(El reproductor de audio puede detenerse pulsando la tecla Escape o parándolo en el icono de abajo)

domingo, 8 de enero de 2017

Stephen Hawking: 75 años.

Con un amigo, el profesor Hawkings, delante de su colegio Gonville & Caius
 
Ver noticia en Rtve.es
Artículo en Mirror Online. Entrevista a Stephen Hawking en "Órbita Laika"
Hoy no sólo la ciencia, concretamente en el campo de la física teórica, está de celebración. También lo festejamos todos los que alguna vez tuvimos espíritu imbatible ante la adversidad y no nos arrastramos hacia el desánimo. Los 75 años de Hawking representan cada momento de quienes apuestan por no rendirse; por no renunciar a sus sueños pese a obstáculos y barreras que, a todas luces, inducirían a la claudicación.
Hawking no se dejó morir a los 21, cuando le diagnosticaron la fatal enfermedad y la inevitable condena en un brevísimo periodo. Apostó por vivir intensamente lo poco o mucho que le quedara, el supuesto tiempo prestado (en fin, también nuestro tiempo lo es...). Quizás por eso disfrutó con mayor intensidad de cada día, hora, minuto, segundo. Quiso investigar, descubrir, amar, regocijarse, sonreír, maravillarse ante cada pequeño momento de gozo que está ahí, listo para ser paladeado con fruición. Por desgracia, muchos de nosotros recorremos de puntillas nuestra senda sin detenernos en esos placeres que constituyen el devenir. Nos obsesionamos con ambiciosos proyectos inalcanzables o futuros irreales, postergando el ahora. ¿Para qué? En el ocaso de la vida echaremos la vista atrás y diremos: "No disfruté; no fui dichoso; desperdicié la existencia con nimiedades".
Muchos confiesan que se suicidarían si les viniera la desgracia de sufrir una enfermedad invalidante. Otros, demasiados, muestran su infelicidad ante cualquier pequeño revés, exclamando: "¿por qué a mí? ¡No lo puedo soportar! ¡Es injusto!". A todos ellos los insto a que se planteen la pregunta que el psicólogo Rafael Santandreu suele hacer a sus pacientes: "¿qué te diría Stephen Hawking?".

Yo misma había sido devorada por las cruentas fauces de la depresión; cuatro años llevaba ya sumergida en la ciénaga de la tristeza. El día anterior a mi trigesimosexto cumpleaños vi "La teoría del todo", película de 2014 sobre la vida de este genio. Lo primero que sentí fue un colosal desprecio hacia mí misma; persona joven (en los parámetros actuales, obviamente), capaz de moverse, con un estado de salud aparentemente normal y entregada al insano ejercicio del lamento. Hubieron de transcurrir aún cinco fatídicos meses antes de que, en una noche insomne de finales de mayo, se me revelara súbitamente lo que aquel buen hombre trataba de explicarme: "Quejarse es una pérdida de tiempo. Anhelar tu propia muerte constituye un absurdo e improductivo gasto de energía. Si te dejas anular por impulsos autodestructivos, la ceguera mental no te permitirá descubrir tu lugar en el universo. ¡Vamos! ¡Levántate y mira a las estrellas! Sé curiosa: hay tanto por aprender...".
Le hice caso tras el abundante y liberador llanto catártico que acudía por fin a socorrerme, y ahora puedo afirmar que me ha obsequiado con el mejor de los regalos: ser consciente de las maravillas que mi propia vida encierra, si me aplico en buscarlas. ¿Cómo podría yo, humilde e ignorante admiradora, devolverle el favor? Creo que habré de conformarme con transmitir por este medio mis buenos deseos.
Happy birthday, Professor Hawking! You have come to my life in a collapsing emotional moment, in a particularly dificult crisis. Thanks to your effort I have been healed! You have made me discover the joy of being alive, here and now, as part of the universe! What a gift! The world needs more people like you!
Enjoy this day in good company! I wish you happiness, love, health, strength and all kind of positive emotions. I hope to write to you again after 25 years! And, of course, also before. Do not give up!

"It's been an extraordinary time to be alive and working in the field of cosmology. I'm happy if I've been able to make a contribution to our understanding of black holes and the origin of the universe. But it would be an empty universe indeed if it were not for my family and friends. So as I reach my 75th birthday, it's time for me to say thank you to all of you who have helped and supported me along the way and made my universe so full of life, love and energy. SH"`.
[Cita obtenida de su página de Facebook].].
Artículos relacionados / Related posts:


6 comentarios:

  1. ¡Un grande, un maestro! ¡Gracias a él eres la Rocío que yo siempre quise ver y que disfruta cada momento de su vida! ¡Se merece todo y más este gran hombre!

    ResponderEliminar
  2. Bueno, no sólo gracias a él; también a familiares y amigos, como tú... Su logro, el de provocar mi resurrección, no le otorgará el premio Nobel, pero a mí, una insignificante mota en el espacio / tiempo curvado, me ha devuelto la vida.

    ResponderEliminar
  3. Me refiero a su logro para conmigo. Espero que algún día pueda demostrarse empíricamente lo de la radiación de Hawking y la evaporación de agujeros negros para que le concedan el Nobel: !se lo merece! Ignoro si es el premio más cuantioso; sí el que más prestigio tiene. ?De dónde saca el dinero la fundación? Porque la herencia de Alfred Nobel se terminaría hace tiempo.
    No me gustaría que a mi amigo le otorgaran el galardón a título póstumo, pues sólo beneficiaría a sus herederos. ?Existe algún "premio a la trayectoria vital"? !Ja, ja!

    ResponderEliminar
  4. Querido Óscar de EEZ-CSIF:
    En mi correo aparece tu comentario, pero ha desaparecido de la página. Tal vez lo hayas borrado. En cualquier caso te contesto por si pasas por aquí.
    No hace falta que traduzca la entrada. Para Hawking no hay barreras y si tuviera tiempo y ganas de leer la la leería simplemente, lo que ocurre Es que ha de estudiar el cosmos, algo más importante que hojear las chorradas de una loca admiradora. No quisiera ser yo, en ningún caso, la que lo distrajese de tal menester: exclamación nunca me lo perdonaría! Además él precisa de mucho más tiempo que nosotros para efectuar cualquier tarea.
    De todas formas la he colgado en su página de Facebook, por la que pasan muchos fans; también muchos trastornados, todo hay que decirlo. Aunque, ¿qué soy yo? ¿Quién me garantiza que no estoy trastornada? ¿Quieé mide el trastorno? El trastorno es relativo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Obviamente quería poner CSIC. Inconveniente de haber estado afiliada al Sindicato: !ja, ja!
      Saluda a Matilde Barón y a vuestras plantas.

      Eliminar
  5. ¡Ay! Si pudiera resucitar a Anaxágoras, Sócrates, Hipatia, Galileo, Semmelweis y tantos y tantos otros... ¡Haría que los colmasen de honores! Bueno, ya los colmarían sin mi intervención, pues todos reconocemos su gran labor unánimemente. Cfr. Buscando la verdad en un mundo falso e injusto.

    ResponderEliminar