Apple con el IPhone; también Android. La respuesta de voz está a la orden del día: piénsese en asistentes como Siri. Todo aparato podría obedecer a nuestros comandos vocales, o incluir síntesis de voz con menús accesibles, tipo IPhone. También, claro está, marcas en Braille donde convenga, pero no como las que he visto en algunos ascensores (el mío, sin ir más lejos) que cuentan con indicaciones Braille y pantalla táctil sensible al primer roce. Lógicamente, cuando uno quiere leer los números éstos se activan, impidiendo su uso.



No podemos condenarnos al aislamiento porque a las empresas no se les ocurra pensar en los ciegos. Al igual que, por ley, los edificios públicos permiten el acceso a sillas de ruedas, tendría que haber una legislación que obligara a los fabricantes a implementar medidas de accesibilidad para ciegos. Muchos no piensan que nosotros, ante estos problemas, nos quedamos tan impotentes como un paralítico frente a una escalera. Esto último lo ve todo el mundo, resulta obvio; pero pocos se detienen a considerar nuestras necesidades.



Varias personas me preguntan si mi ceguera tiene solución y abogan por una especie de milagro de la ciencia. Por más que les repita que no, se ofuscan resistiéndose a creerlo. Entonces les digo que, en cierto modo, lo arreglarían ellos mismos; la sociedad, que dispone de los medios adecuados para facilitar enormemente nuestra independencia. En este aspecto hay videntes más ciegos que yo; y la ceguera mental tiene poco arreglo.
¡Muchas gracias!





Artículo relacionado: Queremos etiquetado en Braille para los máximos productos posibles.

jueves, 26 de abril de 2018

Taller de Braille en el colegio La Alquería.






Ayer viví una experiencia muy emotiva dando a conocer a los alumnos de Infantil del colegio privado La Alquería cómo leemos y caminamos los ciegos.
 Me sorprendió el nivel del centro: los de 4º de Primaria habían hecho un librito con ilustraciones propias sobre los trabajos de Hércules y están preparando La Odisea. ¡Mis compañeros de Clásicas hubieran llorado! También conceden importancia a la música y a los idiomas. Cuando entré a la primera clase, tenían puesta La Primavera de Vivaldi.



Todos tocaron el cuento y escribieron su nombre en Braille con unas plantillas, marcando los puntitos que había dibujado previamente Natalia, madre de uno de los chicos e impulsora de la actividad. Se lo trabajó mucho, pues hubo de tener en cuenta la inversión para que pudiera leerse al dar la vuelta al papel. La lectura fue poco exitosa, sin embargo, porque la plantilla era el doble de la normal y la distancia entre letras resultaba difusa; pero su idea merece un gran aplauso. Hay que perfeccionarla.


Luego les mostré cómo manejo el bastón y todos probaron, cerrando los ojos y sorteando una serie de obstáculos que colocaron las profesoras previamente. ¡Ellas no se libraron tampoco!

Comparto el enlace que publica el colegio:


Una niña, Vega [1], había estado en mi taller de diciembre en el Parque de las Ciencias; hicimos un combinado de Braille y lengua de signos incidiendo en el tema de los planetas. Ayer volvió a signar perfectamente "planeta Tierra": ¡qué memoria! Quizás influya que se llame como una estrella [Sonrisa]. Por cierto: había también dos arturos. ¡Qué curioso! Nunca sabemos hasta dónde podemos impactar. ¡Oh! ¡Que no pierdan la curiosidad!


Estos días se están celebrando charlas en el área de ciencia de la feria del libro de Granada; el sábado me tocó hablar de mi relación con Hawking. Gustó mucho por ser algo muy emotivo: su ayuda durante el colapso emocional, mi entrada en la ciencia para homenajearlo y todo lo que he ido contando pormenorizadamente en sucesivas entradas.



Digo esto porque hay una chica de once años, Victoria, que asiste a todo con mucho interés; hace fotos de las transparencias... Ya me llamó la atención el pasado año.



 El martes hablé con ella y dice que quiere ser astrofísica. He pedido a Emilio García y a Antxón Alberdi que la animen, la aconsejen, la tutelen: ¡no pueden obviar una joya como ésa! Hoy le regalaré su nombre en Braille y un alfabeto.
¡Gracias, queridos niños, por vuestro deseo de aprender! Como decía Stephen Hawking, "Be curious!". ¡Siempre!

Documento: alfabeto Braille con notas.



Artículos relacionados:

Taller de Braille en un colegio de Maro (Nerja).

Notas.

1) ¡Vega es hija del científico Javi Burgos! Ayer, 29-04, Javi dio una charla en el área de ciencia de la feria del libro y me comentó que su niña estaba fascinada; que el miércoles pasó el día con los ojos cerrados simulando ser ciega. Su hermana va a 4º, de modo que ha hecho uno de esos libros ilustrados sobre los trabajos de Hércules. ¡Qué pequeño es el mundo! Y con Internet, aún más.

miércoles, 14 de marzo de 2018

Muere el físico británico Stephen Hawking.


Noticia en BBC News.
Artículo en El País.

Firma el libro de condolencias en línea.

 
Carta del Profesor Hawking

“He tenido una vida completa y satisfactoria. Creo que los discapacitados deberían concentrarse en las cosas que su discapacidad no les impida hacer y no lamentarse por las que no puedan hacer.”


Sobre


"One of the great revelations of the Space Age has been the perspective it has given humanity on ourselves. When we see the Earth from space, we see ourselves as a whole. We see the unity and not the divisions. It is such a simple image with a compelling message. One planet. One human race.
We are here together and we need to live together with tolerance and respect. We must become Global Citizens. Our only boundaries are the way we see ourselves. The only borders, the way we see each other".





"El universo no sería gran cosa si no fuera hogar de la gente a la que amas".

"Mi objetivo es simple: comprender completamente el universo, saber qué es y por qué existe".

"El peor enemigo del conocimiento no es la ignorancia, sino la ilusión de conocimiento".

Esta madrugada falleció en su casa de Cambridge el brillante físico teórico y cosmólogo Stephen Hawking, a la edad de 76 años. Precisamente hoy, cuando homenajeamos las matemáticas y el número Pi. Un 14 de marzo nacía Albert Einstein y Hawking vino al mundo justo 300 años después de la muerte de Galileo, el 8 de enero de 1942.
Su vida ha sido de película, luchando contra la adversidad desde muy joven; pero la esclerosis lateral amiotrófica no le impidió dedicarse a lo que amaba: investigar, trabajar, aprender... Nos deja sin haber descubierto las claves de algo muy ambicioso con lo que sueñan los físicos: una ley que explique el funcionamiento del universo al completo; desde los cuásars hasta los quarks. La llaman Teoría del Todo o teoría unificada. Dicha ley podría ser enunciada con una brillante y sencilla ecuación, como la de Einstein, y nos desvelaría muchas incógnitas sobre el comportamiento de la materia; la unión de lo grande y lo pequeño. ¿Se trata de algo utópico, o la encontraremos realmente? Hawking nunca lo sabrá.





Debo mucho a este genio: su fuerza y su tesón hicieron que me acercara a la ciencia para homenajearlo. Decía él que somos el único animal capaz de reflexionar sobre su origen y su posición en el universo y que estamos obligados a descubrirlo a partir de bases científicas; da igual el conocimiento y el punto de partida de cada uno. ¡Qué gran regalo! Leer A BRIEF HISTORY OF TIME supuso un antes y un después. Por eso ahora me duele que nos haya dejado; me duele no haber tenido la oportunidad de estrechar su mano y de expresarle mi admiración personalmente. En fin: al menos estuve junto a su foto en la puerta del Gonville & Caius College de Cambridge... ¡algo es algo!
Transmito mi más sentido pésame a sus hijos Robert, Lucy y Tim, a su ex esposa Jane Wilde y al resto de familiares, colegas y amigos. También a la ciencia en general, que hoy llora la muerte de uno de sus iconos. ¡Gracias, profesor Hawking!

A modo de homenaje, recopilo aquí varios artículos que le dediqué o en los que fue mencionado.

Stephen Hawking: todo se puede.
Mi carta a Stephen Hawking / My letter to Stephen Hawking.
Arrojándome desde la torre de Pisa: conversación con Stephen Hawking.
Detenida una mujer en Tenerife por amenazar de muerte a Stephen Hawking.
El King's College de Cambridge.
Mi carta a Jane Wilde, ex esposa de Stephen Hawking / My letter to Jane Wilde- Hawking.
Stephen Hawking: 75 años.


Artículos posteriores:
Blog de JAL: "El genio del sintetizador de voz".
Sus cenizas junto a Newton.
El homenaje a Stephen Hawking está abierto a viajeros en el tiempo.

¡Siguen la ignorancia y el fanatismo!
Un día después de la muerte de Hawking, Salvador Sostres escribió esto en el blog de ABC. ¡Sí, habéis oído bien! No se trata de una página personal, sino de un medio público. Juzgad vosotros mismos: El charlatán Hawking.
Estuve dudando si añadirlo o no; no quería enturbiar mi homenaje. Al final lo incluyo para que veáis hasta dónde es ilimitada la estupidez humana. Por fortuna, la Real Sociedad Española de Física ha enviado una carta al diario. Aquí la tenéis, aunque me temo que andará escondida en una página sin relevancia y que serán pocos quienes la lean. En fin: agradezco a la sociedad y a su presidente, José Adolfo de Azcárraga.
Sostres parece odiar a cualquiera que no piense como él, y especialmente a los discapacitados. Decir que valoramos a Hawking por inmerecida sensiblería me parece cruel y de absoluto mal gusto. Claro: todos sabemos que la Universidad de Cambridge otorga cátedras lucasianas a charlatanes de cabeza hueca, y la Royal Society admitió a Hawking a los 32 años por su condición de idiota... ¡Qué pena; qué triste! El diario ABC debería retirar esa sarta de mentiras, difamaciones, estulticias y repugnante descrédito gratuito. Me duele que el recuerdo a tan gran genio tenga que verse manchado así, pero entre los objetivos del blog se cuentan la denuncia de injusticias y la solidaridad con todo tipo de minusvalías.
Este hombre, adalid de la derecha más extrema e irracional, pensará que es una bella y excelente persona por creer en Dios. Ah: ¿entonces tiene permiso para pisotear a quien quiera? Como luego va a la iglesia y está bautizado, puede infligir el daño que desee sin que le pese en la conciencia. Lamentable: sencillamente lamentable y odioso.

Queridísimo Stephen: ¿qué hubieras respondido a Sostres? ¿Perdón? ¿nada, dices? ¡Te ha denigrado y ofendido! ¿Lo toleras? ¿Que no llore? Claro, soy consciente: el tiempo es demasiado valioso como para perderlo; nuestra breve historia, ¿eh? Admito, sin embargo, que llevo varias horas dándole vueltas. Sí: sé que es un despreciable charlatán y que no merece más que indiferencia, Pero... Amigo mío: ¡me afecta; me enciende! ¿Qué hago? ¿Calma? ¿Cómo? ¡¡Estúpido; zafio! No lo soporto. ¿Relajarme, bajar el tono? ¡Imposible! ¡Ay: no te enfades; te lo suplico! ¡Hoy no! ¡Dime algo! ¿No quieres hablar? ¡Lo siento, lo siento... Disculpa! Ya no lloro, ¡mira! ¿Puedo darte la mano? ¡Ah: conque para hacerme reaccionar! ¡Qué bromista! ¡Lo has conseguido, en cualquier caso! Cuando estoy triste, Bach me consuela: ¿vienes a escuchar una cantata? Tranquilo: intentaré no sucumbir, como deseas. ¡Pero es tan difícil...! Tú lo lograste siempre: ¡dame coraje otra vez! Prometo no rendirme: ¡nunca! Pídemelo de nuevo; quiero oír tu vieja voz sintética. ¿Que has muerto? Bah: un nimio detalle irrelevante: vivirás en la memoria de nuestra especie, el privilegiado e irreflexivo Homo Sapiens, perdurando hasta su extinción.
¡Adiós, profesor Hawking!


Entre Probetas: El universo de Stephen Hawking y más allá.
Visita del profesor Stephen Hawking al Instituto de Astrofísica de Andalucía (Granada).
Cambridge Independent: Tributo público permanente.
Fotos de mi charla homenaje a Hawking en la Feria del Libro de Granada.
Millenium (La 2 de TVE): El universo Stephen Hawking.
Trabajo póstumo de Hawking y Hertog: el universo es finito (noticia en El País).
Poema de Marie Howe. Su viaja hacia el agujero negro más cercano.



Bibliografía.

Asimov, Isaac: Guía de la Tierra y el espacio. Ed. Ariel - 2013.
Id, Id: Nueva Guía de la ciencia. Ed. Plaza y Janés - 1985.
Edelstein, José y Gomberoff, Andrés: Einstein para perplejos: materia, energía, luz, espacio y tiempo. Ed. Debate - 2018.
Feynman, Richard Phillips: Seis piezas fáciles. Ed. Crítica - 2007.
Gamow, George: En el país de las maravillas. Ed. Fondo de Cultura Económica - 2004.
Gribbin, John: Historia de la ciencia. 2ª Edición, Ed. Crítica - 2004.
Hawking, Jane W.: Hacia el infinito. Mi vida con Stephen Hawking. Ed. Lumen - 2015.
Hawking, Stephen W.: Breve historia de mi vida. Ed. Crítica - 2014.
Id, Id: Historia del tiempo: del Big Bang a los agujeros negros. Ed. Planeta - 2013.
Id, Id: Breves respuestas a las grandes preguntas. Ed. Planeta - 2018.
Sagan, Carl: Cosmos. Ed. Planeta - 1982.
Thorne, Kip S.: Agujeros negros y tiempo curvo; el escandaloso legado de Einstein. Ed. Crítica - 1995.

martes, 13 de marzo de 2018

Las víctimas más vulnerables: Réquiem por un "pescaíto".


Gabriel tenía ocho años y quería ser biólogo marino. Su afición le procuró hasta un mote: El Pescaíto. Quizás hubiese aportado mucho, contribuyendo al progreso de nuestra castigada especie. Nunca lo sabremos, por desgracia. Los sueños y aspiraciones de este niño fueron cruelmente truncados; cercenados por el hacha de una maldad que, sin propósito o razón evolutiva aparente, habita en nosotros. Tal es el Homo Sapiens Sapiens, al que hoy llamaría Insipiens Insipiens: capaz de crear las obras más sublimes y, al mismo tiempo, de cometer acciones increíblemente bajas, abyectas y cobardes. Cobarde en grado sumo es aquél que ataca al indefenso; quien daña sin miedo a represalias; quien abusa de la fragilidad o inferioridad del otro. Vil y psicópata ha de ser la persona que, sin escrúpulos, osa levantar la mano contra una tierna criaturita,, hiriéndola o matándola. ¿Insensibilidad patológica? ¿Disfunción mental? ¿Odio recalcitrante contra el mundo? ¡Pobres niños que sufren a diario violencia y maltrato, privados de la seguridad y el bienestar necesarios para que su cerebro se desarrolle con garantías! ¿Sois conscientes de que las secuelas pueden durar toda la vida? Trastornos mentales y otras perturbaciones neurológicas; problemas de crecimiento; fobias; estrés crónico... Nuestra máquina rectora concluye su desarrollo a los 24 años, más o menos. Lo que hagamos con los niños durante este periodo clave es de vital importancia. Hablo del daño físico y del psíquico, obviamente. ¡Pobres mártires de la ignominia!

Todos hemos llorado por Gabriel experimentando oleadas de rabia, pena e incredulidad. Hemos vuelto a preguntar al aire, como tantas veces ante crueldades e injusticias: "¿por qué?". El silencioso e incisivo grito amenaza taladrarnos la mente y hacernos enloquecer mientras se repite con perentoria urgencia de explicación: "¿por qué, por qué, por qué, por qué?". No hallará respuesta; no comprenderá nunca, aunque proclame su angustioso dolor a los cuatro vientos: "¿por qué, por qué, por qué?".
De nuevo, la tristeza sin límites nos asola al comprobar la magnitud de nuestras peores acciones y la ya depauperada fe en el género humano desciende varios puntos. Cada cual busca consuelo a su modo. Un abrazo es, indubitablemente, la medicina más eficaz: contacto físico; protección reconfortante; calma; empatía; amor... Desde estas líneas os mando el mío, lleno de fuerza y afecto. Asimismo traslado mi apoyo y mi más sentido pésame a la familia de Gabriel Cruz. ¡Adiós, Pescaíto!

Teléfono ANAR: ayuda a niños y adolescentes en riesgo.

Queridos niños: ¡escuchadme ahora, por favor! Si alguien os maltrata, os amenaza, abusa de vosotros..., ¡no os calléis; jamás! ¡No tengáis miedo y pedid ayuda! En caso de que no os atreváis a comunicárselo a una persona de vuestro entorno (familiar, amigo, profesor), marcad el 900202010: ¡los datos de la llamada se tratarán en secreto! ¡Ánimo, mis valientes! ¡Gracias, pequeños, por confiar en quienes ansiamos vuestro bien!