(El reproductor de audio puede detenerse pulsando la tecla Escape o parándolo en el icono de abajo)

jueves, 31 de diciembre de 2009

Nuevo cd de la Escolanía de Montserrat


Me he enterado hoy de la noticia; acabo de escuchar los ejemplos de audio que ofrece la página y siento que he de comunicároslo, porque a juzgar por tales muestras el disco promete. Se titula "Officium hebdomadae sanctae" y contiene obras de Narcís Casanovas, que fuera monje del monasterio de Montserrat en el siglo XVIII. Más aquí.
El disco puede pedirse en su web oficial, imagino; exploraré mañana:
www.escolania.cat
Me encanta el contralto solista, el que aparece en el ejemplo 3.
Prometí hablaros de mi viaje a Munich, donde fui para presenciar el Mesías de Händel cantado por el Tölzer Knabenchor y niños solistas. La crónica del concierto la encontráis en
http://toelzerknabenchor.blogspot.com
¡Oh, quién viviera por aquellas tierras! ¡Cómo sienten la Navidad! El ambiente navideño comienza el primer domingo de Adviento, que es cuando se abren los hermosos mercados. Se puede encontrar allí desde comida hasta bellos adornos (velitas, figuras de madera y cerámica...), y no olvidemos el Glühwein (vino caliente especiado).
La nieve ha contribuido a aumentar esa atmósfera mágica y de postal navideña. Para mí, sevillana, constituye algo realmente especial el verla cayendo, sólo la he presenciado en Bad Tölz y Saulgrub. El sábado 19 fui a Augsburgo para ver un concierto de las tres primeras Cantatas del Oratorio de Navidad de Bach con los Augsburger Domsingknaben y cuando salí de la iglesia hacía -14,5 grados. Sin embargo, yo no notaba el frío salvo en la nariz: con mi chaquetón de plumas, mi abrigo, mi bufanda, mis botas y mis guantes estaba preparada para cualquier eventualidad climática. Lo que no puedo soportar es el calor, y para eso no hay solución, por mucha ropa que se quite uno. Confirmado: podría vivir en Baviera también durante el crudo invierno sin ningún problema. ¡Oh, cuánto deseo trasladarme allí para siempre! Envidio la oferta cultural de esa región: ¡qué cantidad de conciertos! Andreas, un gran fan del Tölzer Knabenchor con quien estoy en contacto y a quien vi por supuesto en el concierto del Mesías y en el de los Augsburger Domsingknaben, no ha parado en estos días de asistir a eventos musicales e incluso, con todo el dolor de su corazón, se ha dejado algunos atrás para no saturarse.
Aquél es el mundo con el que siempre he soñado, aun antes de conocer su existencia, mucho antes de visitar Alemania por primera vez. Por tanto, conocerlo me ha supuesto una revelación.
Me despido con una hermosa anécdota: el viernes 18, en la Rindermarktplatz, la radio bávara organizó un canto colectivo. Nos repartieron un librito con los textos y las partituras de una serie de villancicos, que aquí vemos como música clásica pero allí son totalmente populares y los canta todo el mundo; estoy pensando por ejemplo en "Vom Himmel hoch" y "Es ist ein Ros entsprungen". También "O du Fröhliche", "Macht hoch die Tür", "Maria durch ein Dornwald ging", "Süße die Glocken die klingen", "Ihr Kinderlein kommet" y, por supuesto, "Stille Nacht, heilige Nacht". Me emocionó muchísimo poder unir mi voz a la de todos los presentes: ¡qué maravilla!
Deseo a los lectores de este blog un feliz año 2010 y agradezco el apoyo mostrado.

martes, 24 de noviembre de 2009

Un artículo emocionante



Aunque ya lo he dicho en los comentarios, el artículo que hoy ha publicado Joaquim merece una entrada aparte en mi blog. Es muy hermoso y se ve que está hecho con todo el cariño. Agradezco el interés que ha mostrado por el mundo de los ciegos y por mí en particular, visitante de su espacio internáutico sólo desde hace una semana.
El enlace es éste.
Moltes gràcies, Joaquim! Y también a todos los que habéis leído el post y dejado mensajes.

miércoles, 11 de noviembre de 2009

Recomendación de un concierto


El próximo martes 17 a las cinco de la tarde podréis oír el siguiente concierto en Radio Clásica y aquí en el blog:
17.00 Europa en la onda
Concierto celebrado en la Abadía de Ambronay el 20 de Septiembre de 2008.
Grabación de Radio France, Francia.
PURCELL: Sonata para trompeta (4'30").
CHARPENTIER: Cecilia Virgo et Martyr octo vocibus Part I (12'21").
PURCELL: Chacona para cuerda (5'14").
CHARPENTIER: Cecilia Virgo et Martyr octo vocibus Part II (22'48").
PURCELL: Oda a Santa Cecilia (54'06"). D. Blackadder (tp.), S. Gilmour Bailey (sop.), D. Allsopp (alto), N. Mulroy (cont.), M. Dobell (ten.), M. Brook (baj.), Coro del New College de Oxford, Collegium Novum. Dir.: E. Higginbottom.
Se trata de uno de los mejores coros de niños que hay en la actualidad. Seguramente habrá niños solistas. Aquí un ejemplo de audio del último disco, "The art of Choristers". Anuncio que pronto aparecerá una grabación del Vespro della Beata Vergine de Monteverdi con el coro del New College y solistas infantiles, promete ser interesante.

miércoles, 21 de octubre de 2009

Podcast de Tertulia

Por fin salió el podcast; ésta es la web:
http://www.rtve.es/podcast/radio-clasica/tertulia/STERTUA.xml
Y éste el enlace directo que tenéis que abrir con un reproductor:
 
Espero que no tengáis problemas para descargarlo.
 

viernes, 16 de octubre de 2009

La tertulia





Han pasado siete días desde la buena noticia y agradezco una vez más (no me cansaré de hacerlo) vuestro apoyo y vuestros estupendos, afectuosos comentarios.
Mañana a las 13 UTC o 15 horas aquí en la Península Ibérica podréis escucharme en una tertulia de Radio Clásica: ¡qué nervios! Se tratará el tema de las fronteras entre la música culta y la popular. Constituye todo un honor para mí participar en una emisora a la que quiero tanto. Podéis oírlo en Radio Clásica y aquí en el blog, claro.
Ahora, para despedirme, un regalo musical que proporciona Rondeau:
Andreas Hammerschmidt, Geistliche Vokalmusik – Suiten
© 1998 (AM1225-2)
Audio: Singet dem Herrn ein neues Lied.
Espero que os guste, a mí me encanta. Este disco ha obtenido premios, hay primeras grabaciones mundiales. A Hammerschmidt le ha tocado estar a la sombra de Schütz.
encontráis la información sobre el disco, en el epígrafe "Knabenchor Hannover".
Ya terminé la nueva novela de Isabel Allende, "La isla bajo el mar". Os la recomiendo. De todas formas, mi preferida sigue siendo "La casa de los espíritus", ¡la primera y la más bella! Le sigue "retrato en sepia", mucho mejor que "hija de la fortuna". Este verano sufrí allenditis: leí las dos que acabo de mencionar más "Paula", "mi país inventado" y "de amor y de sombra". Ahora he cambiado de autor, estoy con "Del amor y otros demonios" de García Márquez. Tanto me meto en los libros que esta noche soñé que me mordió un perro; pero no, no estaba rabioso. ¿Qué novelas os han marcado especialmente? Para no hablar sólo de penurias, ¡jiji!
Un abrazo y buen fin de semana.

viernes, 9 de octubre de 2009

Una carta


Me encontraba sola en casa, mis padres habían ido de compras. Sonó el timbre: "La cartera" -anunció una empleada postal. Eso de "la cartera" me resulta muy gracioso, como lo de las mujeres músicos que se hacen llamar "músicas": "la musique c'est moi". :-)
Era una carta certificada. Yo intuía que podía tratarse de la resolución: ¿me jubilan, no me jubilan? La espera fue angustiosa. En mis manos estaba aquel documento y no podía saber su contenido...
Por fin llegaron mis ojos (los de mi padre y los de mi madre en este caso). ¡Oh, maravilla! ¡No procede! En la resolución se especifica además que la petición de incapacidad llegó a través del asesor médico de Cádiz; que preciso adaptaciones; que no me aceptaron un alta y me locomunicaron por teléfono... En definitiva: todo lo que os he ido contando, pero sintéticamente.
¡Cuánto me alegro! Por fin ha desaparecido esa espada de Damocles, esa amenaza constante; la incertidumbre, la espera... Ahora tengo que seguir aguardando hasta que me concedan la comisión de servicios por salud laboral; supongo que el Inspector Médico ya no podrá negarse.
Gran parte de mi problema se ha resuelto; puedo considerarme satisfecha.
Iré relatando novedades.

Muy interesante






Directiva 2000/78/CE del Consejo, de 27 de noviembre de 2000, relativa al establecimiento de un marco general para la igualdad de trato en el empleo y la
ocupación
Diario Oficial n° L 303 de 02/12/2000 p. 0016 - 0022
CAPÍTULO I
DISPOSICIONES GENERALES
Artículo 1
Objeto
La presente Directiva tiene por objeto establecer un marco general para luchar contra la discriminación por motivos de religión o convicciones, de discapacidad,
de edad o de orientación sexual en el ámbito del empleo y la ocupación, con el fin de que en los Estados miembros se aplique el principio de igualdad de
trato.
Artículo 2
Concepto de discriminación
1. A efectos de la presente Directiva, se entenderá por principio de igualdad de trato la ausencia de toda discriminación directa o indirecta basada en
cualquiera de los motivos mencionados en el artículo 1.
2. A efectos de lo dispuesto en el apartado 1:
a) existirá discriminación directa cuando una persona sea, haya sido o pudiera ser tratada de manera menos favorable que otra en situación análoga por alguno
de los motivos mencionados en el artículo 1;
b) existirá discriminación indirecta cuando una disposición, criterio o práctica aparentemente neutros pueda ocasionar una desventaja particular a personas
con una religión o convicción, con una discapacidad, de una edad, o con una orientación sexual determinadas, respecto de otras personas, salvo que:
i) dicha disposición, criterio o práctica pueda justificarse objetivamente con una finalidad legítima y salvo que los medios para la consecución de esta
finalidad sean adecuados y necesarios; o que
ii) respecto de las personas con una discapacidad determinada, el empresario o cualquier persona u organización a la que se aplique lo dispuesto en la presente
Directiva, esté obligado, en virtud de la legislación nacional, a adoptar medidas adecuadas de conformidad con los principios contemplados en el artículo
5 para eliminar las desventajas que supone esa disposición, ese criterio o esa práctica.
3. El acoso constituirá discriminación a efectos de lo dispuesto en el apartado 1 cuando se produzca un comportamiento no deseado relacionado con alguno
de los motivos indicados en el artículo 1 que tenga como objetivo o consecuencia atentar contra la dignidad de la persona y crear un entorno intimidatorio,
hostil, degradante, humillante u ofensivo. A este respecto, podrá definirse el concepto de acoso de conformidad con las normativas y prácticas nacionales
de cada Estado miembro.
4. Toda orden de discriminar a personas por alguno de los motivos indicados en el artículo 1 se considerará discriminación con arreglo a lo dispuesto en
el apartado 1.
5. La presente Directiva se entenderá sin perjuicio de las medidas establecidas en la legislación nacional que, en una sociedad democrática, son necesarias
para la seguridad pública, la defensa del orden y la prevención de infracciones penales, la protección de la salud y la protección de los derechos y libertades
de los ciudadanos.
Artículo 3
Ámbito de aplicación
1. Dentro del límite de las competencias conferidas a la Comunidad, la presente Directiva se aplicará a todas las personas, por lo que respecta tanto al
sector público como al privado, incluidos los organismos públicos, en relación con:
a) las condiciones de acceso al empleo, a la actividad por cuenta propia y al ejercicio profesional, incluidos los criterios de selección y las condiciones
de contratación y promoción, independientemente de la rama de actividad y en todos los niveles de la clasificación profesional, con inclusión de lo relativo
a la promoción;
b) el acceso a todos los tipos y niveles de orientación profesional, formación profesional, formación profesional superior y reciclaje, incluida la experiencia
laboral práctica;
c) las condiciones de empleo y trabajo, incluidas las de despido y remuneración;
d) la afiliación y participación en una organización de trabajadores o de empresarios, o en cualquier organización cuyos miembros desempeñen una profesión
concreta, incluidas las prestaciones concedidas por las mismas.
Artículo 5
Ajustes razonables para las personas con discapacidad
A fin de garantizar la observancia del principio de igualdad de trato en relación con las personas con discapacidades, se realizarán ajustes razonables.
Esto significa que los empresarios tomarán las medidas adecuadas, en función de las necesidades de cada situación concreta, para permitir a las personas
con discapacidades acceder al empleo, tomar parte en el mismo o progresar profesionalmente, o para que se les ofrezca formación, salvo que esas medidas
supongan una carga excesiva para el empresario. La carga no se considerará excesiva cuando sea paliada en grado suficiente mediante medidas existentes
en la política del Estado miembro sobre discapacidades. (Y España, como ha ratificado la Convención de NN.UU. podemos invocarla ante las autoridades europeas).
Artículo 10
Carga de la prueba
1. Los Estados miembros adoptarán con arreglo a su ordenamiento jurídico nacional, las medidas necesarias para garantizar que corresponda a la parte demandada
demostrar que no ha habido vulneración del principio de igualdad de trato (o sea, a la Junta), cuando una persona que se considere perjudicada por la no
aplicación, en lo que a ella se refiere, de dicho principio alegue, ante un tribunal u otro órgano competente, hechos que permitan presumir la existencia
de discriminación directa o indirecta.
Artículo 11
Protección contra las represalias
Los Estados miembros adoptarán en sus ordenamientos jurídicos las medidas que resulten necesarias para proteger a los trabajadores contra el despido o cualquier
otro trato desfavorable adoptado por parte del empresario como reacción ante una reclamación efectuada en la empresa o ante una acción judicial destinada
a exigir el cumplimiento del principio de igualdad de trato.
Precedente judicial en el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas:
Asunto C‑13/05
Sonia Chacón Navas
contra
Eurest Colectividades, S.A.
(Petición de decisión prejudicial planteada por el Juzgado de lo Social nº 33 de Madrid)
«Directiva 2000/78/CE — Igualdad de trato en el empleo y la ocupación — Concepto de discapacidad»

lunes, 5 de octubre de 2009

Día mundial del docente


Me pregunto si el año con sus escasas trescientas sesenta y cinco jornadas dará abasto para tantas conmemoraciones: día del padre, día de la madre, día del niño, día de los ancianos, día de la violencia de género (no sospechaba que la violencia tuviese género; podría condenarse en toda su extensión y no excluyendo a cualquiera que no sea mujer), día del orgullo gay (a los "heteros" que los zurzan), día del discapacitado, día de la paz, día del medio ambiente, día del Alzheimer, día del trabajo (por supuesto que se celebra sin trabajar), día del bienestar en el trabajo, día de las personas con discapacidad, día sin coches, día del sida, día del trasplante de órganos, un día para cada profesión laboral o cada Facultad universitaria... ¡Basta, basta! Y fijaos: de no ser porque soy ciega me vería muy poco representada. ¿No existe un día para personas sin ninguna otra particularidad? Si uno no es mujer maltratada, enfermo, homosexual, etc. no se sube al carro de las celebraciones y los lacitos. Total, mejor para mí. Pero si nos viésemos obligados a hacer honor a todas estas historias no tendríamos otra actividad en nuestra vida fuera de pegar cartelitos y ponernos insignias alusivas. No saben los creadores de días conmemorativos que en virtud de su superabundancia quedan totalmente devaluados. Nos levantamos de la cama sabiendo que hemos de dar la bienvenida a una jornada especial cualquiera (sí, la contradicción está buscada ex profeso) y pensamos: "¡Puf, una más!". Cada noticiario está salpicado por tales celebraciones, que se repiten anualmente; eso ha dejado de ser noticia, pero da igual, tiene que figurar.
Y todo para recordaros que hoy es el día mundial de los docentes. ¿Sirve de algo? Por supuesto que no, pero queda dicho.

jueves, 1 de octubre de 2009

Ya es octubre


¡Qué obviedad! Eso ya lo sabéis... Muchos aguardarán novedades sobre mi caso y yo me decido a crear una entrada para informar de que el mes ha cambiado: ¡vaya chorrada! Sí, tal vez lo haga porque tengo tiempo, mucho tiempo, todo el tiempo...
Dentro de poco hará un año que me di de baja: ¡un año ya! ¡Y yo creí que iba a tratarse de un descanso mensual!
Hoy comenzaré a leer la nueva novela de Isabel Allende. Aparte de esto sigo con mi música y mis blogs. Como Radio Clásica me acompaña siempre, quiero que vosotros la oigáis. He estado tratando de averiguar cómo hacer para que suene la emisora en un blog. Una señora decía por ahí que había que tomar el código html y pegarlo "donde nos convenga": ¿qué es eso de "donde nos convenga", en una entrada? Porque revisando la configuración no he visto nada apropiado para insertar ese código...
He descubierto estos días que muchos profesores utilizan blogs como recurso en sus clases. Claro: ahora con tanto centro Tic... A propósito: tengo que decir que para los ciegos el Linux es un incordio porque los revisores de pantalla compatibles son mucho más malos que Jaws. Bueno, no he probado ninguno, pero lo imagino. Gnome trae Orca por defecto. Yo no lo he visto nunca, pero al ser libre intuyo que le faltarán muchas cosas con las que cuenta Jaws. Claro que es de código abierto y cualquiera puede mejorarlo, pero... En fin, a mí que no me quiten mi Jaws, así que en los Institutos en que esté trabajando me tienen que proporcionar un ordenador con Windows. Una compañera me llamó en una ocasión cerrada de mente: "tienes que abrirte a las nuevas tecnologías". ¡Qué graciosa! Primero, porque las pretendidas nuevas tecnologías son ya bastante viejas; segundo porque no se trata de abrirme, sino de contar con las mismas ventajas en un entorno y en otro. Si mi revisor de pantallas para Windows está más desarrollado y me permite usar el ordenador con mayor libertad, ¿qué quieres que haga? Además esta chica es un zote informático. ¡A mí me va a hablar de apertura! Yo que con 11 años ya sabía escribir a máquina y con 13 usaba el Writing Assistant... ¡Qué tiempos! Podríamos llamarlos "pre-jaws", pues Jaws ha supuesto una auténtica revolución para nosotros. Cuando salió el Windows nos preguntábamos qué iba a ser de los ciegos con tanto gráfico... Espero que propongan también una alternativa a las pantallas táctiles, visto que dentro de poco ya no será necesario ni siquiera escribir. ¡Con la de comandos que había que teclear antes!
Bueno, voy a pegar el código a ver si consigo que suene la radio; si no funciona, disculpad mi impericia. Francamente, no creo que tenga éxito. Si alguien quiere indicarme cómo va esto...
<embed pluginspage="http://www.microsoft.com/Windows/MediaPlayer/" align="middle" loop="true" volume="100" autostart="true" showstatusbar="true" src="http://rtve.stream.flumotion.com/rtve/radioclasica.mp3.m3u?875
"
type="application/x-mplayer2" height="46" width="200"><br/>
</embed>

jueves, 24 de septiembre de 2009

Una semana


Lentamente transcurre otra semana y mi situación sigue como hasta ahora. Bueno, no ha habido cambios por lo que a la Administración se refiere, pero puedo sentirme contenta por las consecuencias de la creación de este blog. Gracias a su inclusión en diversas listas de correo he contactado con gente muy valiosa, como con un abogado ciego que me está asesorando o una pianista, también ciega, que se plantea opositar al Conservatorio. ¡Oh, le deseo lo mejor! Es una persona increíblemente culta y muy preparada.
También he reavivado un antiguo contacto; se trata de una señora muy inteligente a la que conocí en un foro de alemanes que hablan o estudian español y españoles que se ocupan de la lengua de Goethe. Toda esta gente me ha brindado su apoyo incondicional y yo lo agradezco y lo hago constar aquí. Mis amigos siguen transmitiéndome el máximo afecto y mi familia es maravillosa, así que no estoy sola. Si no contara con todo esto, me habría derrumbado ya hace tiempo y carecería de fuerzas para, por ejemplo, centrarme en el blog. Pido disculpas por la mala redacción de los dos primeros mensajes, mas los escribí entre lágrimas. Sí, lo confieso: soy demasiado impulsiva. El jueves (¡vaya, mi cuaderno beligerante ya tiene una semana!) me invadió una desesperación tal que me dije: "He de darle cauce, he de desahogarme, tengo que hacer algo...". Y esto fue lo primero que se me pasó por la cabeza; como había aprendido poco tiempo antes a crear blogs motivada por el Tölzer Knabenchor...
Esto es mejor que ir a los medios de comunicación: puedo escribir con total libertad sin implicaciones demasiado grandes, sin que la cosa se me escape de las manos. Claro que lo contemplo como posibilidad, pero no para ahora. Confieso que cuando me llamaron de la Asesoría Médica diciendo que no aceptaban mi alta me dieron ganas de denunciar al inspector. Tal cosa es ilegal, o al menos yo lo creo así. La comunicación que me hicieron fue telefónica y un mes después me llamaron para obligarme a presentar partes de baja que fuesen continuación del último que ellos dieron por válido; con eso borraban la prueba de la no aceptación de mi alta. Insisto: me hicieron ambas notificaciones por teléfono. ¡Oh, qué mal lo pasé tras aquella primera llamada! Cuando colgué el auricular tenía la boca seca y me temblaban las manos. Pero apartemos recuerdos dañinos. Tal vez me calme evocando algún momento de felicidad, de los tantísimos que he vivido. Sí, soy una persona feliz: me paso el día riendo, cantando... Lo que ocurre es que ahora no me dejan, mas aun en este periodo de injusticias e incertidumbre trato de aferrarme a lo positivo y rebusco hasta hallar lo hermoso de cada cosa. Como indicaba al principio, los siete días transcurridos han resultado fructíferos y ahora puedo afirmar que la creación de este blog, que nació de una rabieta, no ha sido tan inútil como yo imaginaba.
Para consolarme musicalmente pedí ayuda a los Pequeños Conciertos Espirituales de Heinrich Schütz, con mis niños de Tölz, por supuesto. He de dar asimismo las gracias a Radio Clásica, que me acompaña diariamente.
Mañana iré a recoger mi título de Traducción. ¡Oh, cómo cambian las perspectivas! Cuando comencé a estudiar en la Universidad imaginaba que el ser licenciada era algo muy importante: todo un honor, un privilegio, una garantía de cultura y trabajo. ¿Quién iba a decir entonces a esa soñadora de 17 años que sus dos titulaciones superiores y su carrera administrativa no supondrían un freno para los propósitos de cierto inspector médico de la Administración cuyo único deseo consistiría en retirarla de la vida activa? No: esa utópica joven no se lo habría creído.
Cierro por el momento. Prometo manteneros informados y os agradezco vuestra paciencia.

sábado, 19 de septiembre de 2009

Reflexiones


Esta bitácora tiene menos de tres días de vida; comienza ahora a dar sus primeros tímidos, inseguros pasos por los motores de búsqueda. Sin embargo, vuestro apoyo y vuestro calor humano se han hecho ya patentes. Por eso quería escribir y deciros que en atención a vosotros y alentada por el ánimo que me transmitís no cerraré este diario. Además he de contar el final, que espero que sea bueno; y si es malo, con más motivo precisaré denunciarlo.
La única novedad por el momento es que un señor de la Consejería de Educación pensaba que yo había optado voluntariamente a la incapacidad, que quería jubilarme. Tal vez lo hayan engañado. Esto es el colmo: me hacen barbaridades y se da la imagen de que soy yo quien las busca. Albergo la esperanza de que algunas de las buenas personas que trabajan en nuestra administración educativa (porque las hay, sin duda) intercedan por mí y zanjen de una vez por todas esta injusticia. Mientras tanto me toca esperar, desocupada; soñar con un mundo mejor; refugiarme en la música... ¡Oh, menos mal que existe tal arte! Aprovecho para recomendaros mi otro blog, sobre el coro de niños de Tölz:
Bach es mi refugio en estos tiempos de incertidumbre, y sus Cantatas interpretadas por esos niños constituyen toda mi esperanza: mientras tales interpretaciones sean posibles, nuestro castigado mundo no habrá perdido su humanidad.
Los libros son otra vía de escape, y la tercera es escribir. ¡Qué suerte que exista Internet! Ahora resulta que he de dar las gracias al Ejército americano por tamaña invención; vaya, con lo pacifista que soy... Bueno, ellos encargaron Arpanet, pero no la crearon, así que agradezco a los científicos, informáticos y demás intelectuales. De todas formas, una red que interconectase los ordenadores hubiera terminado creándose, aun sin el Ejército. ¿Y esto a qué venía? Ah, sí: a que Internet me permite estar en contacto con mis queridos amigos, que andan lejos; muchos en el extranjero, sobre todo en Alemania. Queridos amigos: ¡cuánto valoro vuestro apoyo!
Y a vosotros, lectores de este blog, os doy las gracias primero por tener la santa paciencia de continuar leyendo en vez de invertir vuestro tiempo en tareas más productivas. Segundo, y fundamentalmente, por esas frases de ánimo que me hacéis llegar.
Continuaré informando.

jueves, 17 de septiembre de 2009

La encerrona


Éste es el tercer mensaje de la crónica que he comenzado hoy, mirad el principio en los anteriores.
Tanto mi Sindicato como compañeros de mi centro y amigos eran partidarios de que no me incorporase al puesto de trabajo si las condiciones iban a continuar siendo las mismas. Además, mi jefe de estudios y mi sustituta me hablaban consstantemente de los muchos problemas de disciplina. En el informe psiquiátrico que se me solicitó, el especialista escribió que para mi mejoría era preciso que se me adaptara el puesto de trabajo: apoyos, cambio de centro... La Administración no se pronunció en ningún caso y yo continué de baja, esperanzada en al menos conseguir la comisión de servicios para el año siguiente.
En febrero fui citada por la inspección médica de la Delegación de Educación de Cádiz. "No te preocupes, es un mero trámite" -me decían todos, pero ¡ay! ¡Qué equivocados estaban! El señor inspector médico, nada más verme, comentó con muy malos modos que mi problema no es la depresión, sino la ceguera, y que ahí sólo procedía enviarme al Tribunal de Incapacitación; jubilarme, vamos. Yo intenté replicar: comenté que la adaptación al puesto está regulada por ley, dije que compañeros míos gozaban de apoyos de la misma Administración, argüí que no podía ser retirada del puesto cuando cinco años antes había entrado, y ya era ciega... Nada sirvió. Sobre el apoyo me dijo que no se contempla y con respecto a las comisiones de servicio pronunció esta frase que se me ha quedado grabada a fuego: "¡olvídate de las comisiones de servicio! Aquí tenemos un puesto de trabajo y una persona que no puede desempeñar su trabajo en ese puesto". No me dejó hablar más. He de añadir que me trató con muy poca educación y con maneras rudas.
Dos meses después recibí una carta: "Se ha iniciado su expediente de incapacita´ción". ¿Qué significa eso, qué he de hacer? Me vi absolutamente perdida. Me tranquilizaron: "es sólo una notificación". Hablé a través de mi Sindicato con la persona que emitió el documento; claro, ella no sabía nada, le vino de Cádiz. LO comentamos con otros cargos en Educación: "¿no hay forma de detener ese proceso?". Al parecer no: una vez que se entra de lleno en la maquinaria burocrática, su engranaje te devorará. Porque los argumentos del inspector médico son descabellados e inverosímiles, pero al parecer él tiene potestad de mandar a la calle a quien se le antoje y nadie puede rechistar. Si no, ¿cómo se explica que un proceso tan burdo, tan falto de sentido común siga su curso? "El Tribunal te llamará" -me decían, como para acostumbrarme a que me resignara ante lo inevitable.
Solicité comisión de servicios y me fue denegada. Claro: parte implicada en el tema es la Inspección Médica de Cádiz, que ya me tenía echada la cruz. En junio solicité el alta. Tenía esperanzas de que en septiembre aceptaran mi recurso. El alta me fue denegada por el mismo inspector médico que pasó ya a formar parte de mis pesadillas más terribles. ¿Cómo denegada? ¿Quién es él para hacer tal cosa? ¿NO me ha diagnosticado mi médico de cabecera? Pues nada, al parecer no hay razonamiento que valga. En agosto me llamó por fin el Tribunal; bueno, una inspectora de Sevilla cuya misión fue recoger mi expediente y mis alegaciones y pasarlo todo al Tribunal. Ahora estoy en espera de que dictamine. Por otra parte, en septiembre también me fue denegado el recurso para la Comisión de Servicios bajo el razonamiento de que la ceguera no me iba a desaparecer aunque me cambiaran de centro. ¡Brillante razonamiento, sí señor! Estimados inspectores médicos con todos vuestros galones: ¿he pedido acaso que se obre un milagro, que una mano divina me devuelva la vista? Sólo me conformo con que se me adapte el puesto de trabajo, algo regulado por ley, pues debido a mi ceguera tengo más dificultades que el común de los mortales en un instituto aislado y sin recursos, en un pueblo sin muchas comunicaciones, etc. Estos argumentos los entiende hasta un niño de párvulos. ¡Qué pena que hayamos desterrado del lenguaje una palabra tan hermosa, tan latina! YO seguiré usándola, me niego a sustituirla por "los de infantil".
Ahora continúo de baja. En realidad no sé si puedo darme de alta o si he de esperar a que el Tribunal decida si me eliminan o no del selecto mundo de la clase activa. Además, después de lo acontecido, tampoco tengo ánimos para volver a Guadalcacín. Allí me espera ahora cadena perpetua, pues de aquí a que reúna puntos para conseguir un traslado... Las comisiones de servicio me van a ser siempre denegadas, por lo que veo; y los recursos de ese instituto y de esa zona no van a mejorar.
He creado este blog simplemente porque necesito desahogarme, necesito contar mi historia, necesito que todos sepan que conmigo se ha cometido una gran injusticia. Ellos llevan a gala la igualdad, la no discriminación, la apuesta por los más desfavorecidos. Ellos hablan de educación para la paz y la ciudadanía; se les llena la boca de sintagmas rimbombantes que engañan a los incautos. Sabed, sin embargo, que todo eso es mentira; sólo figura en sus documentos, en los periódicos, en la tele y la radio porque da votos, pero a la hora de la verdad no se aplica. A mí me quieren jubilar por ciega: ¿dónde encaja eso en un país en que se suponen la igualdad y la no discriminación?
No sé qué hacer, odio tal incertidumbre. Por culpa de estos iluminados de la Administración voy a enfermar gravemente. Me han cortado las alas, me han repudiado, denigrado...
Bueno, dejémoslo aquí. Seguiré informando sobre posibles novedades, que espero que ocurran y que sean buenas.

El destino definitivo


Advierto que este mensaje es continuación del de más abajo. Lo digo porque luego van a salir cronológicamente al revés.
Como mencioné antes, en Granada me encontraba muy bien porque podía continuar formándome. Durante esos cuatro años de mi primera etapa laboral, la del destino errante, me dio tiempo de estudiar Traducción por Alemán, de presentarme por libre a 3º y 5º de la Escuela de Idiomas, también, y cómo no, por alemán y de sacarme
el ZMP en el Goethe-Institut. Además me apunté en un corito amateur, amplié mi círculo de amigos, etc. EN general esos años fueron felices, aunque hube de soportar incomodidades: al vivir en un lugar muy céntrico, pasaba muchas noches durmiendo mal por culpa de los jaleos de botellonas y demás juergas estudiantiles. En el trabajo hubo sus más y sus menos, claro está, pero yo me lo tomé con filosofía y además mi vida paralela compensaba todos estos agobios.
En abril de 2008 oí por primera vez el nombre de Guadalcacín, pedanía jerezana que había pasado a ser mi destino definitivo. Tal conocimiento me hizo verter algunas lágrimas: no quería dejar a mis adorados amigos, mis posibilidades de formación; no quería empezar de nuevo en un lugar desconocido... Pero pronto me llené de esperanzas. Había solicitado una comisión de servicios, que me fue denegada por anunciárseme que la normativa había cambiado y que tenía que pedirla en mayo por razones de salud propia. No lo hice: había solicitado también, y por segunda vez, una plaza de profesora visitante en Alemania. Albergaba muchas esperanzas de que me la concedieran. ADemás ese año tuve que participar en el concurso de traslados y estaba ya harta de tanta burocracia, así que dejé pasar una oportunidad única, ya contaré por qué.
No fui seleccionada para lo de Alemania; tampoco lo he sido este año, que lo he vuelto a intentar por tercera y última vez. Habrá otros medios de alcanzar ese maravilloso país. Resignada y con esperanzas, como la primera vez, me encaminé a mi plaza definitiva. "Total -me dije-, está cerca de Jerez; hay autobuses... Así vivo en un pueblo tranquilo". Mi ilusión se renovó al conocer la que iba a ser mi casa: amplia, con mucho espacio... Pero ¡oh, fatalidad! A los pocos días de mi estancia allí pude percatarme de que el servicio de autobuses no era frecuente y de que, a pesar de los pocos kilómetros existentes entre Guadalcacín y Jerez, el recorrido para llegar al centro duraba casi una hora. Sí, daba un rodeo por todos los barrios. El precio del taxi Guadalcacín / Jerez es abusivo, un día tuve que pagar 17 euros.
En mi Instituto los problemas de disciplina eran graves. Los alumnos tratan a los profesores nuevos como advenedizos que no tienen nada que decir, "¿qué sabrán ellos, que están de paso y ni conocen el pueblo?" -pensarán. Tuve que sufrir el comportamiento chulesco de muchos chavales, y además algo nuevo: las amenazas. "Oye, que sé dónde vives" -replicó uno cuando lo advertí de que iba a tomar medidas por su mal comportamiento. Hasta entonces había vivido en Granada y mis alumnos en pueblos; ahora, por primera vez, me veía rodeada de ellos en todo momento, acosada, vigilada... Porque, en un lugar tan pequeño, sólo me topaba con alumnos, madres de alumnos, abuelas de alumnos... "Ahí viene la maestra" -cuchicheaban las viejecitas al verme pasar; tal vez sin mala intención, pero a mí me chirriaba. No faltaban las consejeras, ésas que creen tener las soluciones para tu vida presente y futura: "¿y tú por qué vives sola? ¿Tú por qué no eres pensionista? ¡Ay, muchacha, qué lástima!". La atmósfera se tornó irrespirable y mis posibilidades de expansión se vieron truncadas en aquella aldeíta.
Intentamos solicitar una persona de apoyo para la lectura de exámenes y documentos, además de para controlar un poco la disciplina en las aulas. Se nos denegó. "No se contempla" -fue la respuesta. Sin embargo, mi compañero de Granada tuvo la suerte de permanecer en su pueblo a pesar de que lo habían destinado por Almería (destino provisional, pero en cualquier caso pudo alegar la ceguera para no ocuparlo). Además él sí pudo disponer todo el curso de una persona de apoyo que lo asistía en clase diariamente.
La ONCE de Jerez no cuenta con el servicio de voluntariado que ofrece la de Granada, así que de golpe me vi sola y sin nadie para asistirme en la lectura de documentos o en cualquier otra cosa que pudiese precisar. Las tardes, cuando volvía del trabajo, las pasaba sola en casa, rumiando mi tristeza. A comienzos de octubre no podía más. Unos días después, aconsejada por familiares y amigos, decidí pedir una baja para reposar un tiempo. NO era cuestión de morir en el intento: ¿quién me lo iba a agradecer luego? Llevaba días sin dormir, llorando por motivos nimios, había perdido la alegría y una angustia continua me oprimía el pecho. "Depresión", dicen los especialistas. El 23 de octubre comenzó ese pretendido descanso de un mes que todavía continúa, pero no nos precipitemos.

Andadura de una profesora ciega






Potenciales lectores:
Después de este mensaje puedo abandonar el blog, pero tal vez no lo haga porque me ha costado lo suyo averiguar la forma de enviar entradas por correo electrónico, aun habiendo empleado el procedimiento en un blog anterior. Pero vamos al grano:
Mi andadura profesional como enseñante de Secundaria comenzó en septiembre de 2004. A mis 24 años aprobé las Oposiciones y me encaminé con cara de despiste, incertidumbre y esperanza a mi centro de destino: ¡mi primer trabajo! Yo había estudiado la carrera en Granada y allí me había hecho con buenos amigos. Además disponía de muchos recursos por parte de la ONCE, como unos estupendos instructores tiflotécnicos (los expertos en adaptaciones para ciegos como aparatos especiales o bien programas informáticos que nos posibilitan o facilitan el uso del ordenador). Además ya podía orientarme más o menos en un sector de la ciudad. MI sentido de la orientación es caótico, lo cual no significa que lo sea así para todos los ciegos: conozco verdaderos linces. Lo que quiero decir con todo esto es que para mí el traslado a un lugar desconocido supone una odisea y el periodo de adaptación puede ser largo. Además los ciegos necesitamos estar en una ciudad con una serie de servicios, o bien en un pueblo con buena comunicación de autobuses. Lógicamente, al no poder conducir un vehículo propio nos quedaríamos aislados en una aldeíta, no podríamos realizar ni lo más elemental: sacar dinero del Banco, ir al médico, etc. Por eso me trastornó un poco saber que la localidad en que debía enseñar distaba casi 60 kilómetros de Granada y sus comunicaciones eran más que deficientes. Se trataba de Montejícar, un pueblecito de los Montes Orientales. Sin embargo, cuando llegué allí me enteré de que existía la posibilidad de acogerme a un turno de coches; así que, con un poco de dificultades y adaptándome a los horarios ajenos, pude efectuar mi sueño de vivir en Granada. El siguiente año permanecí en el mismo pueblo y conseguimos que el voluntariado de la ONCE de Granada se dedicara también a la lectura de exámenes y ejercicios, así que en ese aspecto todo fue bien. En cuanto a los alumnos, lo de siempre; cualquier profesor de Secundaria o toda persona con los ojos un poco abiertos sabe cuán caóticas son las aulas y cuán deficiente el sistema educativo de nuestro país, que abocará a la sociedad a un inevitable suicidio cultural. No es cuestión de meterme en el tema, tan manido por otra parte, aunque tendría que haber más gente que lo denunciara. Yo ahora no puedo hacerlo porque quiero cumplir mi objetivo.
El siguiente año me trasladaron a Armilla, aún de destino provisional. Me encantó porque se trata de un pueblo bien comunicado con Granada; podía ir y venir con autobuses, pero mis compañeros casi no me lo permitieron nunca: fueron amabilísimos y me trasladaron en su coche. Ese año fue el mismo en que un compañero
mío andaba por la provincia de Cádiz y era acusado por un inspector de Educación de "incapaz", alegando como única razón su ceguera. Él tuvo suerte: le pusieron una persona de apoyo de la ADministración y desde entonces no ha dejado de tenerla. Yo disfruté de este servicio mi cuarto y último año granadino, cuando me desplazaron a La Malahá. La perspectiva me agobió pues, si bien a pocos kilómetros de Granada, carecía de comunicaciones. Por suerte mis amabilísimos compañeros acudieron una vez más en mi ayuda. ¡Ay! De no ser por ellos...
Los jueves y viernes iba una persona de apoyo asignada por la Administración para ayudarme con la lectura de exámenes y ejercicios y también para poner un poco de orden en las aulas. Lógicamente, los alumnos abusan de mi ceguera y aprovechan el poder que les otorga sentirse impunes. A veces resulta imposible controlarlo. Cuando pido a los demás que me digan el nombre de los culpables del desorden colectivo, se niegan atendiendo a una incomprensible omertà, a un pacto de fidelidad hasta la muerte: "¡yo no voy a ser un chivato!". Recurro a la sanción colectiva, pero eso carece de efecto porque al final el castigo no se aplica. Confieso que a veces me he sentido impotente y me ha horrorizado ver en qué manos dejaremos el país. Pero estaba con mi profesora de apoyo:
los tres días que no acudía a mis clases iba al centro donde ejerce mi compañero ciego, que se encontraba en un pueblo cercano al mío. Por tanto, he de decir que me fue muy bien en cuestiones de intendencia.
Pasemos ahora a mi adjudicación de destino definitivo. ¡Uy! Esa expresión siempre me ha sonado a encierro, a condena por largos años, a esposas... Pensaréis que estoy loca, pero lo mismo me ocurrió en cuanto aprobé las Oposiciones y alguien me dijo: "¡qué bien, un trabajo para toda la vida!". Parecía que me hubiesen atado a la Secundaria con inextricables grilletes. Ya sabéis: yo quiero hacer muchas más cosas, formarme, continuar avanzando y, si fuera posible, buscar otro trabajo; y, si aún fuese posible, en Alemania: es mi Traumland, como dicen allí; mi país soñado, aquél donde quisiera vivir siempre. ¡Qué ambiente musical, qué cultura, qué educación la de sus gentes!
Pero creo que voy a cerrar este mensaje e inicio otro, si no va a ser demasiado largo.

Introducción


Éste es un mensaje de prueba, para ver si he conseguido configurar correctamente mi segundo blog, de contenidos tan diferentes al primero. Una gran injusticia me ha llevado a crearlo y espero que sirva de algo, al menos como desahogo. Será explicada en próximos mensajes. Por ahora me limito a dejar claros mis objetivos: esta bitácora me servirá como especie de diario. Abordaré temas que me interesen particularmente y quiera compartir o bien aprovecharé este cauce para denunciar injusticias que me hayan ocurrido y que puedan suceder a otros en mis circunstancias. Ése era el objetivo inicial, así que continuará siéndolo.
Puesto que el asunto del mensaje es "presentación", aprovecho para presentarme: tengo 29 años. Soy ciega debido al oxígeno a presión de la incubadora que quemó mi retina. Adoro la música denominada clásica pero que abarca desde la Edad Media a nuestros días, aunque mis periodos preferidos son el Renacimiento, el Barroco y el Clasicismo, con especial atención en Bach. En cuanto a los criterios interpretativos, apuesto por los instrumentos originales y los coros de niños, sobre todo por mi admiradísimo Tölzer Knabenchor. Pero pasemos a mi curriculum: he estudiado Filología Hispánica y Traducción e Interpretación por Alemán, mas me presenté a las Oposiciones de Secundaria por Música y las aprobé en 2004. Los estudios de Traducción los cursé después, cuando estaba trabajando en Granada, pues mi sueño es buscar otra ocupación, teniendo en cuenta lo mal que está la enseñanza hoy en día. Cuando leáis mi siguiente mensaje, entenderéis más aún la urgencia de mi deseo. Bien: para no haceros esperar mucho, cierro esto y vamos directamente al objetivo de la creación de este blog.