(El reproductor de audio puede detenerse pulsando la tecla Escape o parándolo en el icono de abajo)

miércoles, 3 de febrero de 2010

Jesús en la ESO


Desconozco el autor de este texto, el mensaje anda circulando por la red. Me he permitido cambiar algunas cosas para eludir repeticiones.
En aquel tiempo Jesús subió a la montaña y, sentándose en una gran piedra, dejó que sus discípulos y seguidores se le acercaran. Después, tomando la palabra, les enseñó diciendo:
-En verdad, en verdad os digo que serán bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos; Que serán bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados. Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. Bienaventurados los perseguidos a causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos [...]

Entonces Pedro lo interrumpió:

-¿Tenemos que saberlo de memoria?

-¿Tenemos que escribirlo? -preguntó Andrés.

-¿Tenemos que examinarnos de esto? -se interesó Santiago.

-No tengo papiro -comentó Felipe.

-¿Hay que entregarlo? -se horrorizó Bartolomé mientras Juan demandaba a gritos permiso para ir al servicio.

-¿Y esto para qué sirve? -interrogó Judas de mala gana.

Entonces uno de tantos fariseos presentes, que nunca había enseñado, pidió ver la Programación de Jesús y, ante el asombro del Maestro, le inquirió en estos términos:

-¿Cuál es tu nivel de competencia curricular? ¿Cómo atiendes a la diversidad? ¿Cómo has diseñado la motivación de intereses palestinos y gentiles? ¿Qué significatividad tiene el material de aprendizaje que pretendes enseñar?

A Jesús se le llenaron los ojos de lágrimas y, elevándolos al cielo, pidió al Padre la jubilación anticipada.

16 comentarios:

  1. Amiga Euterpe,

    Te dejo aquí, en tu blog, el comentario que te he dejado en el de don Mario, que podrás leer, una vez él lo haya aprobado.
    Un beso, querida Euterpe.
    Antonio

    Vamos a ver, Sra. Euterpe,

    No tengo ningún inconveniente en que me tutee Vd., pero tampoco me gusta hacer discriminaciones, aún a sabiendas de que sus encantos, los de Vd., Sra. Euterpe, Musa del Parnaso, harían con toda seguridad que yo me pusiera a sus pies, pero tiene Vd. que tener en cuenta que ésta no es mi casa, es la casa de don Mario, eximio Lingüista, y aquí hay unas normas de comportamiento bien establecidas.

    Y otra cosa: yo le he exigido a don Mario que me trate de Don, así con mayúscula, aún a sabiendas de que eso no es normativamente ortodoxo, porque, como bien dijo él en su día, el Don con mayúscula se utiliza con quienes tienen sangre azul, y yo le contesté que la mía, que es roja, no es de menos categoría que la de ellos, de los que la tienen azul.

    Entonces, si yo le insinúo a don Mario a que me trate de Don, y a Vd. le insto a que me trate de , habría una discriminación, y, como todo el mundo sabe, yo estoy en contra de todas las discriminaciones, sea de las que sea.

    Y, como estamos ahora hablando de potenciales y demás vehemencias al respecto, porque el potencial es una vehemencia, lo mismo que lo podría ser un plan o adaptación curricular, yo le afirmo desde aquí que eso que parece una manía mía, lo del tratamiento del Don, en realidad no lo es, sino que forma parte de mi potencial curricular y de mis necesidades de adaptación a las Necesidades del Sistema en general.

    Tenga Vd., Sra. Euterpe, y Vd., don Mario, buenas tardes.

    Don Antonio

    ResponderEliminar
  2. Ejem, ejem, que me he perdido; vayamos al grano: ¿he de tutearlo a usted o no? Déjese de circunloquios, retruécanos, vueltas y revueltas y vayamos directamente al asunto que nos ocupa y que es bien sencillo: no requiere palabrería vana ni alardes lingüísticos, pues a buen entendedor, ya sabe; y las palabras, las precisas; no porque estemos en crisis, sino por mera facilidad de comunicación, para no perdernos... Por cierto, ¡yo también me estoy enrollando! Soy incorregible.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, bueno, bueno… Yo ya no sé cómo enrollarme con más circunloquios y con más perífrasis para que esto quede claro de una puñetera vez, y, como bien dices, estamos en crisis, y es que lo estamos de verdad, bueno, no todos, porque, cuando somos muchos, y muchas, quienes no tenemos nada que perder, por mucha crisis que haya, porque no tenemos nada, tiene que haber muchos y muchas que tengan más de lo que les hace falta, es decir, que lo tienen todo, y, si lo tienen todo, o casi todo, es porque se han apropiado de lo suyo, y de lo que no es suyo también.

    Y me estoy dando cuenta de que me he salido del tema que tenía que tratar, y es que, cuando uno se enrolla, pues eso, que tiene que enrollarse, que para eso está este verbo, y, si no, ¡qué quieres que te diga? Aquí sólo faltaría que sonase ahora un buen Coro de Johann Sebastián Bach, interpretado por esos maravillosos niños, que son el Tölzer Knabenchor, de una buena Cantata, digamos la BWV206, BWV208, BWV119, BWV120, BWV195, BWV197,o el grandioso BWV248, o la BWV232, o algo por el estilo.

    Bueno, sin más preámbulos, querida Euterpe, el tratamiento que yo prefiero de ti es el , es decir, que puedes tutearme, porque esa fórmula es la que más me gusta, y la que es más acorde con esa simpatía, y empatía, que tengo contigo.

    Y no me enrollo más, porque es un poco tarde, y, me digo yo, también habrá que dormir.

    Buenas noches, querida Euterpe.

    Te envío un buen beso,

    Antonio

    ResponderEliminar
  4. ¡Sé breve, por Dios, breve! Aprende de los laconios. Se cuenta que Filipo de Macedonia mandó el siguiente mensaje a los espartanos: "Si entro en Esparta, la dejaré al nivel del suelo". A lo que le respondieron: "Si". Dando a entender: "Si y sólo si; primero entra, guapo".

    ResponderEliminar
  5. Diálogo entre una Espartana y un Ateniense

    Ateniense: ¿Te ha gustado la anécdota que acabas de leer?
    Espartana:

    Ateniense: ¿Debería haberme extendido en más detalles?
    Espartana: No

    Ateniense: Tú eres muy parca en palabras. ¿No te parece un poco exagerada esa forma de hablar?
    Espartana: No

    Ateniense: ¿Quieres que siga hablándote?
    Espartana:

    Ateniense: ¿Prefieres que te tutee o te trate con más cortesía y distancia?
    Espartana: Sí

    Ateniense: ¿Crees que vosotros sois de mejor raza que nosotros, los Atenienses?
    Espartana:

    Ateniense: ¿Es verdad que sois ahorradores en todo, incluido el lenguaje?
    Espartana: Sí


    Ateniense: ¿Quieres que siga hablándote?
    Espartana: Sí

    Ateniense: ¿Podemos hablar de Filosofía? ¿Sabes lo que es la Verdad?
    Espartana: No

    Ateniense: ¿Sabes los que es Valor?
    Espartana: Sí

    Ateniense: ¿Sabes lo que es la Muerte?
    Espartana: Sí

    Ateniense: ¿Se debe morir por la patria?
    Espartana: Sí

    Ateniense: ¿Estás cansada de hablar tanto?
    Espartana: Sí

    Ateniense: ¿Nos despedimos?
    Espartana: Sí

    Ateniense: Cuídate
    Espartana: Sí


    ResponderEliminar
  6. Muy gracioso. Bueno, tampoco te pido tanto "lacedemonismo"; un término medio... Esa espartana era un poquito sosa, todo hay que decirlo. Me despido con un saludo latino: CVRA VT VALEAS.

    ResponderEliminar
  7. ¡Uy, vamos aprendiendo! Pero te dije que no tanto, no tanto...

    ResponderEliminar
  8. Bueno, bueno... Espero ir aprendiendo poco a poco.

    TV QVOQVE, CVRA VT VALEAS!

    Antonio

    ResponderEliminar
  9. TIBI GRATIAS AGO. Es que lo primero que tenías que haber aprendido es a poner a esa sosa espartana en un aprieto sometiéndola a preguntas que no admitan contestaciones de "sí" o "no".
    Quienes usen Firefox es muy posible que no puedan oír las emisiones que programo en el blog (los podcasts, la radio sí). Os incluyo un plugin de Windows Media para este navegador; se instala solito, pulsad "siguiente, siguiente, siguiente" y asunto arreglado. descargar plugin

    ResponderEliminar
  10. A ver cuándo su prestigiosa Majestad, Sra. Euterpe, Musa del Parnaso, se digna darse un paseo por mi blog y dejar algún sabroso comentario, porque parece que yo viva más en su casa, es decir, en el Parnaso, que en la mía propia.

    Don Antonio

    ResponderEliminar
  11. Perdón, ¿se puede?
    No quisiera molestar, pero solamente entraba para decirle a la Sra. Euterpe, que la entrada me había parecido "DIVINA", pero luego me he perdido.
    Tengan Ustedes un buen día.

    ResponderEliminar
  12. Sra. Euterpe, Prestigiosa Majestad,
    Acabo de tener la muy grata experiencia de recibir su visita en mi espacio comentando los temas que yo trato de la Tragedia Griega. Muy agradecido es lo que estoy, mientras gozo escuchando la preciosa música que suena en este delicioso blog.

    A sus pies, Preciosa Majestad, Musa del Parnaso

    Don Antonio

    ResponderEliminar
  13. Querido Joaquim: eres siempre bienvenido a este blog y te aseguro... Ejem, que yo también me había perdido con tanto circunloquio y tanta palabrería vana... Gracias por visitar este espacio creado por alguien un poquito loco como estás comprobando...

    ResponderEliminar
  14. me ha gustado la entrada Euterpe! voy a seguir cotilleando!! besos

    ResponderEliminar
  15. El autor del comentario es la persona que, bajo el seudónimo de Inocencio Docente, escribía hace años una sección fija más o menos humorística en el Boletín del colegio de Licenciados y Doctores (creo que se llamaba así el boletín). A mi instituto llegó en papel y fue fotocopiada y colgada en el tablón de la sala de profesores antes de la llegada de Internet.

    Un abrazo.

    Pocho.

    ResponderEliminar