(El reproductor de audio puede detenerse pulsando la tecla Escape)

viernes, 17 de febrero de 2017

Adiós, mundo cruel: niños suicidas por acoso escolar.


Crónicas: La cadena del silencio. RTVE.La historia de Lucía en El Mundo. Si me queréis ver, tendréis que ir a mi tumba. El pasado mes de enero se quitaba la vida Lucía, una niña murciana de 13 años, guapa e inteligente, insultada y denigrada durante mucho tiempo por sus compañeros de escuela: "¿quién se va a sentar hoy con la gorda?". La despreciaban, la empujaban y la dejaban sola. El cambio de centro no sirvió de mucho, porque la niña ya había sido anulada y las secuelas continuaban allí; además de sus antiguos compañeros, si bien ya no en el Instituto.
Hace unos meses, su madre descubrió un diario en el que anunciaba repetidamente que estaba harta de sufrir, que se encontraría mejor muerta: "Estoy mal, y ahora sólo quiero descansar. Voy a llorar hasta dormir. Buenas noches, a quien pueda tenerlas". "A veces el silencio es el mejor de los gritos". "Se me caían lágrimas, pero nadie se dio cuenta: como siempre. Hay veces que quisiera encerrarme en una bola y no salir nunca".
Se alertó al centro de enseñanza sin que, al parecer, y ciñéndonos a declaraciones de los padres, tomase demasiadas medidas. Por supuesto no quiero decir que los institutos y profesores seamos los responsables últimos de estos desastres y lamento que se nos exija tan a menudo algo fuera de nuestro control, máxime cuando los niños no ponen en conocimiento el drama que atraviesan: ¡no se puede adivinar! Pero, por supuesto: ¡que nadie le reste importancia! ¡Que no escurran el bulto afirmando simplemente que se trata de "cosas de críos"! ¡Basta ya!
¡Lucía es una víctima más de esta sociedad bárbara que estamos creando! Nos inmunizamos ante la violencia porque es habitual, porque la tenemos en las pantallas todo el día; bien en televisión (películas, noticiarios, series) o en los deleznables juegos de videoconsolas. Internet es una puerta abierta al mundo con toda su crudeza, y nuestros hijos, aún carentes de criterio e indefensos, son arrojados a él. La ley del más fuerte prevalece en las escuelas y otros grupos sociales: domina el violento, el que grita, el que insulta y denigra, el chulito fanfarrón. Las víctimas suelen ser personas tímidas, o muy inteligentes (consideradas excéntricas), o discapacitadas (bien físicas o intelectuales). Estos cobardes matones atacan al débil, al que no los delatará. Así, los críos son condenados a sufrir en silencio el peor de los calvarios..., hasta que explotan.
Por favor: ¡frenemos tamaña lacra! ¡Denuncien! No ya ante el colegio: ¡en la Fiscalía! Y vosotros, queridos niños: ¡no estáis solos, recordadlo! ¡No os calléis! ¡Nunca! ¿Me oís? ¡Nunca! ¡Os apoyamos! ¡Os apoyaremos en todo momento! No tengáis miedo y confiad en quien os quiere, en quien os puede auxiliar. ¡No os quitéis la vida, os ruego! ¡Jamás! ¡Bajo ningún concepto! Miradme y escuchad con atención: si os matáis, ya no habrá nada. En cambio, la situación actual puede acabar pronto; sobre todo si nos ayudáis a ponerle coto con vuestra delación. ¡Hacedlo, no esperéis más! Cielos, ¡queremos veros vivir; crecer; perseguir vuestros sueños! ¡No sucumbáis! ¡Sois muy, muy valiosos! ¡Esos idiotas no pueden derrotaros, no se lo permitamos! ¿Qué pasa si os sentís distintos? ¿Con quiénes queréis igualaros? No imitéis a nadie: ¡sed vosotros mismos! ¡Viva la diferencia! ¿Os cuento un secreto? Muchos acosadores hacen daño por pura envidia. Además son unos cobardes: ¡unos despreciables cobardes! ¡Estáis muy por encima de ellos, queridos! No merecen ni un minuto más de vuestro tiempo; de vuestro sufrimiento; de vuestras lágrimas. ¡No os rindáis!
Van mi abrazo y mis ánimos para chavales, familias y amigos.
Teléfono de Atención a Niños y Adolescentes.
Línea de prevención del suicidio centralizada (España): 902500002. No implica costes para el usuario a pesar del prefijo, pues desvía a los números provinciales.
Superdotados y acoso escolar.
Los discapacitados, grupo de riesgo.
 

2 comentarios:

  1. Cuando escuché la noticia me quedé... sin palabras... pero estas cosas, por desgracia, siguen ocurriendo... como la violencia contra las mujeres, como la violencia racial, en fin... No me gusta este mundo en el que vivimos... pero si no nos hacemos notar más, difícil será que lo podamos cambiar... ¡No cesemos en intentarlo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Decirte solamente que si dan muestras de que algo pasa, el lenguaje corporal, el tono de voz,la participación en clase etc...que son signos que de estar educados y entrenados para iddentificarlos, nis dicen que algo pasa, de aahí a un tiempo dedicado en especial al alumno, se va averiguando. No es tan dificil, solamente hsy que hacer frente al problema y ser valiente en aceptar no saber que pasa de antemano y mantener la alerta por un tiempo hasta que se vaya desliando poco a poco.
      Te sigo el tema más adelante
      Hasta luego.

      Eliminar