(El reproductor de audio puede detenerse pulsando la tecla Escape o parándolo en el icono de abajo)

viernes, 24 de diciembre de 2010

Nuestro concierto de ayer


Ayer fue un día de emociones intensas. Hm, me ha resultado una frase algo tópica, pero cuando el tópico responde a la verdad... Por la mañana estuvimos ensayando dos horas y media en el auditorio; los primeros treinta minutos viendo cuestiones de colocación y organizando nuestra salida al escenario. Aun así dio tiempo de repasar todo el programa menos la segunda parte del "Laudate pueri dominum" de Mendelssohn, que se revisó por la tarde porque faltaba una de las solistas.
A las seis, es decir, una hora antes del concierto, ya estábamos convocados pero dio tiempo a poco porque se nos avisó en el último momento de la retirada de uno de los coros del encuentro: el director había tenido un hijo aquella mañana (Puer natus in Granada). Ambos conjuntos participantes tuvimos que estirar el programa: nosotros añadimos una pieza navideña holandesa y otra granadina armonizada por Juan Alfonso García.



El primer coro era de personas mayores y entonó villancicos populares; nosotros no pudimos verlo, obviamente: mientras actuaba nos dedicamos a vocalizar y a perfilar los últimos detalles. "Rrrrío, rrrrío, rrrrrío, bella rrrosa purpuriiia [¡ay, qué sequedad de garganta; y al concierto no voy a poder llevar la botella de agua], dinonnn danonnnn dinonnnn danonnnn [¿me dará tiempo de ir al baño?], rrrío rrrío rrrío rrrío [¡madre mía, un La agudo! Si hago eso ahora me destrozo la voz justo antes del concierto]".
¡Por fin! La fanfarria de don Manuel anuncia nuestra inminente aparición. Ya salimos cantando una pieza en hebreo que el coro podría adoptar como himno, pues suele acompañar frecuentemente sus inicios. El efecto de la entrada no pudo apreciarse bien porque el público, en lugar de esperar al director, aplaudió desde que empezamos a salir. Es bueno llegar cantando, templa los nervios.
El concierto salió mucho mejor de lo que yo esperaba. Mi atención tiene que triplicarse porque, obviamente, no veo los gestos del director. Los inicios son fáciles, me guío por la respiración de los compañeros. En cuanto a la dinámica, como la hemos trabajado en los ensayos... No recordé sin embargo que dijimos que íbamos a acortar el fortísimo "Halleluja" de "Am Neujahrstage" y mi voz se quedó resonando sola, pero callé rápidamente. En la tercera estrofa del Coventry Carol hubo un problema general, no sé a qué pudo deberse; yo estaba pendiente del dibujo del arpa para ir sobre seguro, pero en mi posición apenas la oía... ¡Si incluso me costaba distinguir la línea de las mezzos! Y la de las altos, no digamos. ¡Oh, qué bien lo hizo Ceterni Fernández, la joven arpista! ¡Enhorabuena!

Curiosamente, la garganta no se me resintió y además no estaba nerviosa en absoluto, lo que me permitió disfrutar del canto. Dicen mis padres que no paré de mover la mano marcando el ritmo y que me giraba hacia el lado: ¡Uf, ni me di cuenta! Temían que en algún momento me volviese de espaldas. ¡Y yo sin advertirlo! Llevaba el Braille Lite (un anotador pequeño con línea braille) más que nada por seguridad; bueno, sí: me fue necesario en el texto de "this little babe". Las demás piezas las sabía de memoria, pero en algunas quería ir revisando la partitura y en otras el texto; como es obvio, los ciegos no podemos leer ambas líneas simultáneamente.
La ovación fue grande y al final cantamos ambos coros el "Noche de paz". Tuve que memorizar la letra en español en el último instante, pues no estaba previsto... Sí, hijos: yo me sé este villancico en su idioma original, "Stille Nacht, heilige Nacht"... Cuando lo canto en otro me suena a impostura y no me gusta tanto... ¡Eso que hay traducciones y versiones como para que me haya habituado! Pero nada: yo quiero interpretaciones próximas a la original de Gruber, con ese aire salzburgués... Ésta, por ejemplo.
Palomares, el director, nos dio a continuación un discurso muy emotivo. Dijo que reflexionáramos sobre nuestras quejas por el excesivo trabajo y el estrés que implica la preparación de eventos como éste, pero que con ello nos brindaba una oportunidad tal vez única y que, si iban a ser maestros, tenían que plantearse retos de esa clase porque el futuro de la música está en las escuelas y en sus manos; si no luchan, todo está perdido... Nos agradeció el esfuerzo y nos pidió que aspiráramos siempre a algo mejor, pues incluso los coros profesionales han de superarse día a día: "la música nunca está hecha". Y luego concluyó diciendo que ya no iba a dar más conciertos con el Coro de la Facultad de Ciencias de la Educación. ¿Cómo? ¡Con lo que me había ayudado la experiencia! Ahora que acabo de empezar lo deja... Afloraron lágrimas a mis ojos. Todo ocurrió en unos pocos segundos, una cadencia suspensiva del habla que, afortunadamente, tuvo final feliz: "[...] en este año". Un suspiro de alivio y un "Aaaaaaah" salió de todas las bocas y después aplaudimos con ganas. "No os vayáis, que quiero despedirme de vosotros uno a uno". ¡Qué hombre tan humano! ¡Cuánta pasión, cuánto amor pone en lo que hace! ¡Cómo aprecia a sus alumnos! En clase nunca se enfada, aunque tenga motivos sobrados para ello: falta de atención, de estudio, etc. Echa la bronca en el mismo tono que emplea para indicarnos que vayamos al primer compás del segundo sistema... ¡Y se gana el respeto de todos! "Cuando estéis en clase con los niños, no gritéis que os infantilizáis" -comentó en una ocasión. ¡Ay, hijo mío! Si yo me callase esperando que esa actitud produjera silencio en mis alumnos, se pasaría la hora y ellos, tan felices con su cháchara sin interrupciones del plasta del profe. De hecho, ya me ha sucedido varias veces. Igual en la primaria se puede controlar eso mejor, se los puede llevar al orden más fácilmente que en los niveles a los que yo imparto... ¡Señor Palomares, asesóreme! Quisiera ser como él: siempre paciente, siempre sonriente... ¡Gracias, muchas gracias por transmitir tu amor por la música y el canto coral a generaciones de jóvenes!
Os deseo a todos unas muy felices fiestas.

martes, 21 de diciembre de 2010

Tres veces en el Falla


En menos de una semana voy a acudir tres veces al Auditorio Manuel de Falla, ¡y la tercera como una de las cantoras! Sí, parece increíble. Como sabe quien me conozca o quien haya leído mi otro blog y partes de éste, adoro el canto coral. Aquí en Granada he estado en un coro amateur, pero se disolvió; este año llevaba ya tiempo queriendo formar parte de uno, y me recomendaron el de la Facultad de Ciencias de la Educación. Asistí pues a un ensayo a comienzos de noviembre, en principio iba a estar de oyente hasta que diesen el nuevo repertorio en enero; pero como conocía o sabía parte de lo que cantaban, o si no lo aprendía rápidamente, me integré sin problemas. El 23 habrá en el Falla un encuentro coral de tres agrupaciones, con música relativa a la Navidad. La segunda parte es entera nuestra y en el programa hay mucho para voces blancas (piezas originariamente escritas para niños que aquí haremos las mujeres), como dos fragmentos de "A Ceremony of Carols" de Britten, "Veni Domine" y "Laudate pueri dominum" de Mendelssohn, "Dancing day" de Routter...
¡Oh, qué terapéutico es el canto coral! Este trimestre he atravesado una mala racha; un periodo de vacío, abulia y TAEDIUM VITAE. Digamos que me faltaban alicientes, asideros, metas... Desde que me integré en el coro empezó a operarse un paulatino cambio y ahora puede decirse que he vuelto a ser moderadamente feliz. La felicidad suprema es un bien cada vez más escaso a medida que uno va creciendo, tal vez porque ganamos en madurez y conciencia de lo que nos rodea. Dicen que los tontos son muy dichosos... Cierto: ahora esa plenitud, esa satisfacción con la vida y lo que nos ha tocado en suerte hemos de ganárnosla a pulso; no nos viene dada: hay que buscarla, reconocerla, aprehenderla... Pero estaba hablando del coro. Cuando uno atraviesa periodos de desánimo, la audición pasiva de música sirve de poco porque, por muy bella que ésta sea, parece no penetrar dentro de nosotros, no hablar nuestro mismo lenguaje. En cambio, una implicación activa nos sumerge en la obra, nos hace sentir parte de ella y, al requerir más concentración, nos permite aparcar los pensamientos negativos y las inútiles obsesiones recurrentes.
Es de rigor que exprese mi más sincero agradecimiento a José Palomares Moral, director de este coro y gran maestro y educador. ¡Cuántos como él hacen falta en este cada vez más insulso, frívolo y amusical mundo! Me duele que haya personas inmunes a su entusiasmo y que no sepan apreciar sus enseñanzas... O igual sí, aunque ahora no sean conscientes; la semilla está sembrada.
Mi primera visita al auditorio fue el pasado sábado, para ver 4 Cantatas del magnífico Oratorio de Navidad de Bach interpretadas por la Orquesta Ciudad de Granada y su coro. Ambas formaciones nos tienen acostumbrados a una gran calidad y no me han defraudado tampoco ahora. No comparto algunas cuestiones estilísticas como la ralentización tan grande de los tempi en los finales, más propia de visiones romanticonas del Barroco. También prefiero que las diversas frases que integran los corales luteranos vayan unidas y no cortadas con esas pausas tan grandes, si acaso a veces un pequeño ritenuto... Los solistas en general bien, aunque el tenor defendió mejor las arias que los recitativos del evangelista. Salió airoso del "Frohe Hirten" de la 2. Imagino que todo tenor que haya de afrontarla proferirá algunos improperios al espíritu del pobre Bach. El gran Kantor trataba a las voces como instrumentos y a veces les imponía unos pasajes tiránicos. ¿Qué tal llevarían aquello los pobres chicos de la Thomasschule?
A la contralto se la comía un poco la orquesta. Tenía buen timbre, pero andaba regular de potencia.
Mi segunda visita al Falla ha tenido lugar esta noche: se anunciaba el Mesías de Händel con el coro de niños checo Boni Pueri. Sin embargo, los pequeños cantores no han podido acudir por algún tipo de rencillas entre el director del coro y el del conjunto instrumental, en este caso Musica Bohemica. Al final han venido coro y orquesta de Musica Bohemica y han interpretado sólo unos números del oratorio haendeliano. Aunque hagan una selección, no veo bien que cercenen partes que van unidas, como el aria con coro "O thou that tellest good tidings to Zion"; la parte coral la obviaron. Lo mismo ocurrió con el aria de bajo "Why do the nations so furiously rage", el coro de después desapareció; y a mí que me lo pide el cuerpo... En cuanto al aria "The trumpet shall sound", no hicieron la parte central y consecuentemente tampoco el da capo final. Los solistas no me convencieron en absoluto: la contralto no impostaba bien la voz y los graves le quedaban deprimentes; la soprano, entre otras cosas, tuvo serios problemas en el aria "rejoyce greatly", no sólo con la coloratura, sino con el tempo: supongo que los nervios la llevaban a correr; el timbre del tenor tampoco me llenó y el bajo... En el "Why do the nations" sonaba hueco e inexpresivo y en el "The trumpet shall sound" inventaba el inglés; igual en otras también, pero como aquí conozco todo el texto pude apreciarlo. Además no atendían a la ornamentación barroca; cuando adornaban algo, resultaba poco apropiado o insulso. Hubo partes que transmitían una impresión de estrés, como el "Alleluia"; otras resultaban demasiado mecanizadas. En general, parece que estos señores no viven la obra, no la sienten o al menos no transmiten esa emoción que deberían experimentar al ejecutarla.
Al comienzo hubo gente que estaba dispuesta a aplaudir tras cada número; luego se dieron cuenta de que "hasta el final no es", pero claro: ¿cómo averiguar cuándo llega el final? Después del poco convincente y dudosamente exultante Alleluia hubo aplausos; se entiende por el significado y porque concluye la segunda parte, aunque ellos no lo sepan. ¿Pero y el que se produjo en el "For ever and ever", justo antes del Amén? ¿Quién puede creer que esa cadencia es una conclusión? Desde luego, alguien que oye la música como quien oye llover, pues si no no se explica.
La ovación final no fue muy larga, no dio tiempo porque enseguida salieron orquesta y coro para ofrecernos el "Adeste Fideles" con canto del público incluido. Luego el director nos felicitó la Navidad en español y yo lamenté no saber dar las gracias en checo.
Relataré cómo se da nuestro concierto el jueves.

sábado, 30 de octubre de 2010

Documental sobre Savall

Se emitió en la 2 y se centra en la grabación de un nuevo disco con música en el entorno de los Borgia.
 

lunes, 4 de octubre de 2010

¡Otra sorpresa musical en Osuna!


Ya me avisó Becky, de Acfea. Ayer dieron un concierto en mi pueblo el coro y la orquesta de cámara de la MLC school, un colegio metodista para niñas de Sidney en el que la música representa parte importantísima de sus enseñanzas, como pudimos comprobar: ¡qué nivel el de ambas formaciones! Exceptuando el Concerto Grosso Op. 6 de Händel, las obras que nos ofrecieron fueron compuestas por profesores del colegio.
Destaco el empaste del coro, que me recordó mucho a Anima con la salvedad de que el de la MLC está únicamente constituido por voces femeninas. Fueron muy interesantes las piezas vocales interpretadas. A mí me encantaron el Jubilate Deo de Xabier Sarasola y el Rainchant de Paul Stanhope, con imitación de gotas de lluvia incluida. En cuanto a las piezas instrumentales, me impresionaron el solo de violín y el de cello. ¡Madre mía, qué bien tocaban las niñas! La violinista expresó un gran sentimiento al interpretar la compleja pieza, abundante en armónicos, y la violoncellista hizo gala de un enorme virtuosismo. También es digno de mención el concierto para contrabajo de James Humberstone: ¡rara vez he escuchado a este instrumento actuando como solista!
El grupo está ahora de gira por España, os proporciono toda la información porque merece la pena. Os recomiendo que asistáis, si os es posible.
Las integrantes del coro y la orquesta de cámara de la MLC constituyen otro ejemplo de cuán beneficioso es dedicarse a la música desde niño y de cómo se logran resultados espectaculares con una buena educación. Congratulations, girls, and have a good stay in Spain!

MLC School Choir and Orchestra en España.
Concerto Grosso Op 6 Händel

This is my Home - Katy Abbott

Song of Life - Matthew Hindson

Enyato and Ecstatic Dance - Ross Edwards.

Miniature Concerto for Double Bass - James Humberstone

Morning Star - Paul Stanhope

Jubilate Deo - Xabier Sarasola

After Night - Peter Sculthorpe

Sacred Intermezzo - Ross Edwards

Rainchant - Paul Stanhope

Sat Sep 25 BARCELONA
7:00 pm Mass participation in Barcelona Cathedral
8:00 pm Concert in Barcelona Cathedral


Wed Sep 29 GRANADA
8:00 pm Concert in Granada Cathedral


Sun Oct 3 CORDOBA
12:30 pm Concert in La Colegiata


Thu Oct 7 TOLEDO
8:00 pm Concert in Convento de Santa Ursula


Sat Oct 9 EL ESCORIAL
6:30 pm Carillon recital
7:00 pm Mass participation followed by
Concert in Real Monasterio San Lorenzo de Escorial


Sun Oct 10 MADRID
12 noon Mass participation in Madrid Cathedral


Tue Oct 12 BURGOS
1:30 pm Mass participation
8:30 pm Concert in Capilla Santa Tecla in Burgos Cathedral


Wed Oct 13 SAN SEBASTIAN
8:30 pm Concert in Buen Pastor Cathedral


http://www.spain.embassy.gov.au/madrcastellano/events.html

viernes, 30 de julio de 2010

Buenas fotos de viajes

MI padre ha colgado en Panoramio gran cantidad de fotos que quizás puedan interesaros. Hay muchas de nuestros viajes, otras se efectuaron por aquí cerca... En fin, gran variedad. Os paso el enlace:
 

jueves, 29 de julio de 2010

Crónicas austroalemanas









Ya he vuelto del primer viaje, a mi pesar. Sabéis cuán grande es el amor que profeso a estos países, cómo adoro la Naturaleza, los bosques, los lagos... Ahora, al calor y la aridez de mi pueblo, me faltan los baños en aquellas frescas, cristalinas aguas; la umbría de majestuosas hayas con raíces forradas de musgo y hojas de encajes; los paseos por aquellos paisajes de ensueño; y, cómo no, la gente, tan amable, tan educada y siempre dispuesta a ayudar, a regalarte su sonrisa y obsequiarte con su exquisita cortesía. Sé que mi meta es Alemania, y sobre todo Baviera: he de mudarme allí definitivamente. ¿Cómo, cuándo? Ni idea, pero aquellos lugares me llaman. La primera vez que tomé contacto con ellos me sorprendí ante la materialización de un sueño: el mundo que buscaba, mi utopía estaba allí. ¿Cómo no me había percatado antes de su existencia?
Hallstatt es preciosa, y nuestro hotel se encontraba en un sitio privilegiado, miradlo. Llegamos a las once y veinte de la noche y no se escuchaba un alma. Nuestra habitación daba a la cascada, así que dormíamos con el apacible ruido del agua. Por la ventana se colaban las hojas de un arce.
Nuestra primera estación fueron las minas de sal. ¡Qué divertidos los toboganes! ¡Y qué fresquito allí dentro! Porque ese día hizo calor; nos cogió la ola. Recibí de regalo una gran piedra de sal y un salerito pequeño.
Después de comer me bañé en el lago: ¡qué maravilla! Lamento vivir en un sitio donde no haya estas cosas, porque la playa no me gusta mucho: sal, arena, paliza de calor... En cambio un baño en las aguas refrescantes de lagos de montaña es lo más hermoso que existe; además sale una nueva, revitalizada.
Otro día, otro lago: el de Gosau. Es más alto, más natural y estábamos más encajonados. Encontramos un sitio perfecto, idílico para bañarnos, y además estábamos solos. Permanecí en el agua largos ratos.
¿Qué lago tocó la siguiente jornada? ¡El Traunsee! Eso fue después de subir al mirador de los cinco dedos. Luego nos pasamos por el castillo que hay cerca de Gmunden y tomamos un café en una terraza con el lago allí, oyendo los patos. Después comimos en Bad Ischl. También hizo bochornillo.
Siguiente estación: el lago de St. Wolfgang, el último del Salzkammergut que disfruté. Me quedan otros 66, así que tengo que volver varias veces para apurarlos todos. Por la tarde, regresando, empezó a llover y la tormenta duró bastante. La cascada de nuestra ventana iba crecidísima.
Día 18: viaje a Viena. Esa ciudad tiene gran significado para mí, porque fue la consecuencia última de que aprendiese alemán. Yo quería hacerlo desde que era pequeña; por la música, por Mozart y Bach; pero en 2003 tomé la determinación cuando mi tía me comunicó que al mes siguiente iríamos ambas una semana a Austria. No necesitábamos usar el idioma porque viajábamos en grupo, pero yo decidí que ya había llegado la hora, que quería comunicarme con la gente. Pedí a la ONCE la única Gramática con enunciados en español, que resultó ser de 1944, y me puse con ahínco a copiar todo lo interesante, pues tenía que devolverla. Contaba con un mes de plazo, así que no hice otra cosa; hasta tal punto que llegué a soñar en alemán. Fue hermoso que la primera persona que me hablara en este idioma lo hiciera para ofrecerme propaganda de un concierto de música clásica, uno de estos señores vestidos de Mozart que andan por el Hofburg. Lo entendí todo, ante el asombro de mi tía, y eso me dio confianza. A lo largo de la semana vi que mi esfuerzo había dado sus frutos. Además estaba conociendo un mundo nuevo, la materialización de mis anhelos y fantasías. Por amor a él estudié su idioma con más ahínco. ¡Cómo me ha cambiado la vida! ¿Quién iba a decírmelo?
Ya me estoy yendo por las ramas. Nuestro hotel en Viena estaba al lado de la Postsparkasse, de Otto Wagner. Era un edificio de oficinas, con más plantas. Teníamos una amplia habitación y un gran balcón. La ciudad nos la pateamos, llegamos incluso al Prater. En la Peterkirche pudimos disfrutar dos conciertos de órgano. ¡Ay, qué rico está el Apfelstrudel de la confitería Demel! Es el dulce más exquisito que he probado después del Bienenstich del Café Schüler en Bad Tölz (eso es ya sublime). Una tarde visitamos Grinzing, donde en uno de los Heurigen comimos con valses en directo.
21 de julio: salida para el Königsee, un paraíso en Baviera. Llegamos sobre la una, y nuestro hotel, una vez más, tiene un sitio emblemático, miradlo. El Biergarten de al lado lo frecuentamos muchísimo, claro está, y el último día ofrecí comida a los patos, que se dieron un banquetazo de patatas fritas y un trozo de Brezel ofrecido por la camarera al ver mi actividad.
22 de julio: tomamos el barco hasta el Obersee, donde me bañé, claro. ¡Qué sitio! Oh, es impresionante lo del eco, os regalo un vídeo de alguien: ¡atención! Ver vídeo. Luego volvimos a St. Bartolomä, ¿y qué hice? Obvio: bañarme.
23 de julio: vuelta a Salzburgo después de siete años. Esta vez entré en la casa natal de Mozart y visitamos la fortaleza. ¡Ay, qué hermosos los jardines de Mirabell! Llovió por la tarde, precisamente cuando estábamos recorriéndolos; pero como ya prácticamente era la hora de volver, no nos molestó. Más temíamos al calor, del que nos libramos en Viena (la ola nos pasó rozando). Ah, olvidaba: en ambas ciudades me impresionó el alto nivel de los músicos callejeros.
Si me conocéis un poco adivinaréis qué compré: una escultura de Mozart, que he colocado junto a la que tengo de Bach, para que se hagan compañía.
Día 24: lluvia, lluvia, lluvia; tanta que nos dio pocas opciones. Visitamos la destilería del famoso licor de genciana y Berchtesgaden, hermoso pueblo. Por la tarde, a pesar de todo, hicimos el Wimbachklamm, pero nos pusimos chorreando.
25 de julio: se nos quedó pendiente un desfiladero que no pudimos ver el día anterior, el Almbachklamm. ¡Qué belleza, qué impresionante, con la cascada todo el rato, pasando por encima de ella! Había 23 puentes para cruzar el río; y a veces nos poníamos chorreando porque teníamos que avanzar por debajo de un chorro.
Siguiente estación: Kehlsteinhaus, llamada por los americanos "el nido del águila". Ya sabéis, la morada de verano del tío Adolf. ¡Merecía haber pertenecido a otra persona! ¡Qué vista! El Königsee, las montañas, Salzburgo...
Por la tarde, ¿qué encontramos? ¡Una fiesta bávara auténtica, con un grupito de Musikanten! Menos mal, pues ya me iba a ir con esa pena. Mucha gente estaba vestida con los trajes regionales y la cerveza y las salchichas circulaban por todas partes.
Desgraciadamente, llegó nuestro último día. Caminamos hasta un mirador que había cerca de casa, el Unterstein. Luego montamos en barca y después yo quise despedirme de mi adorado lago, pero casualmente empezó a llover. No me importó, como muestra este vídeo. ¡Ay! ¿Cuándo regresaré a mi Königsee? ¿Cuándo podré mudarme a Baviera?
Espero no haberos aburrido con tan extensos apuntes de viaje.

lunes, 12 de julio de 2010

¡Están locos estos españoles!

Anoche, huyendo de las altas temperaturas, fui con mis padres a tomar algo en una venta rural; allí siempre hace como mínimo tres grados menos que en el pueblo. A veces, por efecto del viento catabático, la diferencia resulta aún mayor y muy sorprendente: de golpe disfrutamos de seis grados menos... Por eso, la reseñada venta se ha tornado escenario habitual de nuestras noches veraniegas. Yo había llevado mi radio pequeñita, pues la emisora clásica de RNE me cautiva y quería oír algo del concierto de clausura del Festival Internacional de Música y Danza de Granada, ofrecido en directo. Se trataba de una sinfonía de Bruckner dirigida por Barenboim, ya habitual en este acontecimiento musical que el próximo año celebrará su sexagésima edición.
Sin embargo, me costó mucho concentrarme en Bruckner porque la gente gritaba: "¡Venga, que podemos, que podemos! Yo soy español, español, español. Campeones, oé, campeones, oé. Hemos ganado, hemos ganado, hemos ganado". Además se oían desagradables trompetillas de plástico, claxons, golpes en las mesas... ¡Hemos ganado! ¿El qué? Me detuve a pensar pero, por más vueltas que le diera, no pude hallar una explicación congruente. Estaba deseando regresar a casa para cotejar los extractos bancarios, a ver si el saldo a mi favor había aumentado. Por fin se hizo la luz en mi cerebro, o eso creí a priori: ¡hemos ganado un día más de vida! Una jornada más llena de nuevas músicas escuchadas, nuevos libros leídos, nuevas conversaciones con parientes y amigos... Pero eso ocurre diariamente y nadie se altera: ¿cómo es que hoy se han dado cuenta? En fin, siempre es bueno que estemos agradecidos por las maravillosas vivencias cotidianas.
Bruscamente, sin embargo, se interrumpió el flujo de mis pensamientos al constatar que habían caminado por una senda errónea: ¡ellos vocean "España, España"! ¡No tiene sentido, el privilegio es para todo el mundo! Me fijé en otros comentarios proclamados por la radio y la televisión: "gesta nacional", "héroes", "gran victoria"... ¡Ya lo tengo, ya lo tengo! ¿Será posible? ¡Estoy tan sumergida en Radio Clásica que no me había enterado de nada! ¡Una guerra! ¡Una guerra épica, caballeresca! ¡Y al parecer de España contra todo el mundo! ¿Qué implicaciones tiene ganar esa guerra? ¿Resulta prudente celebrarlo así? ¡A ver si va a levantarse el mundo contra nosotros!
¡Ah, no, ahora sí que lo sé! Parece ser que todo el país ha pasado la noche jugando al fútbol y venciendo a equipos extranjeros; como se atribuyen el triunfo... ¡Oh, nuevamente me equivoco! 11 jugadores representan a todo el país. Ellos ganan un partido y España lo celebra. ¿Y por qué no sucede lo mismo con campeonatos mundiales de baloncesto, tenis, ajedrez...? ¿Por qué no se sienten igual de orgullosos y felices cuando sus compatriotas obtienen premios literarios, artísticos o de investigación? ¿Por qué no reciben con los brazos abiertos a intelectuales, escritores, pintores, músicos, científicos...? ¿A ésos cuyo esfuerzo nos ayuda a mejorar, nos enriquece, nos hace dignos de llamarnos Homo Sapiens Sapiens? Ellos en cambio, esos héroes de la cultura, son en bastantes ocasiones anónimos, poco reconocidos; muchos tienen que abandonar el país para que su trabajo dé frutos. Otras veces ni siquiera pueden desempeñar ese trabajo por falta de medios, de apoyo... Y sin embargo primamos un deporte concreto que nada significa, que no nos hará más grandes ni más sabios, que fomenta la rivalidad y la violencia.
Por suerte mañana me voy de viaje a Hallstatt, Viena y el Königsee: paz, fresco, naturaleza, lagos, paisajes de encanto... Espero que a mi regreso se haya pasado la furia y hayan descendido un poco las temperaturas.

lunes, 5 de julio de 2010

¿Queréis aprender alemán en línea?


Os dejo tres niveles de un curso de alemán muy bueno (¡y gratuito!), publicado hace tiempo por la emisora Deutsche Welle. En el primer curso, "Deutsch, warum nicht ["Alemán: ¿por qué no?"]?", los enunciados están en español. Encontraréis audios y pdf's. Lo recomiendo. ¡Ah! Y conozco a gente que se picó con la pregunta "por qué no" y empezó a estudiar con este método... ¡Y aprendió!
El segundo nivel contiene lecturas variadas sobre cuestiones de la vida diaria, ya sólo en alemán; el tercer curso es el más difícil, con vocabulario financiero. Mas vayamos poco a poco, echad un vistazo al primer episodio:
Como veis, la página de la Deutsche Welle está llena de recursos.
Os animo a adentraros en el conocimiento de la hermosa lengua alemana, que os llevará a entender mejor su cultura, sus gentes; a viajar por hermosos lugares cargados de encanto... A mí me cambió la vida desde que en 2003 me decidiera a tomar aquella antigua Gramática (la única que poseía la ONCE con enunciados en español). ¿Quién me lo iba a decir? ¡Cuántos viajes vinieron después, cuántos contactos, cuántas vivencias!

viernes, 25 de junio de 2010

Anima singers en Osuna


Hace unos días mi padre vino con la noticia de que iba a tener lugar aquí un concierto. Sí, eso ya es noticia, porque últimamente no recibimos alegrías semejantes: ¡qué poco ambiente cultural! Pero la segunda parte de la información me resultó aún más increíble: ¡iba a venir un coro de niños y jóvenes! Anima singers, de Chicago. No los conocía de nada y decidí investigar por internet, pero puse sólo Anima, como creía que se llamaba, y no encontré nada. Pregunté a uno de mis contactos, Douglas Neslund. Él fundó y dirigió muchos años el California Boys Choir y es uno de los especialistas en la materia, además de gran fan del Tölzer Knabenchor. Me respondió que no sabía nada de este coro y añadió: "Strange name, anima!". No esperaba gran cosa, pues, y además contaba con que no iba a ir nadie porque, desgraciadamente, en Osuna hay poca respuesta a eventos de este tipo. Me acuerdo de cuando la Diputación Provincial organizaba el ciclo de música antigua y sólo aparecíamos cuatro gatos: ¡qué vergüenza!
Pero estaba claro que la tarde de ayer iba a ser de sorpresas: la primera, claro está, el coro. ¡Qué bonito, qué empaste, qué entusiasmo, cómo transmitían su goce con la música! Comenzaron con un motete de mi adorado Schütz y luego con el archiconocido "Laudate pueri dominum" de Mendelssohn (recomiendo la versión de los Tölzer). La interpretación de ambas piezas fue bellísima. Increíble la suite sobre textos de Lorca del finés Rautavaara: ¡qué virtuosismo! ¡Qué bien hacían aquellos glissandi, aquellos extraños y complejos acordes! También nos regalaron "El Vito", con castañuelas y palmas, una bella canción marroquí y varias piezas tradicionales inglesas y americanas entre las que se encontraban Gospel y pop-rock, con graciosas imitaciones vocales de la batería incluidas.
Anima me recordó mucho al coro Kantika de Leyoa, con sus colorines y su movimiento.
AH, olvidaba la segunda sorpresa: el público. El patio de la antigua Universidad estaba muy concurrido y hubo una entusiasta respuesta con grandes aplausos y petición de bises. Rogaría al Ayuntamiento y a cualquier otro organizador que tomase nota: estas cosas nos gustan y estamos escasitos de ellas. Nada: el próximo año, que vengan los niños de Tölz.
Os dejo el blog del coro.
Thanks a lot, Anima Singers, and congratulations! I hope you come back very soon.

jueves, 24 de junio de 2010

Al pan pan y al vino vino


Esta mañana sintonicé Radio Nacional y oí que había tenido lugar un desgraciado accidente ferroviario. Seguí escuchando y comprobé que el siniestro se había producido cuando unos jóvenes decidieron saltarse el paso a nivel subterráneo para ahorrar unos segundos de espera. Se siguió hablando de posibles medidas de seguridad que hdeberían adoptarse para el año próximo; de urgente investigación de los hechos, etc. En el colmo de la insensatez opinó un oyente: "hay que entenderlo, todos hemos tenido veinte años". O sea, que en lugar de aprovechar para persuadir a otros de que no se salten las normas, de que no son invulnerables y el riesgo también les afecta, justifican la imprudencia de estos jóvenes y tratan de buscar no sé qué medidas de seguridad, cuando el paso a nivel era lo suficientemente grande y estaba estupendamente bien indicado. La misión del ente público es la de educar y se exige asimismo transparencia en la información: ¡no escondamos la realidad, dejémonos de frivolidades cuando se trata de poner en juego la vida de personas! ¿Es que ya no se los puede obligar ni a someterse a las normas? ?Estamos tratando de hacerles ver que nada importa, que se encuentran por encima del Bien y del Mal y que las leyes no les afectan? ¿No es políticamente correcto llamar a las cosas por su nombre, culpar a quienes realmente tienen la culpa y responsabilizar a los que han de cargar con la responsabilidad sin salirnos por la tangente? ¿Qué medidas van a adoptar para otros años, un dispositivo especial que acompañe a los jóvenes a la playa o una escolta para vigilar que respetan las señales? ¡Por favor, seamos sensatos!
En la radio -e imagino que en más medios de comunicación que todavía no he cotejado- siguen hablando de "accidente ferroviario" y hurgando en el morbo de la noticia, lo cual no conduce a nada pero vende. Estoy indignada.
Cierro enviando mi más sentido pésame a familiares y amigos de las víctimas.

miércoles, 23 de junio de 2010

¡Me conceden la comisión de servicios!


Sí, he obtenido una victoria; ganó mi tenacidad; se impuso la razón. Agradezco a mi Sindicato, a las buenas gentes de la Administración educativa que han posibilitado este triunfo, a mis amigos por su apoyo incondicional y a vosotros, lectores, por interesaros aun sin conocerme.
Ya he rellenado la lista de petición de centros, que este año se cursa telemáticamente. Espero que haya un huequecito en Granada para esta profesora errante, os informaré en septiembre. También relataré algunas vivencias de mi nueva etapa.
La conclusión que extraigo de lo sucedido en este periodo es la siguiente: cuando uno quiere realmente algo y está convencido de que ese algo le corresponde, ha de luchar hasta el final para obtenerlo, por más que las circunstancias parezcan vaticinar una derrota. No os amedrentéis ante la adversidad; muy al contrario: erguíos y afrontadla de lleno; desafiadla; vencedla.

jueves, 17 de junio de 2010

Recordando voces de Radio Clásica


Saludos. He hecho un montajillo con antiguas voces de RC: Blanca Gala, Mariqueta Capdevila, Amparo García Novo, Luis Carlos Gago, Rosa Álvarez, Araceli González Campa... Hay otros a quienes no pongo nombre. Podéis oírlo aquí.
Perdonad la mala calidad de algunas grabaciones; las efectué con mi magnetófono y en un lugar donde, por desgracia, Radio Clásica no se escucha muy bien. Envío un afectuoso abrazo a los dueños de aquellas voces y mi agradecimiento.

domingo, 13 de junio de 2010

Cantatas didácticas

Aquí os incluyo un episodio del programa de música antigua "El Gran Segle", emitido por Catalunya Música. Se ofrecieron dos cantatas divertidísimas: "Il maestro di capella" de Cimarosa y "Der Schulmeister", de Telemann. En la primera, un director se pone frente a su orquesta y va dando indicaciones de cómo quiere que suene el aria, qué instrumentos han de intervenir... En El Maestro de Escuela tenemos a un profesor frente a su coro de muchachos, enseñándoles a cantar una fuga y criticando a quienes introdujeron la denominación de las notas con las sílabas "ut, re, mi, fa, sol...". Recordemos que en la tradición anglosajona se alude a estos sonidos a partir de las primeras letras del alfabeto. Voy a poner un ejemplito extraído de esta obra, justo cuando el maestro trata de cantar una fuga con los chicos cuyo texto es: "Ceciderunt in profundum summus Aristoteles, Plato et Euripides".
Y ahora un gracioso ejemplo de la Cantata de Cimarosa:
Despidámonos con la sentencia que pone fin a la obra de Telemann:
Wer die Musik nicht liebt und ehret,
Wer diese Kunst nicht gerne höret,
Der ist und bleibt ein Asinus.

viernes, 11 de junio de 2010

Contra los captchas y las webs inaccesibles


¿Os habéis parado a pensar en la barrera infranqueable que para nosotros suponen esos "Completely Automated Public turing tests to tell Computers and Humans Apart"? Cuando queremos rellenar un formulario, escribir comentarios en webs o blogs, comprar algo... ¡Siempre el maldito, omnipresente gráfico! Esta imagen, claro está, no puede ser identificada por lectores de pantalla. ¿Qué hacer? Pedir ayuda a un vidente y, si estamos solos, fastidiarnos, emitir un sonido gutural de intensidad variable en proporción directa con el mal humor del momento, cerrar la página y esperar... En caso de contar con vecinos dispuestos a echarnos un cable, se hace necesario acudir a ellos agradeciendo nuestra fortuna. Si no podemos optar a ninguna de estas opciones y nos urge solucionar el maldito captcha, propongo acrecentar el gruñido, caminar adelante y atrás con paso rápido mientras maldecimos a los programadores insolidarios que no quieren facilitarnos la vida, comer un trozo de chocolate y sentarnos de nuevo ante el ordenador; tal vez se nos haga así más llevadero el fracaso.
Desde hace unos meses utilizo webvisum, un complemento para Firefox que envía la imagen a un servidor, la escanea y devuelve el texto al portapapeles. Es muy rápido, pero tiene sus limitaciones: ofrece sólo veinte consultas al día que en muchos casos se agotan (cuando hemos de realizar varios intentos porque las páginas dan error). Para colmo de males, hoy Webvisum no funciona en absoluto. Temo que haya quebrado, que no vuelva a arreglarse... Me he puesto a investigar posibles alternativas y he encontrado Solona, que no es automático sino humano, en tiempo real. El usuario ciego envía la imagen y los voluntarios la reciben y le devuelven el texto. He tratado de suscribirme, pero me da error... No sé: si queréis haceros voluntarios, seguid este enlace.
Como es lógico, tendrá que haber mucha gente colaborando para que la solución se reciba en el acto... A mí me gusta mucho más Webvisum, que es automático y veloz; pero si desaparece... Lo mejor, claro está, es que las webs sean accesibles. Se pueden incluir captchas consistentes en preguntas del tipo: "2+2=... [escriba el resultado]". "Escriba la tercera palabra de la frase «Hoy es jueves»". "¿Cuál es la capital de España?". He encontrado un formulario de este tipo que pueden añadir los desarrolladores a sus webs; los invito a probarlo.
En caso de que no funcione, contacten con el responsable o busquen alternativas similares.
Nos hemos centrado sólo en los captchas, pero hay muchos elementos que nos imposibilitan navegar por las webs: su construcción en flash, la aparición de gráficos sin etiquetado, etc. Os remito a las pautas de accesibilidad publicadas por el W3C. Suplico a todo programador que las tenga en cuenta. Gracias.

martes, 8 de junio de 2010

¡Una biblioteca para ciegos en peligro!


Saludos. Los recortes del Gobierno italiano al presupuesto para la Biblioteca Per i Ciechi Regina Margherita van a ser de tal magnitud que, si se producen, el establecimiento tendría que cerrar.
Esta biblioteca se encarga de transcribir material para ciegos y deficientes visuales, tanto cultural y de ocio como escolar. Su desaparición restringiría sensiblemente el acceso al conocimiento a un colectivo que, por razones obvias, encuentra más dificultades para llegar a estos documentos. Incluso estudiantes tendrían que renunciar a la transcripción de apuntes y libros de texto...
Sin ningún compromiso (no implica nada, por otra parte) os incluyo un enlace para firmar una petición que será dirigida a Sandro Bondi, ministro de Cultura, y a Silvio Berlusconi. Sólo hay que rellenar los campos obligatorios y pulsar "sign". Luego aparece una página de confirmación que incluye un formulario para hacer donativos al servicio que gestiona las peticiones, pero esto es aparte, no va a la Biblioteca; lo importante es firmar la petición. ¡Tenemos que evitar el cierre!

Os agradezco sinceramente la colaboración; y los usuarios de la Biblioteca de Monza, más aún.

miércoles, 2 de junio de 2010

Programa radiofónico dedicado a músicos ciegos


Hoy el espacio de Radio Clásica "té para tres", que presenta y dirige Martín Llade, ha hecho un recorrido por diversos músicos ciegos, desde el siglo XIV hasta el XX. Se inició con un fragmento de la leyenda becqueriana de Maese Pérez ilustrado musicalmente por una pieza del insigne organista y compositor ciego del siglo XVI Antonio de Cabezón. Luego vinieron Landini, Fuenllana (el de la orphénica lyra), John Stanley, Maria Theresia von Paradis (gran intérprete y compositora a quien Mozart y Haydn dedicaron obras), Louis Vierne (organista que, como Maese Pérez, murió ejecutando su instrumento) y por último -no podía faltar- Joaquín Rodrigo.

Aquí os incluyo el podcast.

¡Gracias, Martín Llade!

miércoles, 26 de mayo de 2010

Mi profesor de música del colegio


Antonio Almaza me dio clases de Música y Piano en mi etapa escolar. He de confesar que de instrumento aprendí poco (la digitación para la escala y el consabido "do mi re do la mi fa sol re fa mi re si fa sol la...": Se nos iba el tiempo hablando de Bach. Él me contagió su gran pasión por este compositor, lo que no dejaré de agradecerle.

Aquí lo veis en un vídeo interpretando "Las hojas muertas".

Y ya que hablamos de música, os regalo una hermosa canción de Heinrich Isaac con su partitura.

martes, 11 de mayo de 2010

¿Hasta cuándo, Eyjafjallajökull?

La nube de cenizas nos frustra un viaje a Londres.
LO malo es que para el verano tengo programados otros tres: alpes bávaros y austriacos (Königsee, Hallstatt), Berlín, Irsee (con sublime concierto del Tölzer Knabenchor incluido)... ¡Me dolería tantísimo perderlos...!
Cada vez somos más dependientes, más desvalidos. Pensemos por ejemplo en lo que podría ocurrir si la conexión a Internet se paralizara un solo día en el país. ¡Ay, la evolución! ¿Qué es el hombre del mal llamado primer mundo sin sus máquinas? El ser más desprotegido de todo el Universo. ¿Por qué nos mostramos tan orgullosos ante las demás especies como si el dominio sobre ellas nos perteneciera por derecho propio? Homo Insipiens Insipiens.
Como las cenizas continúen durante los dos años que predicen, me parece que va a ser el caos: lo que le faltaba a la recesión que vivimos.
Deseo a todos los lectores de este artículo que no tengan que vérselas con las consecuencias del maldito volcán cuyo nombre aún no he conseguido retener en la memoria.
 

viernes, 23 de abril de 2010

Elogio del jabón


" El objeto más bello y más limpio de este mundo es el jabón oval que sólo huele a sí mismo. Trozo de nieve tibia o marfil inocente, el jabón resulta lo servicial por excelencia. Dan ganas de conservarlo ileso, halago para la vista, ofrenda para el tacto y el olfato. [...]
José Emilio Pacheco, Premio Cervantes 2010.

¡Feliz día del libro!

viernes, 16 de abril de 2010

Sonido y oído


Cuando tenía 10 años me convertí en asidua oyente de Radio 2, "la emisora que se puede y se debe oír" según rezaba una cuña de entonces, gracias a "En Clave de Sol", una serie de programas musicales para niños presentados por Montserrat Sanuy. Ella fue quien tradujo el Schulwerk de Orff al español junto con Luciano González Sarmiento y seguro que convirtió en melómanos o músicos profesionales a muchos niñitos del Colegio Público La Guindalera, protagonistas de aquel espacio. ¡Qué graciosos esos chavales de cuatro años! No olvidaré una vez que Montse Sanuy tocó con su flauta dulce el "que llueva, que llueva" en una octava y luego en la octava superior. Al preguntar cuál era la diferencia entre ambas canciones, un crío exclamó muy convencido: "que una está en el sótano y la otra en la terraza". Los domingos había programas protagonizados por niños de 11 años, también muy didácticos; yo aprendí mucho con ellos. Ahí conocí la Guía de Orquesta para Jóvenes de Britten, la Danza Macabra de Saint-Saëns, los Cuadros de una Exposición de Mussorgsky y muchas otras piezas emblemáticas del repertorio clásico.

En 1991, "En Clave de Sol" desapareció (¡cuánto me gustaría volver a escuchar algunos de los programas!) y fue reemplazado por "Sonido y oído", de Fernando Palacios, el hasta hace muy poco director de Radio Clásica. Para quien no lo sepa, Palacios tiene un programa diario en nuestra emisora clásica de tres a cuatro de la tarde, "música sobre la marcha".
"Sonido y oído" me fascinó desde el principio: se trata de una serie de capítulos didácticos, cada uno de media hora de duración, que abordan varios aspectos de la música como el ritmo, la melodía, la funcionalidad, la voz, etc., enfocándolo de una forma muy amena. Está dirigido a todos los públicos: puede emplearse en Institutos de Secundaria o Conservatorios pero también el experto lo encontrará muy interesante. Para que lo podáis comprobar vosotros mismos, os incluyo el canal Rss donde aparecen todos los podcasts:

Por lo que pude conocer de pequeña y lo que me han contado, Radio Clásica emitía antes series muy buenas, muy didácticas. Me encantaría poder bucear por los archivos y explorarlo todo... ¿No habría posibilidades de que colgaran aquellos espacios históricos? Me hablan, por ejemplo, de unos programas en que el profesor Daniel Vega analizaba Cantatas de Bach. Ah, y lo de las cartas de Mozart... Aún lo recuerdo, pero sólo escuché dos o tres. Y "La Pequeña Crónica de Ana Magdalena Bach", que ésa sí la tengo en cinta. Por cierto, y para quien no lo sepa: aquella supuesta biografía de Bach no fue escrita por su esposa, sino por una autora inglesa ya en el siglo XX. La serie de Radio 2 estaba muy bien hecha y contaba con ejemplos musicales muy bien traídos.

¡Ay! Se ve que me estoy volviendo vieja. Ya soy nostálgica incluso de aquello que no conocí.

martes, 9 de marzo de 2010

Un ejemplo de superación


Voy a remontarme a octubre de 1997, a mis inicios universitarios: TEMPUS FUGIT. Como opinaba sabiamente un técnico de rehabilitación de la ONCE de Granada, mi mayor defecto y mi mayor virtud eran aquellos 17 años con los que, por así decir, salí al mundo. El tiempo ha pasado, por desgracia a velocidad de vértigo, y me cuesta trabajo imaginar que fuese entonces tan ingenua, inexperta, apocada e inocente. Sí: aquel primer año en la Universidad de Granada constituyó mi salida abrupta de la adolescencia.
Pero no pretendía dirigiros un capítulo de las memorias de una nostálgica, ni mucho menos, sino hablar de mi amigo Pepe, a quien conocí unos días después de mi ingreso en la Facultad. Yo me matriculé en Historia con idea de acceder al segundo ciclo de Musicología; circunstancias relacionadas con la inaccesibilidad de partituras y documentos me llevaron a cambiar de carrera en 1998, pero ésa es otra cuestión. El caso es que Pepe fue mi compañero de clase aquel primer curso universitario. Tenía veintiséis años cuando lo conocí. Al hablar con él y enterarme de su historia, no pude menos que experimentar una profunda admiración.
Empezó a trabajar muy joven, a los quince años creo. A pesar de su inteligencia y su brillantez (gran bibliófilo y amante de la Historia desde muy pequeño), optó por no concluir sus estudios de Bachillerato y estuvo desempeñando varias ocupaciones hasta que ingresó en el Ejército. Sin embargo, en enero del 96 su vida dio un vuelco: un accidente en la base de Cerro Muriano durante unas prácticas con explosivos provocó la muerte del teniente y heridas en diez soldados, dos en estado muy grave. Uno de ellos era Pepe, quien perdió la visión, parte de la audición y hubo de sufrir la amputación de una pierna. "Mis dos aficiones principales eran leer y correr y de pronto vi que no podía hacer nada de eso" -evocaba. A pesar de las dramáticas circunstancias de su situación supo desde el primer momento que quería vivir, así me lo dijo en aquella emotiva charla. Por eso se aferró con fuerza a todo aquello por lo que merece la pena seguir adelante. Gracias a tan increíble voluntad, a un inquebrantable espíritu de superación, logró habituarse rápidamente al nuevo estado de cosas. Un año y medio después del trágico accidente se casó con Adela, que ya era su novia desde hacía años y a quien conocí también por aquellas fechas.
"Decidí que había llegado el momento de dedicarme a lo que siempre me había gustado" -me comentó también ese día en su casa, cuando relató para mí los acontecimientos que le cambiaron la vida. La Historia había sido su gran pasión: ¿por qué no estudiarla? Había aprendido a leer en Braille, pero prefería los libros en cinta o en soporte informático. Ahora podía consagrarse a la lectura sin problemas, tomar apuntes, escanear material... Estudiar, en definitiva. Así que se presentó a las pruebas de acceso a la Universidad para mayores de 25 años y en 2007 ingresó en la Facultad de Filosofía y Letras de Granada.
Pepe, Adela y yo intimamos rápidamente. Yo admiré desde el principio la calidad humana de esta pareja, su altruismo, su amor. Se habían convertido en mis referentes en aquella nueva etapa y jamás olvidaré su importante apoyo, pues he de decir que la sombra de la depresión cayó sobre mí en esos primeros meses universitarios, motivada por razones que no viene al caso enumerar. Ellos que habían sufrido tanto, ellos que habían experimentado problemas reales, trataban de insufrlar ánimo a una jovencita de 17 años que se creía la más desgraciada del Universo. Todavía me avergüenzo al rememorar tal egoísmo. Sí: las perturbaciones mentales nos hacen perder la perspectiva...

Durante los cursos siguientes continué frecuentando a mis dos bondadosos amigos, aunque ya no nos viésemos tanto. Pepe descolló en Historia maravillando desde el primer momento a profesores y compañeros. Al poco vino Ciro, su primer hijo, y unos años después lo siguió Darío.
Le dedico este artículo porque ayer gocé del enorme privilegio de asistir a la defensa de su tesis doctoral, centrada en el periodo que transcurre desde la muerte de Justiniano I en 565 hasta la conquista de Alejandría en 642 con tres ejes principales: Bizancio, los persas y los árabes. Ha sido un trabajo enormemente exhaustivo, de más de novecientas páginas y defendido con gran brillantez. El Tribunal le ha concedido la calificación de sobresaliente cum laude por unanimidad: no es para menos.
Me considero muy honrada por formar parte del círculo de amigos de alguien tan valioso y espero tener siempre presente la enorme lección que constituye su vida. No puedo dejar de sentirme culpable al pensar cómo muchos de nosotros nos agobiamos por nimiedades hasta tal punto que se nos antojan problemas insondables. Pepe, aparentemente abandonado por Fortuna, supo ganarle la batalla desafiando la adversidad y demostrándonos a todos que, si nos empeñamos con ahínco, nada es imposible. ¡Gracias, amigo!

miércoles, 3 de febrero de 2010

Jesús en la ESO


Desconozco el autor de este texto, el mensaje anda circulando por la red. Me he permitido cambiar algunas cosas para eludir repeticiones.
En aquel tiempo Jesús subió a la montaña y, sentándose en una gran piedra, dejó que sus discípulos y seguidores se le acercaran. Después, tomando la palabra, les enseñó diciendo:
-En verdad, en verdad os digo que serán bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos; Que serán bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados. Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. Bienaventurados los perseguidos a causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos [...]

Entonces Pedro lo interrumpió:

-¿Tenemos que saberlo de memoria?

-¿Tenemos que escribirlo? -preguntó Andrés.

-¿Tenemos que examinarnos de esto? -se interesó Santiago.

-No tengo papiro -comentó Felipe.

-¿Hay que entregarlo? -se horrorizó Bartolomé mientras Juan demandaba a gritos permiso para ir al servicio.

-¿Y esto para qué sirve? -interrogó Judas de mala gana.

Entonces uno de tantos fariseos presentes, que nunca había enseñado, pidió ver la Programación de Jesús y, ante el asombro del Maestro, le inquirió en estos términos:

-¿Cuál es tu nivel de competencia curricular? ¿Cómo atiendes a la diversidad? ¿Cómo has diseñado la motivación de intereses palestinos y gentiles? ¿Qué significatividad tiene el material de aprendizaje que pretendes enseñar?

A Jesús se le llenaron los ojos de lágrimas y, elevándolos al cielo, pidió al Padre la jubilación anticipada.

miércoles, 27 de enero de 2010

La violinista de Auschwitz.


La violinista austriaca de origen judío Alma Rosé (1906-1944) provenía de una familia de músicos. El padre, Arnold Rosé, fue durante 57 años primer concertino de la Wiener Hofoper y de la Filarmónica de Viena. El compositor Gustav Mahler fue su tío y la esposa de éste, Alma, su madrina; de ella tomó el nombre. Su formación como violinista la recibió por parte del padre. En 1920 actuó por primera vez como solista en Bad Ischl; en 1926 debutó en el Musikverein de Viena con miembros de la Wiener Staatsoper dirigidos por Arnold Rosé. Un año después actuó con la Sinfónica de Viena y su padre en la radio. Existe una grabación, la única que conservamos de Alma (Bach: Concierto BWV 1043).

En 1930 se casó con el checo Váša Příhoda, uno de los más grandes virtuosos del violín del siglo XX con quien realizó exitosas giras de concierto. Hasta su divorcio en 1935 vivió con su esposo en Praga, un año después regresó a Viena.

Entre tanto su carrera había alcanzado el cénit: en 1932 fundó la orquesta de mujeres Die Wiener Walzermädeln, conjunto de gran nivel con el que emprendió viajes por toda Europa. En el periodo 1934-1938 realizó numerosos conciertos en protesta por el dominio nazi en Alemania.
Tras la anexión de Austria al III Reich en 1938, la orquesta de mujeres fue clausurada. Un año después logran huir a Londres su padre y ella; su hermano emigró a Canadá. En cambio, su tío Eduard fue deportado al campo de concentración Theresienstadt y allí asesinado.

En julio de 1939, Alma realizó una de sus últimas actuaciones en libertad. En noviembre, tres meses después del estallido de la II Guerra Mundial, viajó a Amsterdam para dar otro concierto. Allí se refugió tras la ocupación por parte de la Wehrmacht. Cuando comenzaron las deportaciones de judíos emigró a Francia, donde fue capturada en diciembre de 1942 e internada en el campo de prisioneros de Drancy (20 km. al noroeste de París). El 18 de julio de 1943 tuvo lugar su deportación al campo de exterminio de Auschwitz (número de prisionero 50381).

En el campamento de mujeres de Auschwitz-Birkenau, la comandante Maria Mandl le asignó la dirección de la orquesta de mujeres por ella fundada. Aunque la gran parte de sus miembros eran aficionados, Alma logró formar un conjunto de gran nivel. Trabajaba con mucha disciplina y llegó a desafiar a oficiales que osaban reír durante las interpretaciones: "Así no puedo dirigir". Tal conducta no le ocasionó ningún castigo.

El 2 de abril de 1944 se puso al frente de la orquesta por última vez; dos días más tarde murió víctima de una enfermedad.

IN MEMORIAM

65 años después de la liberación del Campo de Exterminio de Auschwitz.

lunes, 25 de enero de 2010

La radio bávara


He tenido que sustituir Radio Clásica por BR-Klassik: el enlace que había antes lo quitaron, desde ahí se oía la emisión con gran calidad. Éste de ahora es peor y desde hace unos días se corta.
Espero que disfrutéis igualmente con esta emisora. Mis lectores españoles pueden oír Radio Clásica simplemente sintonizándola en el receptor; para los otros, figura en la lista de enlaces de interés.
El próximo lunes 1 a las ocho de la tarde se emitirá un programa en As.radio dedicado a niños solistas del Tölzer Knabenchor, lo recomiendo. Se repite el sábado siguiente a las 10 de la noche. As.radio es una emisora perteneciente a un grupo de la ONCE. Podéis escucharla aquí.
Mi programa de clásica tiene lugar por tanto cada dos lunes a las 20:00 y se repite cada dos sábados a las 22:00. Los domingos a las 22:00 presento una zarzuela.

viernes, 22 de enero de 2010

COLLIGE VIRGO ROSAS


En comentarios de la entrada anterior contrastábamos las concepciones de la vida y del mundo de griegos y romanos con las cristianas: el CARPE DIEM frente al LACRIMARVM VALLE, el hedonismo y el disfrute del momento frente a la resignación estoica, la espera paciente de dichas prometidas en un mundo hipotético.
Para ilustrar el tópico de Ausonio y Horacio me voy a dirigir al Renacimiento, época que vuelve los ojos a la Antigüedad Clásica. Quería presentaros un poema de Lorenzo de Medici:

CANZONE DI BACCO
Quant'è bella giovinezza,
che si fugge tuttavia!
Chi vuol esser lieto, sia:
Di doman non c'è certezza.
Quest'è Bacco ed Arianna,
belli, e l'un dell'altro ardenti,
perché 'l tempo fugge e inganna
sempre insieme stan contenti.
Queste ninfe ed altre genti
sono allegre tuttavia.
chi vuol esser lieto, sia:
di doman non c'è certezza.
Questi lieti satiretti,
delle ninfe innamorati,
per caverne e per boschetti
han lor posto cento agguati;
or da Bacco riscaldati,
ballon, salton tutavia.
Chi vuol esser lieto, sia:
di doman non c'è certezza.
Queste ninfe anche hanno caro
da lor essere ingannate:
non può fare Amor riparo,
se non gente rozze e ingrate:
ora insieme mescolate
suonon, salton tuttavia.
Chi vuol esser lieto, sia:
di doman non c'è certezza.
Questa soma, che vien drieto
sopra l'asino è Sileno:
così vecchio è ebbro e lieto,
già de carni e d'anni pieno;
se non può star ritto, almeno
ride e gode tuttavia.
Chi vuol esser lieto, sia:
di doman non c'è certezza.
Mida vien dopo a costoro:
ciò che tocca, oro diventa.
e che giova aver tesoro
s'altro poi non si contenta?
Che dolcezza vuoi che senta
chi ha sete tuttavia?
Chi vuol esser lieto, sia:
di doman non c'è certezza.
Ciascun apra ben gli orecchi,
di doman nessun si paschi;
oggi siàn, giovani e vecchi,
lieti ognun, femmine e maschi;
ogni tristo pensier caschi,
facciam festa tuttavia.
Chi vuol esser lieto, sia:
di doman non c'è certezza.
Donne e giovinetti amanti,
viva Bacco e viva Amore!
Ciascun suoni, balli e canti!
arda di dolcezza il core!
Non fatica, non dolore!
Ciò ch'a esser convien sia.
Chi vuol esser lieto, sia:
di doman non c'è certezza.

Continúo con música de la época, si bien un poco posterior a Lorenzo el Magnífico -un siglo después en realidad-; además dejamos Florencia por Venecia y nos trasladamos a la corte de los Gonzaga. Sí, muchos habrán adivinado que estoy pensando en Claudio Monteverdi, del que oiremos una hermosa Canzonetta. ES la última que aparece en el disco, pueden oírse breves fragmentos de forma legal y comprarlos sueltos o todo el cd. Se titula "Hor care canzonette", buscadla en la lista. Y ya que estáis, oídlo todo.

aquí podéis hacerlo.
Partitura: Hor Care Canzonette.

Me despido aconsejándoos con Lorenzo de Medici, Ausonio, Horacio y Garcilaso que disfrutéis de la vida mientras podáis: ¿quién sabe lo que nos deparará el mañana?