(El reproductor de audio puede detenerse pulsando la tecla Escape o parándolo en el icono de abajo)

miércoles, 24 de agosto de 2016

En Woburn



Este pueblecito se encuentra a unos 20 kilómetros de Bedford. Cranfield, donde vivimos, està a 15  kilómetros en sentido opuesto. Richard vive en el Pounds Close,en una casita de madera preciosa, de dos plantas, con un gran jardín donde hemos desayunado esta mañana y merendamos ayer. Me encanta descalzarme y dejarme acariciar las plantas de los pies por la hierba, césped que Richard podó el lunes.
Para el paseo, my dear gentleman me ha dejado un encantador sombrero veneciano: ¿Por qué hemos perdido la tradición de los sombreros de paja?  A mí me resultan comodísimos, ligeros, adecuados.  El día es caluroso, los prefiero nublados. Pero... !Noooooo! !Calor cuando llegue a Osuna! Me voy a morir. En mi pueblo se nos obliga durante las fechas estivales a un permanente estado de letargia y encierro: !desesperante! Aquí al menos se puede vivir. Además los días cunden una barbaridad y los horarios son más lógicos. Al comer antes, uno se acuesta con la digestión bien hechecita. Al levantarse antes,las jornadas son muy aprovechables. Además no se interrumpe el día con el fastidioso intervalo de la siesta, donde todo parece morir. Mi madre emplea una preciosa metáfora que no sé de dónde habrá sacado, si es invención propia o qué: "! Venga, niña, date prisa, que se "jilacha" El día!". Por supuesto quiere decir "deshilacha"; El hilo de la vida, del destino que tejen las incansables y feísimas Parcas con el diente compartido.


Hemos caminado por los jardines del duque de Bedford. La casa está cerca, por una zona en que hemos visto ciervos. Me he abrazado a árboles gigantes. Me metí entre las ramas de uno, en armonía cumn matre natura. Cuando me deshice del abrazo, tenía una ramita en la mano: !su regalo!
También había un lago donde metí los pies. !Con patitos!Luego nos tumbamos los tres en la acariciadora hierba.
Ahora estamos comiendo en un jardín que es la terraza de un bar: The White Horse. Se oye a mirlos y petirrojoscantar. Se está  muy bien a la sombra.


Sobre las cinco y media hemos de estar en Luton: !se acabó el idilio! Mas volveremos. Quizás en Navidad, para cantar un Messiah y ver a los King's y a los del New College. En marzo, al parecer, se va a hacer la Misa en Si Menor de Bach con el coro de la OCG. Imagino que precisarán refuerzos, así que entramos los tres, !y yo rapto a mi Richard! !Milord!
I must thank you two, Richard and Jorge, for the magnificent days in your unique company! Richard, Mr. May-Miller, thank you very much for your hospitality, kindness and good maners! I will cry when I leave you! You are 1600 kilometers far away! Please, come back soon! Or rather: I hope to return back soon. Please!!!https://youtu.be/pdt3QFtcUSw


2 comentarios:

  1. Mi querida amiga, cuanto me emociona leer tus relatos de viaje! Sintonizo con tus vivencias pues bien sabes que adoro la música y el canto. No tenía conocimiento de tu amplia cultura musical y te felicito. Tambien te felicito por los compañeros y amigos que te han acompañado y os envidio a los tres por gozar durante ese corto periodo de tiempo de los placeres musicales.
    Te comento... que...entre mi azarosa vida y entre las idas y venidas de mis hias...y los paseos a sus perros...he conocido a un maestro del flamenco que enseña a un alumno en plena plaza, sobre el medio día. " cosas de la España cañí " en el sentido más tierno y expontáneo de la expresión. El chico, no tiene formación musical, goza y mucho, de su pasión por el flamenco. El maestro trabaja de portero de una casa de vecinos y ha realizado giras por diferentes paises. Tampoco tiene formación musical, pero juega con sus cuerdas vocales como quiere...y quiere muy bien. Te cuento que les he cantado la copla de los ojos verdes y fué una experiencia de lo más lorquiana: a las 14 h. con un calor pegajoso, a la sombra(poca sombra) de un jazmin, en un banco desteñido de madera...y por auditorio...la perrita ladradora de mi hija. Se me olvidaba...tambien estábamos junto a unos columpios de mayores, esas máquinas que ha puesto el ayuntamiento por los barrios para que hagamos ejercicio los mayores. Ya te digo... diferente a lo tuyo, algo subrrealista.
    Hoy tengo invitados y voy a sacar a la perrita Lucia y hacer la compra y guisar y continuar preparando mi visita a Islamdia.
    En Osuna, con el amor de tu gente,un pipo de agua fresca, gazpacho y un abanico,se pasa lo poco de verano que queda. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Querida mía:
    Muchísimas gracias por tus hermosas palabras y por compartir conmigo tan románticas vivencias. Tú podrías hacer un blog, tendrías mucho que relatar: habiendo viajado tanto a lo largo de tu vasta vida Y habiéndolo absorbido todo con esa mente inquieta que posees…
    Tengo ganas de que quedemos para andar, ya me dices. Muchos besos y da recuerdos a esa traviesa perrita.

    ResponderEliminar