(La radio puede detenerse pulsando Escape o parándola en el icono inferior).

miércoles, 14 de marzo de 2018

Muere el físico británico Stephen Hawking.


Noticia en BBC News.
Artículo en El País.

Firma el libro de condolencias en línea.

 
Carta del Profesor Hawking

“He tenido una vida completa y satisfactoria. Creo que los discapacitados deberían concentrarse en las cosas que su discapacidad no les impida hacer y no lamentarse por las que no puedan hacer.”


Sobre


"One of the great revelations of the Space Age has been the perspective it has given humanity on ourselves. When we see the Earth from space, we see ourselves as a whole. We see the unity and not the divisions. It is such a simple image with a compelling message. One planet. One human race.
We are here together and we need to live together with tolerance and respect. We must become Global Citizens. Our only boundaries are the way we see ourselves. The only borders, the way we see each other".





"El universo no sería gran cosa si no fuera hogar de la gente a la que amas".

"Mi objetivo es simple: comprender completamente el universo, saber qué es y por qué existe".

"El peor enemigo del conocimiento no es la ignorancia, sino la ilusión de conocimiento".

Esta madrugada falleció en su casa de Cambridge el brillante físico teórico y cosmólogo Stephen Hawking, a la edad de 76 años. Precisamente hoy, cuando homenajeamos las matemáticas y el número Pi. Un 14 de marzo nacía Albert Einstein y Hawking vino al mundo justo 300 años después de la muerte de Galileo, el 8 de enero de 1942.
Su vida ha sido de película, luchando contra la adversidad desde muy joven; pero la esclerosis lateral amiotrófica no le impidió dedicarse a lo que amaba: investigar, trabajar, aprender... Nos deja sin haber descubierto las claves de algo muy ambicioso con lo que sueñan los físicos: una ley que explique el funcionamiento del universo al completo; desde los cuásars hasta los quarks. La llaman Teoría del Todo o teoría unificada. Dicha ley podría ser enunciada con una brillante y sencilla ecuación, como la de Einstein, y nos desvelaría muchas incógnitas sobre el comportamiento de la materia; la unión de lo grande y lo pequeño. ¿Se trata de algo utópico, o la encontraremos realmente? Hawking nunca lo sabrá.





Debo mucho a este genio: su fuerza y su tesón hicieron que me acercara a la ciencia para homenajearlo. Decía él que somos el único animal capaz de reflexionar sobre su origen y su posición en el universo y que estamos obligados a descubrirlo a partir de bases científicas; da igual el conocimiento y el punto de partida de cada uno. ¡Qué gran regalo! Leer A BRIEF HISTORY OF TIME supuso un antes y un después. Por eso ahora me duele que nos haya dejado; me duele no haber tenido la oportunidad de estrechar su mano y de expresarle mi admiración personalmente. En fin: al menos estuve junto a su foto en la puerta del Gonville & Caius College de Cambridge... ¡algo es algo!
Transmito mi más sentido pésame a sus hijos Robert, Lucy y Tim, a su ex esposa Jane Wilde y al resto de familiares, colegas y amigos. También a la ciencia en general, que hoy llora la muerte de uno de sus iconos. ¡Gracias, profesor Hawking!

A modo de homenaje, recopilo aquí varios artículos que le dediqué o en los que fue mencionado.

Stephen Hawking: todo se puede.
Mi carta a Stephen Hawking / My letter to Stephen Hawking.
Arrojándome desde la torre de Pisa: conversación con Stephen Hawking.
Detenida una mujer en Tenerife por amenazar de muerte a Stephen Hawking.
El King's College de Cambridge.
Mi carta a Jane Wilde, ex esposa de Stephen Hawking / My letter to Jane Wilde- Hawking.
Stephen Hawking: 75 años.


Artículos posteriores:
Blog de JAL: "El genio del sintetizador de voz".
Sus cenizas junto a Newton.
El homenaje a Stephen Hawking está abierto a viajeros en el tiempo.

¡Siguen la ignorancia y el fanatismo!
Un día después de la muerte de Hawking, Salvador Sostres escribió esto en el blog de ABC. ¡Sí, habéis oído bien! No se trata de una página personal, sino de un medio público. Juzgad vosotros mismos: El charlatán Hawking.
Estuve dudando si añadirlo o no; no quería enturbiar mi homenaje. Al final lo incluyo para que veáis hasta dónde es ilimitada la estupidez humana. Por fortuna, la Real Sociedad Española de Física ha enviado una carta al diario. Aquí la tenéis, aunque me temo que andará escondida en una página sin relevancia y que serán pocos quienes la lean. En fin: agradezco a la sociedad y a su presidente, José Adolfo de Azcárraga.
Sostres parece odiar a cualquiera que no piense como él, y especialmente a los discapacitados. Decir que valoramos a Hawking por inmerecida sensiblería me parece cruel y de absoluto mal gusto. Claro: todos sabemos que la Universidad de Cambridge otorga cátedras lucasianas a charlatanes de cabeza hueca, y la Royal Society admitió a Hawking a los 32 años por su condición de idiota... ¡Qué pena; qué triste! El diario ABC debería retirar esa sarta de mentiras, difamaciones, estulticias y repugnante descrédito gratuito. Me duele que el recuerdo a tan gran genio tenga que verse manchado así, pero entre los objetivos del blog se cuentan la denuncia de injusticias y la solidaridad con todo tipo de minusvalías.
Este hombre, adalid de la derecha más extrema e irracional, pensará que es una bella y excelente persona por creer en Dios. Ah: ¿entonces tiene permiso para pisotear a quien quiera? Como luego va a la iglesia y está bautizado, puede infligir el daño que desee sin que le pese en la conciencia. Lamentable: sencillamente lamentable y odioso.

Queridísimo Stephen: ¿qué hubieras respondido a Sostres? ¿Perdón? ¿nada, dices? ¡Te ha denigrado y ofendido! ¿Lo toleras? ¿Que no llore? Claro, soy consciente: el tiempo es demasiado valioso como para perderlo; nuestra breve historia, ¿eh? Admito, sin embargo, que llevo varias horas dándole vueltas. Sí: sé que es un despreciable charlatán y que no merece más que indiferencia, Pero... Amigo mío: ¡me afecta; me enciende! ¿Qué hago? ¿Calma? ¿Cómo? ¡¡Estúpido; zafio! No lo soporto. ¿Relajarme, bajar el tono? ¡Imposible! ¡Ay: no te enfades; te lo suplico! ¡Hoy no! ¡Dime algo! ¿No quieres hablar? ¡Lo siento, lo siento... Disculpa! Ya no lloro, ¡mira! ¿Puedo darte la mano? ¡Ah: conque para hacerme reaccionar! ¡Qué bromista! ¡Lo has conseguido, en cualquier caso! Cuando estoy triste, Bach me consuela: ¿vienes a escuchar una cantata? Tranquilo: intentaré no sucumbir, como deseas. ¡Pero es tan difícil...! Tú lo lograste siempre: ¡dame coraje otra vez! Prometo no rendirme: ¡nunca! Pídemelo de nuevo; quiero oír tu vieja voz sintética. ¿Que has muerto? Bah: un nimio detalle irrelevante: vivirás en la memoria de nuestra especie, el privilegiado e irreflexivo Homo Sapiens, perdurando hasta su extinción.
¡Adiós, profesor Hawking!


Entre Probetas: El universo de Stephen Hawking y más allá.
Visita del profesor Stephen Hawking al Instituto de Astrofísica de Andalucía (Granada).
Cambridge Independent: Tributo público permanente.
Fotos de mi charla homenaje a Hawking en la Feria del Libro de Granada.
Millenium (La 2 de TVE): El universo Stephen Hawking.
Trabajo póstumo de Hawking y Hertog: el universo es finito (noticia en El País).
Poema de Marie Howe. Su viaja hacia el agujero negro más cercano.



Bibliografía.

Asimov, Isaac: Guía de la Tierra y el espacio. Ed. Ariel - 2013.
Id, Id: Nueva Guía de la ciencia. Ed. Plaza y Janés - 1985.
Edelstein, José y Gomberoff, Andrés: Einstein para perplejos: materia, energía, luz, espacio y tiempo. Ed. Debate - 2018.
Feynman, Richard Phillips: Seis piezas fáciles. Ed. Crítica - 2007.
Gamow, George: En el país de las maravillas. Ed. Fondo de Cultura Económica - 2004.
Gribbin, John: Historia de la ciencia. 2ª Edición, Ed. Crítica - 2004.
Hawking, Jane W.: Hacia el infinito. Mi vida con Stephen Hawking. Ed. Lumen - 2015.
Hawking, Stephen W.: Breve historia de mi vida. Ed. Crítica - 2014.
Id, Id: Historia del tiempo: del Big Bang a los agujeros negros. Ed. Planeta - 2013.
Sagan, Carl: Cosmos. Ed. Planeta - 1982.
Thorne, Kip S.: Agujeros negros y tiempo curvo; el escandaloso legado de Einstein. Ed. Crítica - 1995.

martes, 13 de marzo de 2018

Las víctimas más vulnerables: Réquiem por un "pescaíto".


Gabriel tenía ocho años y quería ser biólogo marino. Su afición le procuró hasta un mote: El Pescaíto. Quizás hubiese aportado mucho, contribuyendo al progreso de nuestra castigada especie. Nunca lo sabremos, por desgracia. Los sueños y aspiraciones de este niño fueron cruelmente truncados; cercenados por el hacha de una maldad que, sin propósito o razón evolutiva aparente, habita en nosotros. Tal es el Homo Sapiens Sapiens, al que hoy llamaría Insipiens Insipiens: capaz de crear las obras más sublimes y, al mismo tiempo, de cometer acciones increíblemente bajas, abyectas y cobardes. Cobarde en grado sumo es aquél que ataca al indefenso; quien daña sin miedo a represalias; quien abusa de la fragilidad o inferioridad del otro. Vil y psicópata ha de ser la persona que, sin escrúpulos, osa levantar la mano contra una tierna criaturita,, hiriéndola o matándola. ¿Insensibilidad patológica? ¿Disfunción mental? ¿Odio recalcitrante contra el mundo? ¡Pobres niños que sufren a diario violencia y maltrato, privados de la seguridad y el bienestar necesarios para que su cerebro se desarrolle con garantías! ¿Sois conscientes de que las secuelas pueden durar toda la vida? Trastornos mentales y otras perturbaciones neurológicas; problemas de crecimiento; fobias; estrés crónico... Nuestra máquina rectora concluye su desarrollo a los 24 años, más o menos. Lo que hagamos con los niños durante este periodo clave es de vital importancia. Hablo del daño físico y del psíquico, obviamente. ¡Pobres mártires de la ignominia!

Todos hemos llorado por Gabriel experimentando oleadas de rabia, pena e incredulidad. Hemos vuelto a preguntar al aire, como tantas veces ante crueldades e injusticias: "¿por qué?". El silencioso e incisivo grito amenaza taladrarnos la mente y hacernos enloquecer mientras se repite con perentoria urgencia de explicación: "¿por qué, por qué, por qué, por qué?". No hallará respuesta; no comprenderá nunca, aunque proclame su angustioso dolor a los cuatro vientos: "¿por qué, por qué, por qué?".
De nuevo, la tristeza sin límites nos asola al comprobar la magnitud de nuestras peores acciones y la ya depauperada fe en el género humano desciende varios puntos. Cada cual busca consuelo a su modo. Un abrazo es, indubitablemente, la medicina más eficaz: contacto físico; protección reconfortante; calma; empatía; amor... Desde estas líneas os mando el mío, lleno de fuerza y afecto. Asimismo traslado mi apoyo y mi más sentido pésame a la familia de Gabriel Cruz. ¡Adiós, Pescaíto!

Teléfono ANAR: ayuda a niños y adolescentes en riesgo.

Queridos niños: ¡escuchadme ahora, por favor! Si alguien os maltrata, os amenaza, abusa de vosotros..., ¡no os calléis; jamás! ¡No tengáis miedo y pedid ayuda! En caso de que no os atreváis a comunicárselo a una persona de vuestro entorno (familiar, amigo, profesor), marcad el 900202010: ¡los datos de la llamada se tratarán en secreto! ¡Ánimo, mis valientes! ¡Gracias, pequeños, por confiar en quienes ansiamos vuestro bien!

viernes, 9 de marzo de 2018

Matilde: útero errante y estrés vegetal.



Artículo: "Expressions of interest of Spanish institutions".

Mi encuentro con Matilde Barón tuvo lugar en octubre de 2016. ¡2016: ANNUS MIRABILIS! Ese año salí de mis complejos de ignorancia y falta de intelecto y me adentré de lleno en el apasionante mundo de la ciencia; todo ello gracias a los divulgadores: ¿qué más se puede pedir? He tratado varias veces el tema: si vuelvo a sacarlo a la luz es sólo para hacer patente, una vez más, la importancia del inicio de una transformación obrada casi por milagro. ¡No, no creo en lo sobrenatural; no os asustéis! Aunque vuestra paciencia está alcanzando cotas milagrosas: ¿cómo leéis aún estériles divagaciones de una internauta cualquiera, con las hermosas alternativas disponibles para invertir tan preciado tiempo? ¡Misterios de la mente! Retomo, pues, el hilo de mi narración:



A finales de septiembre de 2016 me llegó un correo de la ONCE informándome de que se iba a impartir un taller de agronomía accesible en la Estación Experimental del Zaidín. "¿Qué centro es ése? ¿Dónde está?" -pensé maldiciendo mi torpeza: tantos años viviendo en Granada...
Obviamente no sé ir sola a un lugar desconocido. Alguien me dio unas indicaciones, pocas. Salí de casa y me eché a andar confiando, como siempre, en que hubiese gente dispuesta a ayudarme. ¡Menos mal que suelo irme con tiempo! Una señora, no sé por qué, me llevó al Centro Cívico. Querida mía: ¿no me ve usted cara de dirigirme a un Instituto del CSIC? ¿Es que, como soy ciega, me ha encasillado en talleres ocupacionales? ¡Ja, ja! Un día quise ir efectivamente al Centro Cívico y, al pedir asesoramiento, mi interlocutor preguntó: "¿Dónde, al centro cínico?". Mejor no me ayude, buen hombre; aunque es cierto que abunda el cinismo... Cuando estudiaba en el Conservatorio, todo el que me veía por las inmediaciones se aprestaba amablemente a conducirme a ASPACE.



La puntualidad es intrínseca en mí, por lo que esos diez minutos de tardanza me produjeron gran turbación. Bajando la cabeza con rubor expresé mis disculpas... ¡y allí estaba Matilde! Es la directora del centro y estudia el estrés vegetal. "¿Las plantas se estresan? ¿Resulta tan patente? ¿Cómo se mide?". Quise preguntárselo, pero ya andaban inmersos en la explicación. ¡Bien: traía una variedad de plantas! Casi todas eran aromáticas y yo las reconocí, lo que le originó una agradable sorpresa. "Su hija es la que más sabe de plantas" -diría a mis padres tiempo después. Claro: ¡si estaban chupadas! Tomillo, romero, lavanda, lentisco, laurel... Para mí, acostumbrada a pasear por el campo y con las bellas lecciones de mi familia, no significaba ninguna proeza.
Al término de la reunión, Matilde me acompañó a un taxi y aprovechamos los minutos de espera para hablar. Le conté que llevaba medio año interesada por la ciencia; que ésta me había salvado en cierto modo; que ahora no me perdía ni un programa de "A Hombros de Gigantes"... "¡Anda! Conozco a JAL. Él también trabajó en Alemania, igual que yo". ¡Oh, la palabra mágica! Como imaginaréis, seguimos hablando en alemán y le expresé mi admiración por el país; por su musicalidad y su cultura. ¡Otra sorpresa: Matilde era gran melómana! Acabé cantando un aria de "La Flauta Mágica", según cuenta ella; yo no lo recuerdo.


Volví a verla dos meses después en las Jornadas de Ciencia Inclusiva y luego coincidimos en la Carpa de la Ciencia de la Feria del Libro. Espero que este año lo repitan: ¡qué maravilla! Allí fue la primera vez que escuché su conferencia sobre el útero errante. ¡Sí: yo me sorprendí igual que vosotros ahora! La charla se basó en un libro de Eulalia Pérez Sedeño: ¡otra a la que sigo en los Gigantes! Se pensaba hasta el siglo XVIII que el órgano iba vagando por todo el cuerpo; únicamente hallaba calma y sosiego con las relaciones sexuales y el parto. Varias enfermedades se atribuían a ese furor uterino; la histeria, sin ir más lejos, cuya etimología lo hace más que patente. Muchas damas que tal vez sufrieran depresión u otras dolencias, incluso esclerosis múltiple, fueron víctimas de tratamiento salvaje como la histerectomía.
Galeno afirmaba, entre otros despropósitos, que el útero tenía cuernos y, como la autoridad de los antiguos se mantuvo de forma obcecadamente absurda durante tanto tiempo, dichas protuberancias perduraron hasta el Renacimiento. El famoso anatomista Andreas Vesalius decidió observarlo todo por sí mismo de primera mano, diseccionando cadáveres y estudiando los órganos. Era ésa una práctica prohibidísima en la época, claro, y nadie osaba enmendar la plana a personas de la categoría de Galeno. ¡Qué cerrazón! ¿No estaban claras las evidencias? Igual que el geocentrismo: ¡pobre Galileo! Y pobre Giordano Bruno, que fue quemado por defender que la Tierra era sólo uno de tantos planetas. ¡Ay, qué triste!
El padre de Galileo, Vincenzo Galilei, era músico y teórico; escribió varios tratados sobre este arte. Galileo también amaba la música..., ¡y el método científico! ¡Ja, ja! Lo imagino emocionado, observando la Luna con su telescopio de invención propia. ¡Si tendrían que haberse quitado el sombrero ante él, en vez de procesarlo! Las injusticias me pueden.
 



Vi a Matilde nuevamente en el Ciclo de Música Antigua. ¡Qué bien! Este año se volverá a celebrar. Ya nos hemos hecho amigas y yo le mando entradas de mi blog. Cuando me atacaron e insultaron por mi artículo de la pseudociencia, escribió rauda y consoladora para pedirme que no me dejase abatir; que no les diera cancha. Era lo que estaba haciendo, por otra parte. No puedo evitar cierta tristeza, en cualquier caso, ante la rigidez mental y el desinterés por el conocimiento de una gran mayoría. Odio que se impongan el fanatismo y la sinrazón y que mucha gente sensata opte por cerrar sus páginas para eludir las molestias de estos descerebrados. No os preocupéis: ¡yo no lo haré jamás! ¿Cómo voy a eliminar de un plumazo tantas horas de trabajo? Sería injusta conmigo y con todos los que me han ayudado.
Ayer fui a otra charla de Matilde en el Centro Artístico sobre el útero errante y la desigualdad en ciencia, las mujeres injustamente tratadas, etc. De nuevo me supuso una odisea llegar al sitio: las manifestaciones feministas habían provocado cortes de autobús y me tuvo que acompañar una señora andando.
¡Qué hermoso rato pasé! Matilde es estupenda y expone con claridad y humor. Relató los tristes casos de Rosalind Franklin, Jocelyn Bell y otras mujeres discriminadas. ¡Ay, el harén de Pickering! En el turno de preguntas debatimos sobre cuestiones de actualidad: los recortes presupuestarios, el desinterés del ciudadano medio hacia la ciencia, las exigencias y la escasa consideración a los investigadores... Alguien comentó que la gente necesita informarse para no desconfiar de la ciencia por el hecho de que teorías válidas hoy pueden no serlo mañana en virtud de nuevos datos. ¡Hala: precisamente por lo que me atacaron en el blog! Tuve que intervenir: "Ojalá se generalizara en la sociedad el pensamiento científico: entonces no habría tanto dogmatismo; tanta intolerancia". Matilde supo por dónde iban los tiros y comentó mi caso con los trolls. ¡Huy: mi humilde página en un foro de intelectuales; qué vergüenza! Algunos, como la Decana de la Facultad de Farmacia, me pidieron el enlace. Voy a tener que esmerarme más si cabe: con lectores tan ilustres... Hm: optaré por la CAPTATIO BENEVOLENTIAE. Queridos: sabía muy poco de ciencia hasta hace 21 meses; carezco de formación; mi analfabetismo numérico resulta vergonzoso... ¡Sed indulgentes! Pero... ¡es que me encanta: así podréis enseñarme! ¡Hacedlo, por favor! ¡Qué gran trabajo el de los divulgadores!

Expreso mi agradecimiento a Matilde por la velada de ayer: ¿quién me iba a decir que acabaría conociendo a tantos científicos? Hawking me llevó a la ciencia; quise entrar en ella para homenajearlo... Amigo Stephen: ¡qué carta tenías escondida bajo la manga! ¡El obsequio me lo has brindado tú! Thank you very much indeed, Prof. Hawking! Como ves, ¡estoy haciendo los deberes! Are you proud and happy, my dear friend?

Sobre el proyecto "Recupera 2020"


"ANDREA.- ¡Ay, señor amo! Que aunque el médico sea un pozo de ciencia, me parece a mí que no hacemos nada.
DON JERÓNIMO.- ¿Por qué?
ANDREA.- Porque Doña Paulita no ha menester médicos, sino marido, marido, eso la conviene; lo demás es andarse por las ramas. ¿Le parece a usted que ha de curarse con ruibarbo, y jalapa, y tinturas, y cocimientos, y potingues, y porquerías, que no sé como no ha perdido ya el estómago? No señor, con un buen marido sanará perfectamente".
Molière: El Médico a Palos. Traducción de Leandro Fernández de Moratín.

Bibliografía.

Alcalde, Jorge: Arquímedes, el del teorema: una historia de la ciencia para reír, llorar y pasar miedo. Ed. Planeta, 2017.
Pérez Sedeño, Eulalia: Las mentiras científicas sobre las mujeres. Ed. Catarata, 2017.

jueves, 8 de marzo de 2018

"Vivir a ciegas" en el microespacio "Blogueros", de Radio 5.




Este humilde cuaderno de reflexiones, denuncias, divulgación y fantasías ha contado hoy con el inmenso honor de aparecer en "Blogueros", microespacio de la emisora informativa Radio 5, de RTVE. Agradezco a Molo Cebrián por su interés. ¿Quién me lo iba a decir hace casi nueve años, cuando abrí mi bitácora motivada por una injusticia? Pensaba entonces que escribiría sobre el asunto y luego cerraría el blog: ¡pues no: continúo impertérrita desafiando vuestra paciencia! Desde las primeras entradas conté con el apoyo y la solidaridad de los lectores, sin los cuales este espacio tendría poco sentido. Claro que puedo escribir sólo para mí, mas en ese caso no gozaría de vuestras valiosas aportaciones; de vuestras enseñanzas. Porque, estimados visitantes: mi deseo de aprender es cada vez más perentorio, sobre todo desde que se me abrieron las puertas de la ciencia.

Incluyo el podcast y aprovecho para daros nuevamente las gracias por tan alta consideración y por el valioso tiempo que empleáis hojeando las ocurrencias de una internauta cualquiera; una de tantos millones.
Recibid mi más afectuoso abrazo.
Euterpe, la de buen ánimo.

Blogueros, 08-03-2018.

miércoles, 7 de marzo de 2018

Una proeza.




Hoy se ha cumplido un sueño; algo que deseaba desde hacía tiempo. Cuando salí de casa con ánimo conquistador, albergaba no obstante dudas sobre el éxito de la empresa que iba a acometer. Decidida y expectante me dirigí al cajero, abrí en el móvil la aplicación "BBVA para todos" y reservé la cantidad: 100 euros. Luego marqué la opción "usar cajero" y respiré hondo para dominar mi creciente nerviosismo. "Introduzca su tarjeta". Lo hice, temiendo que se la tragara y que no hubiese nada más que hacer por mi parte. Pero el IPhone continuó hablando: "Teclee su número pin". "¿Dónde, en el cajero o en el móvil?" -pensé un poco tontamente, mas enseguida me decanté por la primera opción; la más lógica, en cualquier caso. El cajero empezó a emitir los ruiditos familiares que me tranquilizaron. Después, el móvil me pidió retirar tarjeta y billetes. ¡Bravo! Confieso que se me saltaron las lágrimas cuando me vi con el dinero en la mano: ¡ya era hora!
Espero que otras entidades sigan su ejemplo; que la accesibilidad no sólo sea un bonito objetivo presente en multitud de programas electorales o documentos de toda índole.



Mi padre vio hace poco en un comercio que la empresa Cervezas Alhambra había optado por los rótulos en Braille. Al andar se hace el camino, que diría Machado. Lo importante es seguir avanzando con paso firme; sin prisa pero sin pausa.
Varios amigos, conocidos o interlocutores casuales se sorprenden ante el hecho de que la ciencia no haya conseguido erradicar los problemas de visión: ¡Qué fácil! ¡Ni que fuera un ñoño cuento de Navidad! "¡Seguro que tiene arreglo; hoy día existen muchos avances!". Cuando les digo que no, parecen enfadarse o reaccionan como si yo no me hubiera informado convenientemente. "¡No os preocupéis -suelo responder-! La independencia no sólo se consigue viendo. Si todos trabajaran por un mundo más accesible, si se generalizase el etiquetado en Braille y cualquier electrodoméstico dispusiera de síntesis de voz, si los medios de transporte tuviesen por obligación aviso de paradas, etc., habría menos diferencias entre ciegos y videntes. Con eso me conformo".
¡A por ello!

Artículos relacionados:

Llamamiento: por unos cajeros accesibles para ciegos.
Queremos etiquetado en Braille para los máximos productos posibles.