(El reproductor de audio puede detenerse pulsando la tecla Escape o parándolo en el icono de abajo)

martes, 11 de mayo de 2010

¿Hasta cuándo, Eyjafjallajökull?

La nube de cenizas nos frustra un viaje a Londres.
LO malo es que para el verano tengo programados otros tres: alpes bávaros y austriacos (Königsee, Hallstatt), Berlín, Irsee (con sublime concierto del Tölzer Knabenchor incluido)... ¡Me dolería tantísimo perderlos...!
Cada vez somos más dependientes, más desvalidos. Pensemos por ejemplo en lo que podría ocurrir si la conexión a Internet se paralizara un solo día en el país. ¡Ay, la evolución! ¿Qué es el hombre del mal llamado primer mundo sin sus máquinas? El ser más desprotegido de todo el Universo. ¿Por qué nos mostramos tan orgullosos ante las demás especies como si el dominio sobre ellas nos perteneciera por derecho propio? Homo Insipiens Insipiens.
Como las cenizas continúen durante los dos años que predicen, me parece que va a ser el caos: lo que le faltaba a la recesión que vivimos.
Deseo a todos los lectores de este artículo que no tengan que vérselas con las consecuencias del maldito volcán cuyo nombre aún no he conseguido retener en la memoria.
 

2 comentarios:

  1. rocio, es que tu eres mu viajera hija¡¡¡
    pues si el internes se fastidiara con j, no pasaria nada malo, todo lo contrario nos hablariamos " face to face " que es mucho más bonico y real...¡¡¡¡ besotes de omaíta irene.

    ResponderEliminar
  2. ¡Vaya, qué sorpresa, tú por aquí! Hija mía, claro que pería un caos que nos quitasen los interneses: bancos, estaciones de tren, aeropuertos, todo tipo de oficinas y organismos sin funcionar... Aunque nosotras siguiésemos hablando por teléfono.
    Da recuerdos a tu vástaga.

    ResponderEliminar