(El reproductor de audio puede detenerse pulsando la tecla Escape o parándolo en el icono de abajo)

jueves, 17 de septiembre de 2009

La encerrona


Éste es el tercer mensaje de la crónica que he comenzado hoy, mirad el principio en los anteriores.
Tanto mi Sindicato como compañeros de mi centro y amigos eran partidarios de que no me incorporase al puesto de trabajo si las condiciones iban a continuar siendo las mismas. Además, mi jefe de estudios y mi sustituta me hablaban consstantemente de los muchos problemas de disciplina. En el informe psiquiátrico que se me solicitó, el especialista escribió que para mi mejoría era preciso que se me adaptara el puesto de trabajo: apoyos, cambio de centro... La Administración no se pronunció en ningún caso y yo continué de baja, esperanzada en al menos conseguir la comisión de servicios para el año siguiente.
En febrero fui citada por la inspección médica de la Delegación de Educación de Cádiz. "No te preocupes, es un mero trámite" -me decían todos, pero ¡ay! ¡Qué equivocados estaban! El señor inspector médico, nada más verme, comentó con muy malos modos que mi problema no es la depresión, sino la ceguera, y que ahí sólo procedía enviarme al Tribunal de Incapacitación; jubilarme, vamos. Yo intenté replicar: comenté que la adaptación al puesto está regulada por ley, dije que compañeros míos gozaban de apoyos de la misma Administración, argüí que no podía ser retirada del puesto cuando cinco años antes había entrado, y ya era ciega... Nada sirvió. Sobre el apoyo me dijo que no se contempla y con respecto a las comisiones de servicio pronunció esta frase que se me ha quedado grabada a fuego: "¡olvídate de las comisiones de servicio! Aquí tenemos un puesto de trabajo y una persona que no puede desempeñar su trabajo en ese puesto". No me dejó hablar más. He de añadir que me trató con muy poca educación y con maneras rudas.
Dos meses después recibí una carta: "Se ha iniciado su expediente de incapacita´ción". ¿Qué significa eso, qué he de hacer? Me vi absolutamente perdida. Me tranquilizaron: "es sólo una notificación". Hablé a través de mi Sindicato con la persona que emitió el documento; claro, ella no sabía nada, le vino de Cádiz. LO comentamos con otros cargos en Educación: "¿no hay forma de detener ese proceso?". Al parecer no: una vez que se entra de lleno en la maquinaria burocrática, su engranaje te devorará. Porque los argumentos del inspector médico son descabellados e inverosímiles, pero al parecer él tiene potestad de mandar a la calle a quien se le antoje y nadie puede rechistar. Si no, ¿cómo se explica que un proceso tan burdo, tan falto de sentido común siga su curso? "El Tribunal te llamará" -me decían, como para acostumbrarme a que me resignara ante lo inevitable.
Solicité comisión de servicios y me fue denegada. Claro: parte implicada en el tema es la Inspección Médica de Cádiz, que ya me tenía echada la cruz. En junio solicité el alta. Tenía esperanzas de que en septiembre aceptaran mi recurso. El alta me fue denegada por el mismo inspector médico que pasó ya a formar parte de mis pesadillas más terribles. ¿Cómo denegada? ¿Quién es él para hacer tal cosa? ¿NO me ha diagnosticado mi médico de cabecera? Pues nada, al parecer no hay razonamiento que valga. En agosto me llamó por fin el Tribunal; bueno, una inspectora de Sevilla cuya misión fue recoger mi expediente y mis alegaciones y pasarlo todo al Tribunal. Ahora estoy en espera de que dictamine. Por otra parte, en septiembre también me fue denegado el recurso para la Comisión de Servicios bajo el razonamiento de que la ceguera no me iba a desaparecer aunque me cambiaran de centro. ¡Brillante razonamiento, sí señor! Estimados inspectores médicos con todos vuestros galones: ¿he pedido acaso que se obre un milagro, que una mano divina me devuelva la vista? Sólo me conformo con que se me adapte el puesto de trabajo, algo regulado por ley, pues debido a mi ceguera tengo más dificultades que el común de los mortales en un instituto aislado y sin recursos, en un pueblo sin muchas comunicaciones, etc. Estos argumentos los entiende hasta un niño de párvulos. ¡Qué pena que hayamos desterrado del lenguaje una palabra tan hermosa, tan latina! YO seguiré usándola, me niego a sustituirla por "los de infantil".
Ahora continúo de baja. En realidad no sé si puedo darme de alta o si he de esperar a que el Tribunal decida si me eliminan o no del selecto mundo de la clase activa. Además, después de lo acontecido, tampoco tengo ánimos para volver a Guadalcacín. Allí me espera ahora cadena perpetua, pues de aquí a que reúna puntos para conseguir un traslado... Las comisiones de servicio me van a ser siempre denegadas, por lo que veo; y los recursos de ese instituto y de esa zona no van a mejorar.
He creado este blog simplemente porque necesito desahogarme, necesito contar mi historia, necesito que todos sepan que conmigo se ha cometido una gran injusticia. Ellos llevan a gala la igualdad, la no discriminación, la apuesta por los más desfavorecidos. Ellos hablan de educación para la paz y la ciudadanía; se les llena la boca de sintagmas rimbombantes que engañan a los incautos. Sabed, sin embargo, que todo eso es mentira; sólo figura en sus documentos, en los periódicos, en la tele y la radio porque da votos, pero a la hora de la verdad no se aplica. A mí me quieren jubilar por ciega: ¿dónde encaja eso en un país en que se suponen la igualdad y la no discriminación?
No sé qué hacer, odio tal incertidumbre. Por culpa de estos iluminados de la Administración voy a enfermar gravemente. Me han cortado las alas, me han repudiado, denigrado...
Bueno, dejémoslo aquí. Seguiré informando sobre posibles novedades, que espero que ocurran y que sean buenas.

13 comentarios:

  1. ¡Oh, muchas gracias, mi antigua compañera de fatigas!

    ResponderEliminar
  2. Tienes todo mi apoyo. ¡Mucho ánimo y fuerza!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Me siento avergonzado de la sociedad que estamos creando, de los politicos y de los muchos funcionarios autócratas que no ven más allá de su prepotencia.
    Ánimo, tu lucha será nuestra ilusión y tú victoria nuestra esperanza.

    ResponderEliminar
  4. Queridos Juanma y Antonio: gracias por el apoyo y por las palabras reconfortantes que me dirigís. Por fortuna hay muchas buenas personas en el mundo; lo triste comienza cuando dependemos de gente sin corazón que puedan dificultarnos la vida... En fin, paciencia.

    ResponderEliminar
  5. Mi nombre es María, no te conozco ni me conoces, se de tu historia por un grupo de yahoo donde participa alguien que te conoce. Me siento terriblemente avergonzada, si te dieron la plaza no pueden ahora quitartela, no es justo. Qué manera de degradar y humillar a la gente.
    Solo quería mandarte mucho ánimo, aunque no nos conozcas, estamos contigo.

    ResponderEliminar
  6. Querida María: ¡Estoy emocionada! De verdad que no tengo palabras para agradecer todo vuestro apoyo. Curioso, mi historia ya anda por ahí; el mundo es pequeño, y con Internet aún más. Personas como vosotros, que aun sin conocerme me deseáis lo mejor; como mis amigos, que estarán ahí incondicionales para tenderme su mano y brindarme consuelo y ayuda; buena gente, en suma, que lucha por el bienestar del prójimo; todos hacéis que mi fe en el género humano no se quebrante y que no me rinda, pues no lo merecéis. Abrazos.

    ResponderEliminar
  7. ola! tú no me conoces pero yo te acabo de conocer por un amigo de madrid cuya hermana es amiga tuya, la cual, es también ciega, jaja, es para darte pistas porque no lo quiero decir públicamente por si no quieres que se diga tu nombre. m Es incré Increíble que todo dependa de una única persona que no ve más allá del enfoque médico/institucional, donde se encierran a los individuos y se cree que esa es su curación como pasa en muchos casos. esgraciadamente, nosotros mismos nos tenemos que buscar los recursos propios para defendernos y a veces por desconocimiento no los mostramos porque simplemente no los conoces conocemos. ese médico ignorante cerrado de mente, no sabe que los exámenes se pueden hacer también h orales, parreciera que el único modo de examinr es el escrito, no señores, también se puede evaluar por trabajos y existe lo que se llama evaluación continua, la cual, muchas veces no necesitas hacer examen si no quieres, así que no necesitamos a nadie que venga a corregirnos los exámenes si no los queremos hacer escritos. Ah, los ejercicios se puede hoy día ya obliga enviar por e-mail y que cada uno conteste por e-mail, para eso t habrá ordenadores supongo en los institutos. es uan Tienes todo mi apoyo, yo estoy terminando mi segunda carrera y una de las opciones que tengo pensadas es la de ser profesor, menos mal que no es en andalucía porque ya conozco varios casos como el tuyo. espero que se resuelva con un buen fin y de manera

    ResponderEliminar
  8. ¡Muchísimas gracias! Espero que no te discriminen como a mí. Hubo un caso aún más grave en Madrid y ya aprovecho para denunciarlo: a nosotros nos piden un certificado de idoneidad expedido por el centro base antes de darnos la plaza, lo cual considero discriminatorio porque a los demás les basta con un reconocimiento médico; es como si dieran por supuesto que los discapacitados a priori no pueden desempeñar ese trabajo... En fin: el caso es que a un conocido mío, maestro, le denegaron ese certificado y lo han incapacitado de por vida para ejercer. ¡Es vergonzoso!
    No te preocupes, mi nombre ha aparecido ya por aquí... Sospecho quién puede ser esa chica ciega; si es la que pienso, se trata de una gran amiga, muy inteligente, aficionada a la música y todo un fenómeno en cuestiones informáticas (me ha sacado de más de un apuro).
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Todo mi apoyo. esto es una gran injusticia, la gente con diversidad funcional no son ciudadanos de segunda clase.
    Un gran beso
    Cuca

    ResponderEliminar
  10. Euterpe hemos publicado tu caso en nuestro blog rachandobarreiras.blogspot.com y me he quedado muy impresionada con las cosas que nos pueden pasar por tener una minusvalía. Yo voy en silla de ruedas, estudié Farmacia y como no tenía dinero para comprar una intenté conseguir trabajo en alguna farmacia, pero todo fue inútil, las mentes no están preparadas ¿a qué siglo habrá que esperar???? Recibe todo mi ánimo y no te desanimes, encontrarás la forma de salir adelante.

    ResponderEliminar
  11. ¡Perdonad el retraso, Cuca y Olga! Acabo de ver vuestros hermosos comentarios que agradezco encarecidamente. ¡Gracias asimismo por difundir mi caso en vuestro blog! ¡Ánimo! Después de todo, hay gente buena en el mundo.

    ResponderEliminar
  12. 02 de Mayo de 2014

    Sr. Jefe del departamento de recursos humanos
    Estimados señores:

    Por medio de la siguiente carta de reclamo, quisiera hacer constar mi insatisfacción con respecto al trato obtenido en su empresa de parte de los responsables que tienen en la cafetería al darme los motivos por los cuales deciden no renovarme mi contrato.
    Me dicen que no me acoplo, después me dicen que no se trabajar en equipo. Me gustaría que me dijese cual es trabajar en equipo para ellos, para mi trabajar en equipo es cumplir con mi trabajo sin cargar de él a mis compañeros, ayudarles en lo que puedo, ser puntual, ser responsable y mirar por la empresa, (no llevar a amigos para invitarles consumiciones, o hacer la vista gorda). Yo creo que con esto he cumplido con creces, nunca he hablado de nadie ni he creado conflictos por iniciativa propia, si que tengo que decirles que una de las empleadas nunca me ha aguantado y no sé porque, o que tiene contra mí, a no ser que yo no hago lo que ella quiere y no la bailo el agua, pues ella es lo mismo que yo, y creo que lo que hago está bien hecho como (preguntar a los clientes que si quieren la leche caliente o templada.) dicen que no pregunte que se lo ponga y ya está, la dije que ella haga lo que quiera que yo ya se trabajar y sé lo que tengo que hacer.
    Tal vez no se trabajar en equipo porque una vez la empresa me dijo que si podía firmar una carta diciendo los modales que había tenido otra empleada y yo como era verdad la firme y despidieron a esta empleada y al señor enlace sindical le pareció mal y desde entonces siempre ha estado en mi contra.
    O tal vez porque todos invitan a consumiciones, o evaden atender a los clientes o de reponer el género y asi socializar con sus amigos y yo no llevo ningún amigo, pues me guardo mucho de decirle que ni vallan a verme a no ser absolutamente necesario.
    Sin más y esperando su respuesta, se despide:
    Quien no sabe lo que es complementariedad, coordinación, comunicación, Confianza, compromiso
    Pueden ayudarme a REFLEXIONAR


    ResponderEliminar