(El reproductor de audio puede detenerse pulsando la tecla Escape o parándolo en el icono de abajo)

viernes, 25 de marzo de 2011

La Flauta Mágica en el cine


Ayer me invitó mi querida amiga May a presenciar La Flauta Mágica en el Kinépolis, en directo desde el Teatro Alla Scala de Milán. No había visto nunca antes una ópera así... Ni así ni en un teatro, lo confieso; no me había surgido la oportunidad.
La Flauta es una de mis composiciones preferidas, por lo que la invitación de May me ilusionó grandemente. Aparte tenía mucha curiosidad por ver cómo lo hacían los tres niños, que imaginaba que serían del propio teatro. Gerhard Schmidt-Gaden, director del Tölzer Knabenchor, estuvo unos años trabajando con ese coro.
Teníamos un muy buen sitio desde donde disfrutamos de una estupenda audición, gozando también de la estereofonía. Mi solista preferida fue Pamina, Genia Kühmeier, de voz muy bien timbrada y con limpios agudos y muy buenos graves. Sin embargo no fue apenas aplaudida. La mayor ovación estuvo destinada a la Reina de la Noche, Albina Shagimuratova. Claro: como sus dos arias presentan esos complejísimos pasajes de coloratura y esos agudos... Pero no me convenció: abusaba del vibrato y gritaba demasiado. ¡Ser la mala de la película no significa chillar!
Papageno, Alex Expósito, actuó bien, pero su pronunciación alemana resultaba algo deficiente, como la de algunos otros protagonistas del reparto. Monostatos, Peter Bronder, parecía declamar más que cantar. Saimir Pirgu como Tamino estuvo bien. Pero lo más decepcionante fue que sustituyeran a los tres niños por tres mujeres soprano: Barbara Massaro, Elena Caccamo y Eleonora de Prez. ¿Por qué, si el Teatro alla Scala cuenta con un coro de niños? ¿Es que ya no existe o han dejado de prepararse para esta obra? ¡Qué pena! ¡Con lo bien, lo auténticos que quedan! ¡Que contraten a Tölzerknaben, los mejores para estas interpretaciones! Veamos si no algún ejemplo:
Ah, olvidé decir que en la representación de ayer intervinieron el coro y la orquesta del teatro alla Scala bajo la dirección de Roland Böer. El coro no me convenció mucho, a mi juicio le faltaba empaste.
No hablo de la escenografía porque no he podido gozar de ella (soy ciega, como sabéis). Supone una gran ventaja saber alemán, pude ir siguiendo el texto perfectamente.
Aplaudo esta iniciativa de la ópera en el cine y espero poder ver muchas más.
¡Gracias, May!

1 comentario:

  1. ¡Cómo me alegro de que hayas podido disfrutar de
    la experincia de 'La Flauta Mágica', con 'Don Giovanni', de lo mejor de Mozart
    Besitos, Rocío
    (Voy a estar unos días fuera, en Palma de Mallorca. Se supone que sin acceso a internet.....¡Vaya plan!

    ResponderEliminar