(El reproductor de audio puede detenerse pulsando la tecla Escape o parándolo en el icono de abajo)

sábado, 28 de diciembre de 2013

Learning English

Dear readers,
 
I hope you can help e to improve my English level. As all people of my generation, I have studied this language at the school, that means 7 years, but I feel that my vocabulary and my ability to understand are poor. At the school there were so little listening-exercices, not many writtings... Only "fill in the gaps", "complete the sentences"... When I started to learn German or Italian I noticed that my knowledges became bigger than my English level only in three-four months: Where is the mistake? I confess that my  motivation was not the apropriate; I was happy at the blind school, but later... I couldn't use a dictionary, there was no Internet... OK, and I was lazy. But now, is it too late? Shall I be able to have the same knowledges as for instance in German or Italian? It's a little difficult to learn by my own: How can I start, in which way, how can I reach the necessary discipline, the essential motivation?
 
I will use this blog to get the obbligation to write, and you can help a lot by correcting my awful English. I am ashamed because all people speak this language, more or less, and I... Once I was at the railway station, and American made a question and I wanted to know if he could speak German, then it was easier to me to give an answer in that language. He got surprised and exclaimed: "You don't speak English!!!". I have always been upset with the arrogance of many Americans: They don't need to learn foreing languages but they require us to speak perfectly the Empire's language! Brrr! Perhaps that fact has contribuited to my rejection, but now it's necessary, friends, I MUST learn English, I need it!
You can correct this article at the comments section, many thanks!
 

lunes, 23 de diciembre de 2013

¿Creer en la Navidad?


La Navidad fue siempre una época especial para mí. De pequeña creía en su magia, como cada niño. Es natural: vacaciones, fiesta, regalos, dulces... Para colmo mi cumpleaños es el día 28, visagra entre dos festividades...
Pero 1991 marcó un hito y, aunque parezca asombroso, se debió al año Mozart. El 19 de diciembre escuché por primera vez "Clásicos populares". El genio salzburgués, gracias al eco mediático de la efeméride, me llevó de la mano por mágicas armonías, por composiciones brillantes, alegres y vitalistas; las de aquel niño grande a quien imaginamos feliz en una ingenuidad perpetua, infantil... Mozart, el amoroso niño grande; Mozart, el vitalista... Lo veo en su casa bailando con Constanza para quitarse el frío, componiendo un cuarteto mientras nace su primogénito, escribiendo una canción a propósito de la pérdida de un moño de su mujer, alegrando a los amigos con sus eternas bromas...
 
El gran Wolfgang pareció transmitirme ese amor, esa ingenuidad, esa alegría. Aquella Navidad la música cobró fuerza; también fue la primera en que en casa cantamos villancicos ingleses: "Deck the hall", "The twelve days of Christmas", "The first Noel"... También tocamos mi padre, mi hermana y yo "God rest ye merry gentleman".
Desde entonces anhelaba la llegada de fiestas tan entrañables y no comprendía a quienes las tildaban de tristes, a los que carecían por completo de espíritu navideño y no se dejaban conmover por tanta felicidad, tantos buenos deseos, tanta belleza. Uno de mis sueños recurrentes era que llegaba la Navidad y yo no me daba cuenta..., ¡y sucedió! En 1997, cuando ingresé en la Universidad, sufrí mi primera depresión: el choque entre aquel mundo utópico de mi imaginación y el mundo real con toda su crudeza. Ahí  estaba yo, ciega por primera vez, digámoslo de ese modo; porque aunque desde la incubadora se me privó de la vista, en la infancia se nota poco. En el colegio de la ONCE éramos todos iguales... Luego en el instituto me refugié en mis padres y mi música para paliar la falta de amigos..., y era feliz, todo resultaba a mi juicio perfecto, no me enfrentaba ni a mis lagunas cognitivas o sociales ni a la falta de visión. El primer año en Granada supuso la primera crisis, agravada por los inconvenientes que para un ciego supone la titulación de Musicología, que abandoné, y por el ambiente enrarecido del Colegio Mayor, de monjas chismosas y niñas pijas.
Pasó la crisis cuando me aferré a nuevas esperanzas: cambiar de colegio, cambiar de carrera... Pero la Navidad había transcurrido sin que yo, en mi amargura, la apreciase. Ocurrió dos veces más, durante la carrera... Luego llegó el trabajo: profesora de Música. Maravilloso a priori, la oportunidad de dedicarme a lo que se supone que me gustaba... Pero de nuevo mi ceguera constituye un obstáculo: enfrentarse a veintitantos chavales en un aula resulta duro... Los primeros años no me importó realmente, yo pensaba estar haciendo lo correcto y además me veía independiente, estudié alemán, canté en coros, gocé de amigos; pero la crisis volvió a aflorar dos años ha. La Consejería de Educación propuso jubilarme en 2009, a lo que me negué rotundamente; fue el motivo de la creación de este blog, la denuncia por mi situación de discriminación. A partir de 2012 se vio todo diferente cuando me convencieron de que, en atención a mis bajones, quizás una buena retirada sería lo más adecuado para preservar la salud... Creí en ello, mas entonces fue la Seguridad Social quien dijo no. Y empecé a no creer en nada..., ni en mí; ni en mis capacidades, ni en la verdad que me contaron sobre mí misma, ni en mis dotes como profesora o como cualquier otra cosa, ni en mi inocencia, ni en la felicidad...
Pero no, no pretendía ahondar en los entresijos pasados y presentes de mi estructura mental; sólo quería reflexionar en si la fe en la Navidad se pierde a medida que se crece; en si mi infancia fue demasiado larga, aunque realmente hermosa, dichosa, magnífica... EN si ahora el crecimiento va a suponer pesares e incredulidad, taedium vitae... No, no he vivido estos últimos dos años, podría decirse que me han vivido, que no me he tenido a mí misma. Como si, al perder la fe en mí, algo se esfumara de mi interior perdiendo así el porqué, el motor, el impulso. La música dejó de llegarme, todo dejó de atraerme. La eterna angustia, vieja conocida,  devoró cualquier otro sentimiento, incluso la sensación de sueño y el sueño mismo... Yo me condené, negándome el privilegio de que goza toda persona, el derecho a ser dichosa, por considerar no merecerlo. Es un estado, un episodio depresivo que inicia, cursa y termina... ¿Sí? ¿Cuándo termina? ¿Y la ingenuidad, y la falta de tantas cosas, y la ceguera, y los errores del pasado, y, y y, y...? ¿Eso acaba igualmente? Te odias por todo ello, no te aceptas... ¿Qué sucede cuando alguien se convierte en su peor enemigo?
 
Pasa el tiempo: horas, días, meses... Insomnio, abulia, desazón... Pasa una Navidad, otra, y viene otra. El placer se ha esfumado... ¿Volverá? La felicidad libre, ingenua, sin culpas, sin pecados, sin añorar nada... Ésa desapareció... ¿Regresará, a pesar de la nueva conciencia adquirida? ¿A pesar de las lagunas, de la soledad, del egoísmo, de la caída de la torre de marfil, del destronamiento...?
 
No, no lo tengáis en cuenta, avezados lectores: sólo quería reflexionar: Cuando uno pierde la credibilidad en sí mismo, ¿puede volver a alcanzarla? Cuando a uno se le van las sensaciones placenteras, ¿puede recobrarlas? Cuando uno se sabe carente de ciertas virtudes, ingrato y egoísta, no sé; inmaduro pero adulto... ¿Puede recibir la Navidad igual que un niño, con esa ingenuidad feliz, esa cascada de risas, las risas de quien nada teme y todo espera? ¿Hay una edad en la que se pierde simplemente la fe en tal alegría desbordante?
 
Cuando todo ha dejado de conmoverte, por algún tipo de error químico en el cerebro si se quiere... ¿Se puede recobrar? Cuando uno no se acepta, ¿puede seguir adelante con dignidad?
 
El especial Navidad de Eurorradio está a punto de concluir; era otra de mis fiestas: un día entero con retransmisiones de conciertos navideños de toda Europa, con niños cantores... La inocencia, el goce puro de la belleza, eso significaban estas fiestas para mí. Disfrutaba cada segundo, cada minuto, como si fuera el último... Y sí, luego los perdí; aquel sueño se tornó premonitorio...
 
Quiero volver a creer, quiero recobrar esa ingenuidad. Quiero que la Navidad atraviese todos mis poros como antes, que el amor reaparezca y me invada, que vuelva a verter lágrimas ante un gesto bello, una hermosa melodía, una voz de niño cantor, un pueblecito de madera decorando el salón, la risa de un niño pequeño y su ilusión ante la venida de los Reyes Magos, la  certeza de que por ahí nieva, el olor a dulces y el deleite de probarlos, los mejores deseos de todos para estas fiestas y para 2014...
 
Sí, quiero creer, ¡ayudadme! Oh, divina Euterpe, ¡inspírame! ¡No abandones mi corazón, consagrado a ti desde hace tantos años! SINE MUSICA NULLA VITA.
¡Creamos en la Navidad y en su sonido de campanitas, de coros de niños! ¡Creamos en que volverá el sueño, el sueño de verdad...!Pensemos que regresará el goce de la infancia, cuando se es feliz sin hacer nada, sin trabajárselo... Se es feliz porque ése es el estado natural, porque todo funciona,  todo cuadra...  Se es ciego ante los problemas , a no ser que éstos sean ya demasiado grandes, como ocurre por desgracia a muchos a quienes diariamente se los priva de la niñez. ¡Oh, niñez!! Cuando uno cree en la bondad, en la justicia, en la hermandad... Seid umschlungen, Millionen! Ése era mi lema: irradiar felicidad y contagiarla, abrazar a todo el mundo para que la sintiera, envasarla y repartirla si fuera posible... ¿Dónde estás ahora, preciada energía? ¿Dónde esa Humanidad con mayúsculas a la que amaba y con la que en mi idealismo me fundía? ¿Dónde esos grandes conceptos, de tan grandes vacíos? Creer en ellos: sería tan hermoso... "Viele kleine Leute, die in vielen kleinen Orten viele kleine Dinge tun, können das Gesicht der Welt verändern". Antes creía en ello, creía pertenecer a uno de ellos... Cambiar el mundo... ¿Cómo, si ni siquiera se es capaz de regalar goce al entorno próximo?
Regresará, confiemos en que regrese. ¡Oh, trastornado cerebro, vuelve a llenarte de paz! ¿Sucede algo así a todos los que arriban a la edad adulta? Bueno, imagino que los padres de familia se proyectarán en sus descendientes para volver a soñar, y los que no lo son... ¡Soñar, soñar, dejadme soñar! ¡sin venlafaxinas o benzodiacepinas! ¡Ser libre para gozar, gozar sin culpas, sin un mañana que todo lo rompa!
 
¡Feliz Navidad, lectores, seguid creyendo! Yo lo intentaré. Por lo pronto me estoy imbuyendo de música.
 
 

miércoles, 18 de diciembre de 2013

Un Informe Semanal dedicado al 75 Aniversario de la ONCE

Aquí podéis verlo.
Como siempre discrepo en la política de integración consistente en el "o te integras o te integras porque cerramos los colegios específicos". También en las oportunidades laborales, en el documental aparece todo demasiado bonito... Y me da que volvemos poco a poco a la época de Haüy...
 

viernes, 6 de diciembre de 2013

Muere Fernando Argenta


Estos días, los amantes de la música clásica nos sentimos un poco huérfanos. Como el propio Fernando decía en muchas ocasiones, los oyentes de su mítico programa "Clásicos Populares" formábamos parte de una gran familia, compartida con la vivísima presencia de los grandes compositores de toda la historia: el cura pelirrojillo, el viejo peluca, el esponjita, el niño de cristal y el sordo genial, entre otros.
Comencé a escuchar Clásicos Populares el 19 de diciembre de 1991, jueves, cuando tenía casi 12 años. Mi afición musical estaba aumentando por entonces gracias a los ecos del bicentenario de Mozart, pero aquel día supuso un antes y un después, por ello lo recuerdo tan nítidamente. Emitier on el concurso "busque, escoja y compare", cuatro versiones del "for unto us a child is born" del Mesías de Händel. Yo, entonces niña inexperta, tuve dificultades en apreciar diferencias entre las cuatro versiones emitidas.
Las obras de la semana pasaron a constituir el hebdomadario musical de aquel año, porque los repasos emitidos me bastaban para evocar emociones, sentimientos y vivencias de aquellos días. Y los concursos, ¡qué delicia! "El más rápido a este lado del Mississipi", "con un segundo basta", "La pregunta tonta", "de quién es esta voz", "hagamos cisco el disco"... También las secciones: "detrás de cada gran clásico siempre hay una gran mujer", con mención especial a las esposas de Bach, "si lo llego a saber compone su padre", espacio dedicado a autores desconocidos; las biografías, recuerdo las de los Strauss y la de Tchaikovsky, "El anecdotario", "El bicho de Beacham", etcétera, etcétera. Oh, ¿y recordáis cuando había que subir el volumen de la radio para que Natalia Andrade, con sus pésimos gorjeos asesinando, entre otras, el aria de la Reina de la Noche, nos trajera un poco de lluvia?
En 2007 tuve la suerte de ganar el concurso "con Mozart a la quincena" y gracias a aquel premio viajé a san Sebastián, al famosísimo festival veraniego: ¡cuánto deseé desde mis inicios como oyente efectuar algún viajito musical! Pero las melodías misteriosas que había que acertar eran tan complejas... Recuerdo la primera que escuché, en el 92: el Concierto para salterio de un tal Salulini.
Todos los días aguardaba con expectación a las cuatro, las siete, las tres de la tarde, dependiendo del horario, para sumergirme en los clásicos populares. La gran familia de Fernando y Araceli ha paliado desde luego los huecos de falta de amigos en mi adolescencia, me ha consolado en momentos de desazón y me ha hecho reír siempre.
Pero, como Fernando decía, cuando sobran las palabras entra la música, por eso quiero homenajearlo ahora con este fragmento.
Desde aquí mi más sentido pésame a su esposa Toñi y a su hijo Ata y, claro está, mi más sincero agradecimiento por la gran labor de Fernando; por los 32 años de "Clásicos Populares" y los diez de "El Conciertazo"; por haber sembrado la afición musical en personas a priori no amantes de la música clásica; por haberme enseñado, entretenido y acompañado tanto. REQUIESCAT IN PACE.
Os remito la última entrevista concedida a Argenta, en su casa, hace sólo unas semanas. Me sobrecoge oírlo hablar con esa voz tan débil; él, que derrochaba entusiasmo por los cuatro costados. En mi mente aún resuena el consabido "Aquí comienza Clásicos Populares".

domingo, 6 de octubre de 2013

Mark Twain con Helen Keller

Fotos de aquella cena entre dos grandes y célebres amigos. Sabemos de la admiración que Twain profesó a Helen desde que ésta era una niña y comenzaba a abrirse paso desde la oscuridad gracias al tesón, la dedicación, la voluntad de Anne Sullivan y a sus propias dotes naturales unidas a un esfuerzo descomunal y unas ganas impresionantes de aprender, abarcar, conocer, entender.
 

miércoles, 4 de septiembre de 2013

¡Felicidades, ONCE!

La Organización Nacional de Ciegos Españoles recibe hoy el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia. Por todo ello, por su encomiable labor en estos 75 años, por su enorme ayuda, ¡gracias!
Lamentablemente, la situación ahora no es la de antes: disminuyen servicios, cierran colegios específicos, etc... La tan deseada integración no siempre se consigue; mas confiemos en que nuestra organización nos dure y en que su filosofía vuelva a ser la de preparar al máximo a las personas ciegas para sacarlas de la exclusión social.
 
 

viernes, 28 de junio de 2013

¿Integración o exclusión?

Requiescat in pace! Cierran el Centro de Recursos Educativos Luis Braille, donde cursé la EGB y al que tanto debo. Todo por culpa de las políticas de integración que se promovieron a finales de los 80, según las cuales los ciegos podían cursar sus estudios en centros normales sin ningún problema, con un profesor de apoyo que acudiese dos días en semana. Esto es, en mi opinión y por experiencias vividas y conocidas, totalmente falso. Un centro específico ofrece miles de ventajas: educación individualizada (clases de ocho alumnos con profesores preparadísimos y dedicados a ti casi en exclusiva, formación en autonomía e independencia personales (habilidades de vida diaria, movilidad, etc.), orientación académica hacia ámbitos que pueden ser desempeñados por los ciegos como la música, talleres varios de ajedrez, deportes, informática... Y, LO MÁS IMPORTANTE: EN ESAS EDADES TAN DIFÍCILES, LA PERSONA CIEGA ve que no está sola, que existen sus iguales con los mismos problemas, que aprenderá a superar y aceptar de forma común.
El único centro específico que incluía Bachillerato está en Madrid; cerró hace tiempo, por desgracia.
Con las políticas imperantes en los sistemas educativos actuales, la persona ciega se ve en un aula con otros treinta alumnos, cada uno con sus problemas: sordos, hiperactivos, síndromes de Down, etc. ¿Cómo puede un profesor dedicarle toda su atención, cómo puede estar preparado para tratar todos los casos? Imposible, y un profesor de apoyo dos veces en semana no es suficiente.
A partir de ahora, a los ciegos nos tocará mendigar, sumergirnos de nuevo en la oscuridad, no estar adaptados, no ser aceptados... Es lo que han querido: ahí lo tienen. Una buena educación resulta indispensable en el desarrollo formativo de cualquier persona, más aún de los discapacitados. Y no sólo eso: el saberse aceptado, socializado, integrado en un grupo... Claro que al final tendrá que salir a la calle y afrontar la realidad con videntes, pero si eso se hace desde una muy buena preparación, habrá mayor garantías de éxito.
Por eso, amigos míos, estoy de luto. ¿Y qué decir de las expectativas laborales? Antes había oposiciones para trabajar en los colegios, en las agencias y delegaciones de la ONCE, etc. Ahora, todo eso se ha perdido.

jueves, 28 de febrero de 2013

¡Nieva espectacularmente en Granada!



Decían los pronósticos del tiempo que iba a nevar hoy, a las siete de la mañana. Yo no podía creerlo porque por la noche había diez grados, pero... ¡Sí! Comenzó a las ocho menos cuarto y duró hasta las nueve y media, unos copazos impresionantes. Curioso bajar por mi calle sin saber ni por dónde iba, con aquella alfombra que tapaba la señalización de los pasos de peatones y no dejaba distinguir entre acera y calzada. ¡Unos cinco centímetros! El paraguas enseguida adquiría el peso de tan hermoso manto blanco.
 

A las nueve y media salió el sol, todo empezó a derretirse. El agua cayendo desde los tejados duró horas. Hoy no hubo tele alemana: mi parabólica andaría cubiertita...
 

Fuimos al Albaicín, al mirador de san Nicolás; y por la tarde a Cumbres Verdes. Dicen que esta noche va a caer otro poquito, pero... Tampoco me fío. De todos modos, ya se han cubierto mis expectativas; no contaba ni muchísimo menos con algo asií.