(El reproductor de audio puede detenerse pulsando la tecla Escape o parándolo en el icono de abajo)

miércoles, 17 de agosto de 2011

¡Sufrimos el acoso telefónico de Jazztel!


Desde el pasado viernes, nuestro teléfono suena alrededor de siete veces al día, concentrándose las llamadas por la tarde; su hora preferida es la de la siesta. Al principio les decíamos que no nos interesaba, que gracias; luego que ya habían llamado antes, que borraran nuestro número; después que hicieran el favor de dejarnos en paz y por último que estamos hasta cierta parte de nuestra anatomía y que vamos a denunciarlos. Ellos insisten, hasta el punto de volver a llamar a continuación de que los hallamos mandado a freír espárragos. Parece de pitorreo, no puedo creer que se trate de una estrategia de mercado. Si es así, lo que están consiguiendo es que todos odiemos a muerte la compañía y que ardamos en deseos de ponerle una bomba, poco menos. Mi padre cree que en algún momento se les han duplicado (más bien cuadruplicado) las listas, que no controlan a quién compran nuestros datos. Entonces me da la razón: ineficacia, falta de profesionalidad, completa ilegalidad. Ayer nos dijo el dueño de una venta rural que frecuentamos que a él también lo están llamando, así que habrán tomado este pueblo como objetibo y, guía telefónica en ristre, ¡a torturar! Confío en que esto cese alguna vez. ¿Conocéis un medio efectivo para detenerlo? Me han dicho que llame a las oficinas y pregunte por Luis del Pozo, director de no sé qué, pero me sale un contestador. Allí dejé mi mensaje indignado.
Los teleoperadores sudamericanos son víctimas inocentes (o eso me gusta pensar), mas podrían actuar de mediadores para que me borren de su base de datos, me dejen en paz... Ah: por supuesto que no recibo servicios de esta compañía y, visto lo visto, no lo haré aunque me encañonen con una pistola. Sé de gente que ha optado por darse de baja de la guía telefónica, pero aun así te torturan, aunque menos, claro está. Además, ¿por qué andar escondiéndonos? ¿Estamos totalmente indefensos ante estos acosos? ¿Y si les diera por llamar de madrugada? Una vez me telefonearon sobre las tres de la mañana, un número oculto. Me levanté sobresaltada porque pensé que era del trabajo, que me hubiese quedado dormida. Cuando fui a descolgar se cortó. ¡Socorroooooo! Si alguien me pudiese dar alguna idea... ¡Ay, os dejo, que suena el teléfono!
"Buenos días. ¿Son de Jazztel? [...] ¿Y no han pensado en cambiarse a Televoz? Escuche... ¿Me dice su nombre para dirigirme a Vd.? De acuerdo, señora Mariela Carolina, déjeme que le explique: podrá disfrutar de llamadas nacionales y a móviles gratuitas, 10 megas de ADSL y televisión por sólo... ¿Qué, que no le interesa? ¿Por qué, vamos a ver?".
¡Me ha colgado! En el fondo son todos unos cobardes.

lunes, 15 de agosto de 2011

Michael Andreas Haeringer, niño pianista

Me encanta descubrir que aún existen niños talentosos para la música; no en vano dedico un blog a los cantores de Tölz. En el mundo en que vivimos, cada vez más deshumanizado y falto de valores, fenómenos como éste constituyen la esperanza de que no todo está perdido, la ilusión de comprobar que aún es posible, que no hemos de tirar la toalla. Para mí, profesora de Secundaria, los Tölzerknaben suponen una tabla de salvación. Sí: muchas veces, al volver del trabajo, he puesto alguna cantata de Bach con esas magníficas, celestiales voces y sólo después de la audición me he vuelto a reconciliar con la vida.
Pero vayamos a Haeringer, que no sólo toca el piano de forma magistral (para algo lleva sangre de Franz Liszt), sino que además compone. Es hijo de alemanes residentes en Barcelona y tiene ocho años en algunas grabaciones que os presento. Primero veréis un documental de TVE donde se nos narra su historia, y luego algunos fragmentos tocados por él.
Herzlichen Glückwunsch, Michael, und geh so weiter! Respekt! Ich wünsche Dir viel Erfolg und Glück und bleibe Deine Bewunderin.
Documental TVE.
Mozart - KV 330.
Haydn - Concierto en Re. Cadencia de M. A. Haeringer.
Beethoven - Patética.
Chopin - Estudio op. 10 N. 2.

Bach - Invención N. 1.

lunes, 1 de agosto de 2011

Más sobre el viaje a Suiza

Os remito aquí la crónica de mi padre, espero que os guste.
Ahora parto para Londres, cuatro días, y el 19 a un pueblo cercano a Innsbruck porque en Stams dará un magnífico concierto el coro de Tölz, con motetes de Schütz y Bach.
¡Feliz mes de agosto! Espero que no nos azote tan duramente el flagelo del calor.
 

domingo, 24 de julio de 2011

En los alpes suizos.

Rocío. Aiguilles Vertes (4.122 m). Grands Montets (3.295 m)


El jueves regresé de mi paradisiaco viaje por los alpes suizos; bueno, suizos y franceses, pues también estuvimos en la mer de glace, el glaciar de l'Argentière y l'aiguille du midi.

Aiguille du midi (3.842 m)
Isabel. Mer de Glace

Estas incursiones galas, así como las del paso de san Bernardo, Aosta, el castillo de Chillon, Chamonix, Gstadt y Sion las hicimos desde nuestra primera etapa, en la que residíamos en Fully, un pueblecito muy próximo a Martigny. La segunda parte la pasamos en Saas Fee, allí donde el Valais se llama Wallis y la Suisse die Schweiz, a pesar de tratarse del mismo cantón.

Isabel y Rocío. Matterhorn (4.478 m)

Desde allí vimos el glaciar del Allalin, el Görnergrat, el glaciar del Aletsch y algunos pueblecitos y caminos de las cercanías. Concluyó nuestro periplo en Ginebra, pues de ahí salía el avión que nos traería de vuelta.


Rocío. Grosser Aletschgletscher


Pocas veces lamento ser ciega: a fin de cuentas no he perdido nada, se trata de una particularidad que me acompaña siempre. Obviamente reconozco que he de afrontar por su causa más limitaciones y dificultades, pero lo asumo, aunque algunos días me afecte más que otros.


Rocío. Tejo parque La Grange. Ginebra.
Cascada Fellbach. Saas Balen

En este viaje hubiese querido disponer de la información visual para apreciar la imponente belleza de esas montañas, de esos glaciares, de esos paisajes... Pero, en fin, mis otros sentidos se han empapado al máximo. ¿Habéis oído alguna vez el ruido de una avalancha de hielo? Parece un coche que, en su recorrido, arrastrara gravilla...

Rocío. Grands Montets. 3.300 m.


Y en el Allalin disfruté de una caminata de un kilómetro por la nieve, una nieve primavera buenísima. ¡Qué sensación al hundir las manos en ella y notarla tan suave!


Isabel y Rocío en Allalin ( 3.500 m.)
Täschhorn (4.491) - Dom (4.545) - Nadelhorn (4.327)


Por supuesto, no podían faltar los baños: dos veces en un lago y otra en un torrente de agua gélida.

Rocío. Lago Léman. Castillo de Chillon.


También he alimentado a gorriones alpinos y cisnes, ¡pero han comido de mi mano! ¡Vaya picotazos que propinan los cisnes, madre mía! Me he hinchado de andar, cosa que adoro, y si hace fresquito mucho más.

Rocío. Lago Léman. Ginebra.


En Saas Fee, situado en un circo glaciar, contábamos con un microclima; la tónica era 8 grados. En ese pueblo no circulan coches desde los años cincuenta: los vehículos se dejan en un aparcamiento a las afueras y para el transporte utilizan unos cochecitos eléctricos. Imaginad la paz que había allí, y encima disfrutando de la vista de glaciares por todas partes.

Rocío. "Hórreos". Saas Fee.


Otra cosa que quiero destacar es el amor de los suizos por las flores, ¡pero es que hacen verdaderas composiciones! Lo decoran absolutamente todo y aprovechan cualquier cosa para colocar macetas: una bota de montaña vieja, una carretilla, un tronco hueco o incluso una bolsa de plástico colgada.


Chamonix. Glaciar de Bossons.

Las fachadas de las casas rezuman belleza; ¡y qué perfume! Ellos aman la naturaleza, como por otra parte no podía ser de otro modo.


Isabel y Rocío. Sendero hacia el glaciar de Argentière.

Siempre he admirado su buen hacer, su civismo... ¡Ay, si todos fuésemos así! El mundo iría muchísimo mejor.

Como complemento añado unos enlaces que amplían la información de los de arriba e incluyen fotos, no olvidéis ampliarlas.

Mer de Glace.
grands montets - argentière.
Aiguille du midi.
San Bernardo.
Aosta.
Chillon.
Saas Fee.

Isabel y Rocío. Jet d'eau. Lago Léman. Ginebra.



Espero regresar muy pronto a la Confederación Helvética. Por mi parte, no me queda más que recomendaros una escapadita a esos lugares de ensueño.




lunes, 27 de junio de 2011

Espacio radiofónico dedicado a Louis Braille




Se emitió en Radio Nacional, espero que os guste.
¡Oh, cuánto debemos al gran Braille! Increíble que desarrollara todo el sistema siendo adolescente, que ya de niño experimentara tal inquietud. Y el pobre tuvo que luchar durante toda su vida contra la ignorancia y la falta de conocimiento de todos. Su sistema fue denostado, sus libros y regletas destruidos y él ridiculizado..., hasta el final de sus días; el homenaje llegó cuando ya estaba muy enfermo. La idea era demasiado genial y los estúpidos de las escuelas de ciegos opinaban que no podrían integrarse con unas letras totalmente distintas a las suyas: ¡qué estupidez! Si con las otras ni podían leer... E imaginad lo que ocuparía un documento así y lo caro que sería. Decididamente, el proyecto era demasiado bueno e imagino que se denegó por envidias y desconfianzas.
Gracias, gracias, muchas gracias, Monsieur Braille.

miércoles, 4 de mayo de 2011

Riccardo Muti recibe el Premio Príncipe de Asturias de las Artes

¡Enhorabuena, maestro!
Aprovecho para enviaros un vídeo con mucho humor.
 

domingo, 1 de mayo de 2011

Concierto con el coro de niños de la Comunidad de Madrid


Aquí lo veis, junto a una orquesta barroca. Las obras fueron el Stabat Mater de Pergolesi y el Gloria de Vivaldi. A Marta Infante la conocí en el Festival de Música y Danza de Granada.
Estupenda labor la del señor Óscar Gershensohn, pero me gustaría que empleara también a niños solistas. Quizás en un futuro...
Muy buen trabajo el del coro infantil, el coro de niños y el coro de jóvenes de la Comunidad de Madrid. Las demás consejerías de educación del resto de comunidades autónomas tendrían que tomar ejemplo. Es magnífico poder brindar a los alumnos desde pequeñitos la oportunidad de cantar y de formar parte de una agrupación coral. ¡Gracias!
Y a los de RTVE les pediría que subieran sus podcasts musicales con mayor calidad de audio.

viernes, 29 de abril de 2011

¡No nos dejan oír al coro!



Vídeo: coro ensayando para la boda.Mi única ilusión con la tan traída y llevada boda del príncipe Guillermo o William y Kate Middleton era oír al delicioso coro de la abadía de Westminster. En Inglaterra han mantenido la tradición de los coros de catedrales y abadías integrados por niños en las voces superiores. Ellos, a diferencia de los alemanes, suelen utilizar en lugar de niños a contratenores para las voces de contralto; yo prefiero niños para ambas, como sabéis.

El trabajo de los coros ingleses es y ha sido muy bueno. Destacamos el de la Catedral de Westminster, el del King's College de Cambridge o el New College Choir de Oxford. Hoy, pues, mi deseo era poder escuchar a esos niños de voces angelicales. Recuerdo que en la misa por la muerte de Diana cantaron varias piezas.

Pero, ¡oh, desilusión! Cuando encendí el televisor comprobé que los comentaristas no dejaban ni un momento de hablar, sólo para decir bobadas. El coro estaba cantando, pero a ellos les traía al fresco; supongo que pasarán así toda la ceremonia, de modo que me he retirado indignada. Una prueba más de la ignorancia, la incultura, la falta de sensibilidad musical y de educación que, por desgracia, imperan en este país del que me gustaría salir en gran parte por los motivos reseñados.

La música, el canto, ¡eso no sirve de nada! Mejor debatir sobre el traje de no sé qué invitado o la entrada de no sé quién otro, o comparar con la boda de cualquier personaje de la realeza británica o foránea, o bien hablar simplemente por desempeñar el mero ejercicio de la verborrea, pues en España odiamos el silencio, la falta de acción, las pausas... Odiamos escuchar, por eso siempre hay ruido: ruido que interfiere todo, en este caso al magnífico coro de la Abadía de Westminster. Nadamos en un mar de ruido desde que nos levantamos y nuestro horror vacui es tan fuerte que tememos que nos falte un solo segundo. Así no tenemos que pensar, no tenemos que opinar, no tenemos que hacernos preguntas incómodas que cuestionen la manipulación a la que se nos ha sometido. Y sobre todo nos liberamos de hablar, lo que nos alivia grandemente porque ya hemos perdido el arte de la conversación. Menos mal que cuando vamos a comer en familia o entre amigos, sea en casa o en un restaurante, sea por el cumpleaños de un pariente o por la cena de Navidad, hay siempre una televisión que nos saca del apuro: con mirar a la pantalla y emitir algún gruñido de vez en cuando nos basta. ¿Hablar? ¡Déjate de chorradas! ¿Para qué quebrarnos la cabeza? Yo salgo a divertirme. Imbéciles, imbéciles... Por eso se torturan en la discoteca o en los pubs con una música estruendosa y unas luces cegadoras; por eso en casa gritan y hacen sonar la radio o la televisión a un volumen propio de sordos (así estarán dentro de unos años). Por eso, cuando en un cierto momento la conversación o el ruido se detienen, exclaman horrorizados, con pánico en la voz: "¡qué silencio!", y en el acto le ponen remedio.

¡Socorro, reclamo el derecho a mi espacio auditivo! ¡Quiero que me dejen escuchar!

miércoles, 20 de abril de 2011

Dios en mi auditorio



¿Por qué no? ¿No dicen que está en todas partes? Hoy un locutor de una emisora de radio especializada en música clásica presentaba un disco dedicado a las bellísimas Vísperas para la Virgen María de Monteverdi. Al fragmento inicial, "Deus in adiutorium meum intende", lo llamó "Deus in auditorium [...]". Hay equívocos que resultan muy divertidos.

Ya que estamos os ofrezco este inicio, con Dios o sin él.


viernes, 15 de abril de 2011

El pueblo contra Mozart




En este divertido programa radiofónico, varios personajes de óperas de Mozart (Papageno, Papagena, La Reina de la Noche, don Giovanni, Leporello, Fiordiligi, don Ottavio, don'Anna, etc.) presentan una demanda contra el compositor: ¿resultará culpable?

domingo, 27 de marzo de 2011

Hermoso análisis de la Cantata BWV 4

Comparto con vosotros este bello análisis llevado a cabo por Luis Ángel de Benito en su espacio "Música y significado".
 

viernes, 25 de marzo de 2011

La Flauta Mágica en el cine


Ayer me invitó mi querida amiga May a presenciar La Flauta Mágica en el Kinépolis, en directo desde el Teatro Alla Scala de Milán. No había visto nunca antes una ópera así... Ni así ni en un teatro, lo confieso; no me había surgido la oportunidad.
La Flauta es una de mis composiciones preferidas, por lo que la invitación de May me ilusionó grandemente. Aparte tenía mucha curiosidad por ver cómo lo hacían los tres niños, que imaginaba que serían del propio teatro. Gerhard Schmidt-Gaden, director del Tölzer Knabenchor, estuvo unos años trabajando con ese coro.
Teníamos un muy buen sitio desde donde disfrutamos de una estupenda audición, gozando también de la estereofonía. Mi solista preferida fue Pamina, Genia Kühmeier, de voz muy bien timbrada y con limpios agudos y muy buenos graves. Sin embargo no fue apenas aplaudida. La mayor ovación estuvo destinada a la Reina de la Noche, Albina Shagimuratova. Claro: como sus dos arias presentan esos complejísimos pasajes de coloratura y esos agudos... Pero no me convenció: abusaba del vibrato y gritaba demasiado. ¡Ser la mala de la película no significa chillar!
Papageno, Alex Expósito, actuó bien, pero su pronunciación alemana resultaba algo deficiente, como la de algunos otros protagonistas del reparto. Monostatos, Peter Bronder, parecía declamar más que cantar. Saimir Pirgu como Tamino estuvo bien. Pero lo más decepcionante fue que sustituyeran a los tres niños por tres mujeres soprano: Barbara Massaro, Elena Caccamo y Eleonora de Prez. ¿Por qué, si el Teatro alla Scala cuenta con un coro de niños? ¿Es que ya no existe o han dejado de prepararse para esta obra? ¡Qué pena! ¡Con lo bien, lo auténticos que quedan! ¡Que contraten a Tölzerknaben, los mejores para estas interpretaciones! Veamos si no algún ejemplo:
Ah, olvidé decir que en la representación de ayer intervinieron el coro y la orquesta del teatro alla Scala bajo la dirección de Roland Böer. El coro no me convenció mucho, a mi juicio le faltaba empaste.
No hablo de la escenografía porque no he podido gozar de ella (soy ciega, como sabéis). Supone una gran ventaja saber alemán, pude ir siguiendo el texto perfectamente.
Aplaudo esta iniciativa de la ópera en el cine y espero poder ver muchas más.
¡Gracias, May!

martes, 1 de febrero de 2011

Una decisión

He decidido prepararme las oposiciones a Escuela de Idiomas por alemán. No sé cuándo saldrán plazas, ni cuántas, ni si habrá reserva para discapacitados... Pero al menos puedo ir estudiando y así me forjo la ilusión de encaminarme hacia una nueva salida, porque la Secundaria presenta muchos inconvenientes... Bueno, si mientras me surge la oportunidad de desempeñar algún empleo en Baviera... :-) Sí, eso es muy difícil, lo sé; mas soñar no cuesta nada. Al menos lo de la Escuela de Idiomas es tangible, es algo concreto. ¡A partir de mañana empiezo a estudiar! Lo malo es que no puedo adquirir aún un temario porque los temas van a cambiar, y para darme el trabajo doble de escaneado... Ése es otro problema, el acceso a la información. Ocurre por ejemplo con la bibliografía: el resto de los mortales (léase "videntes") puede ir a una biblioteca y hojear de aquí y de allá... A nosotros muchas de las fuentes nos quedan ocultas. Pero, en fin, dirijamos nuestros pasos hacia esa meta. ¿Quién sabe? El estudio no será infructuoso porque, independientemente del resultado, me ayudará a combatir el tedio y a reforzar mi nivel de alemán. Kopf hoch!
Denk ich an Deutschland in der Nacht,
Dann bin ich um den Schlaf gebracht.
Ich kann nicht mehr die Augen schließen,
Und meine heißen Tränen fließen."
Heinrich Heine (1797-1856)

viernes, 7 de enero de 2011

Escapada a Baviera

Suelo redactar las postales navideñas con mucho tiempo, y a mis contactos alemanes se las envío aún antes porque el ambiente comienza por allí ya el primer domingo de Adviento. A mitad de mes recibí la respuesta de Rosina, una señora que vive en un pueblecito cerca de Munich y es también fan del coro de niños de Tölz. A ella no la conocía personalmente, si bien más de una vez insistió en que me alojara en su casa cuando fuese para allá a ver un concierto de los Tölzer.
Rosina preguntaba en su respuesta cómo me encontraba, y ¡oh, pobre, se lo conté! Le dije que este trimestre había sido muy duro para mí, que había tenido que vérmelas con una crisis de ansiedad/depresión debido a los cambios de trabajo y vivienda y a los inconvenientes que todo profesor de Secundaria en España ha de afrontar, y si es ciego aún más. La buena señora respondió inmediatamente: "oh, ¿qué leo? ¡Vente estas Navidades unos días a mi casa, así cambias de aire!". Le agradecí su cordial invitación y añadí que confiaba en que no se sintiese de alguna forma obligada ante mis dramáticas líneas. Dijo que en ningún caso y yo me puse a buscar vuelos con muy poca fe, pues nunca lo he hecho tan repentinamente y pensé que no iba a haber; pero tuve mucha suerte. El día 2 por la tarde me dirigí pues rumbo a mi querida Baviera y regresé ayer.
Rosina es un encanto de persona. Adora la música y además canta en un coro, hace poco ofrecieron en concierto el Oratorio de Navidad de Bach. ¡Lástima no haberlo visto!
Juntas hemos cantado mucho y ella me ha enseñado algunos Jodel (o Jodler, como se dice allí). Adoro estas piezas tradicionales.
También hemos visto a unos amigos míos que ella no conocía: Andreas, gran fan del coro de Tölz desde hace tiempo, y Elke, madre de uno de los niños cantores. A Andreas lo admiro realmente: hoy día es difícil encontrar a personas que sientan una pasión tan fuerte por algo. Él me ha ayudado mucho en mis excursiones "tölzeras" [neologismo]: me ha recogido en el aeropuerto, se ha ocupado de mí... Es muy atento, cortés y cultísimo. A Elke la conocí hace dos años en Irsee y en septiembre me invitó a su casa cuando fui a uno de los conciertos del coro que tuvo lugar en esta localidad.
El día 5 fue mágico, mi mejor regalo de Reyes: Rosina, Andreas, Elke y yo dimos un hermoso paseo a lo largo del Isar. De pronto, respirando aquel aire, sintiendo el frío en la cara y oyendo el murmullo del agua, fui consciente de que no había sido tan feliz en cuatro meses. "¿qué más se puede pedir -me dije-? Una excelente compañía, una bella caminata por la Naturaleza, mi adorada Baviera...". Y agradecí a mis tres compañeros, que tanto empeño habían puesto para sacarme de la ciénaga emocional en que me hallaba. Entonces me vi capaz, con fuerzas para afrontar el futuro inmediato. "Merece la pena, merece la pena. La vida puede acarrearnos momentos duros, pero si en compensación existen ratos como éste...". Hubiera abrazado en el acto a mis tres amigos por haberme brindado el mejor presente navideño: unas dosis de alegría. Hubiera saltado, cantado... Bueno, lo de cantar sí lo hicimos Rosina y yo: un par de Jodler en un puente con buena acústica. Los transeúntes se detenían a escucharnos. Hm, Rosina es más desinhibida que yo para estas cosas...
La estancia en Baviera, por tanto, me ha servido muchísimo más que el mejor fármaco o la mejor terapia psicológica. ¡Gracias, gracias!
Y a todos vosotros os deseo un muy feliz 2011.
Ojalá el año me acerque más a mi ansiado destino bávaro: ¿podré mudarme definitivamente allí en alguna ocasión?

sábado, 1 de enero de 2011

Los chicos del coro en Granada


El pasado día 30 pude ver en el Palacio de Congresos de Granada a los Petits Chanteurs de Saint Marc, más conocidos como Los Chicos del Coro gracias a la película Les Choristes, que los hizo saltar al estrellato.
Fragmento. El concierto se celebró en un lugar poco apropiado, con mala acústica, y los organizadores no tuvieron otra idea más brillante que la de colocar megafonía. Yo estaba sentada muy cerca del escenario, pero aun así percibía el sonido enlatado y con saturación, pues se ve que el equipo era malo o que no hicieron las debidas pruebas. El piano resultaba penoso de oír, parecía un tecladillo estropeado, y las voces de los niños también se veían afectadas. ¿No podían haber cantado al natural? A mi juicio es preferible oírlos de lejos desde las filas de atrás que someterlos a tal amplificación...
Había en total treinta niños (chicos y chicas). No se hizo programa de mano, así que mi crítica resultará algo imprecisa. Recuerdo que el solista se llama Nicolas, fue muy aplaudido; hermosa su interpretación del Agnus Dei de no sé quién. También la del Ave Maria de Caccini (¡suerte, ésta la conozco!), ¿pero a quién se debe ese arreglo tan moderno? No he escuchado la pieza original y con estas versiones parece algo actual. Bueno, yo siempre he opinado que el pop-rock debe mucho a Monteverdi.
Demostración.
Los cantores de Saint Marc interpretaron fundamentalmente piezas ligeras, también algún arreglo a lo pop de fragmentos clásicos y villancicos ("El tamborilero, White Christmas, etc."). "Granada" de Agustín Lara fue muy aplaudida, hubo de incluirse de nuevo en los bises. Y como última propina, "Cielito lindo", con canto del público incluido. De la película interpretaron tres temas. Yo hubiese preferido más fragmentos clásicos para voces blancas...
La gente se emocionó mucho, de lo que deduzco que los coros de niños gustan también aquí; lo que pasa es que no se los da a conocer y que nuestro sistema del mínimo esfuerzo y el "aprender jugando" unido a una gran incultura musical y una falta de consideración por el sublime arte de Euterpe no propicia el desarrollo de estas formaciones.
¡Oh! Si hubieran venido mis Tölzer... Lo que pasa es que éstos son menos famosos, pocos los conocen por aquí aunque haya gente que tenga grabaciones suyas (las Cantatas de Bach con Harnoncourt, en esencia). Pero pienso que si se les diera publicidad, la gente iría. ¡Oh, qué bello sería que nos visitaran!
Me gustan más los coros de niños sólo que los de niños y niñas, el sonido resulta más empastado y homogéneo. Además, las voces graves de algunos altos otorgan un color especial que, mezclado con voces femeninas, se pierde.
Ejemplo sonoro.
Termino afirmando que no he oído a un coro de niños como al de Tölz, con su perfección, su refinadísima técnica, su empaste, la preparación solista de cada miembro... Y animo a los responsables a que sigan trayendo este tipo de formaciones vocales. ¡Ay, ojalá hubiera más en nuestro país y se las valorase en su justa medida! Para un niño, la experiencia de cantar en coro resulta única. Además, si sus profesores son excelentes y le dan ya desde pequeño una formación vocal máxima, eso le queda de por vida, aunque haya de adaptarlo con el cambio de voz. La gran mayoría de los integrantes del Tölzer Knabenchor, por ejemplo, ha seguido dedicándose a la música. ¡Ay! <alguien decía que tendríamos que aprender a leer música al mismo tiempo que letras, y estoy tan de acuerdo... Además, los niños pequeños suelen experimentar fascinación por este arte y cuentan con un sentido innato del ritmo: ¿por qué no se potencian estas capacidades, por qué se las deja morir sin más?
Bueno, no quiero ser pesimista en este primer día del año. Os dejo el blog de Nicolas Porte, director y fundador de los petits chanteurs de Saint-Marc. También la web oficial del coro, que por cierto no es accesible para ciegos con tanto flash.
Félicitations, monsieur Porte!
Y a vosotros un poco de música propia de estas fechas; con niños, obviamente.
¡Feliz 2011!