(El reproductor de audio puede detenerse pulsando la tecla Escape o parándolo en el icono de abajo)

lunes, 24 de abril de 2017

Dirigida por Stephen Cleobury


¿Quién me iba a decir a mis doce años, cuando descubrí en unos discos antiguos los celebérrimos villancicos ingleses cantados por esas cristalinas y tiernas voces infantiles del coro del King's College de Cambridge, que un día, 25 años después, iba a ser preparada y dirigida por Stephen Cleobury, el actual director de esta formación? Efectivamente: eso ha ocurrido este fin de semana en Madrid, en un seminario de Zenobia Música al que me he inscrito.

Cleobury colabora con Zenobia por tercer año consecutivo; y es que Rupert, organista y director del Cenobia Consort, fue niño cantor de los King's: ¡qué hermoso! Espero que me llamen para otros cursos: ¡seguro que voy, si me vienen bien las fechas!

Hemos cantado la primera parte de la Selva Morale e Spirituale del genial Monteverdi: ¡preciosa forma de celebrar su aniversario! ¡Qué gran músico era, y cuánta marcha tenía! Hoy hubiese escrito pop-rock, con esos acordes de tónica, subdominante y dominante tan machaconamente repetidos; como en el Beatus Vir.

Por suerte, Zenobia nos dio las partituras con bastante celeridad, lo que posibilitó el poderlas transcribir y llevar en Braille. Sin embargo, confieso plena de vergüenza y bajando la mirada que no estudié: he estado muy liada con otras cuestiones. El viernes las abrí ya en el ensayo; menos mal que se me da estupendamente lo de la lectura a primera vista, o a primer tacto: ¡ja, ja!
La letra de casi todas las piezas la conocía por otras versiones musicadas de estos salmos, algunas también de Monteverdi (Vísperas); de modo que podía ir leyendo cómodamente las notas. En el Credidi o en el Beatus, al principio, aprovechaba los compases de espera para ver el texto que tendría que cantar y luego lo acoplaba. Es que la yema del dedo no da para dos líneas.

En mi cuadernillo tenía sólo la parte de soprano, que ocupa mucho más espacio que toda la obra completa en tinta, evidentemente. No podía fijarme en las otras voces, y resultaba complejo cuando Cleobury nos mandaba constantemente, a saltos, de un punto a otro de la partitura para fijar determinados pasajes. Yo directamente me acoplaba por deducción según el acorde previo y, obvio, en cuanto empezaban con el texto seguía automáticamente por donde tocara. Un esfuerzo titánico pero que, claro está, merece la pena y supone todo un reto para mí.

Ayer, durante el concierto, apenas daba crédito a lo que estaba ocurriendo y la emoción casi me hizo verter lágrimas. "GRATIAS AGIMUS TIBI" -decía el Gloria, y yo lo corroboraba para mis adentros dirigido a Cleobury, a Rupert, a todos los compañeros que actuaban conmigo y, por supuesto, a Monteverdi, sin quien nada de esto habría sido posible.

Thank you very much indeed! VIVAT MUSICA!

No hay comentarios:

Publicar un comentario