(El reproductor de audio puede detenerse pulsando la tecla Escape o parándolo en el icono de abajo)

martes, 26 de julio de 2016

Universo paralelo.


El 28 de julio de 1750 murió Bach. A mí me va a pillar en Benasque, donde estamos transcurriendo unos días bastante terapéuticos.
Creo que falleció a las siete de la tarde, en compañía de familiares; andaba por allí su nieto, hijo de Liesgen y del músico Christoph Atnickol. Lo habían bautizado Johann Sebastian. No sé a qué se dedicó, mas evidentemente estuvo lejos de imitar a su abuelo porque no tenemos noción de un Johann Sebastian Altnickol-Bach.

-Pero... ¡Por Dios! ¿Quién anda ahí en la puerta? ¡No respetan nada!
-Soy admiradora de Herr Bach.
-¡No entiendo... Sois muy rara! ¿Esa ropa! ¡Y ese bastón tan extraño! Y... ¿Es que... Acaso sois ciega?
-Quería despedirme de él.
-¿De dónde procedéis, por ventura? Herr Bach se encuentra muy enfermo, no puede hablar con nadie.
-¡Al menos visitarlo, estrechar su mano!
-¡Marchaos! ¿Cómo osáis..? ¡Marchaos!
-Yo... ¡No quiero hacer daño a nadie...!
-¡Dejadnos en paz! Herr Bach está muy enfermo y hemos de ocuparnos por completo de su cuidado y asistencia. Vos molestáis en este momento.
-¡Oh, no quería...!
-Por favor, lo digo por última vez; si no tomaremos medidas extremas: ¡marchaos!
-De acuerdo, lo siento...

Creo que he metido la pata. Y ahora...? ¿Qué es esto?

-Venga, querida: entra ya a casa. Los niños están inquietos... ¿Cómo sales tanto tiempo, con Guille así de mal? ¡Madre mía! Por suerte ya han pasado los tres la varicela!
-¿Quién eres?
-¿Qué estas diciendo? ¿Dónde has ido? ¿Has bebido algo extraño? ¿Te han drogado? ¿Te has golpeado la cabeza? ¿Te han agredido? ¡Tienes una expresión rarísima! Déjame examinarte, por favor. No, no parece. ¡Cielo...!
-¡Mamá, mamá, has vuelto!
-Yo... ¡Esto es un error! ¿Dónde estoy?
-¿Dónde vas a estar, por todas las estrellas? En casa, ¡al fin!
-¿En casa de quién?
-Decididamente, la han drogado.
-¡Mamá, mamá, mira el dibujo que he hecho!
-Déjala, Nerea, guapa: está enferma. Creo que va a acostarse a descansar. ¡Oh, no, no llores! Mañana se encontrará bien, te lo prometo. Ahora vuelve a la cama. ¡Ay, pobre niña!
-¡Yo no estoy enferma! ¡Es que... Aquí no es! ¡Hay un error del tiempo, hay...!
-¿Qué locuras dices? ¿Cómo es posible que...? ¡Oh! Cualquier droga alucinógena inhalada: ¡qué peligroso todo! Igual que la escopolamina; te anula por completo la voluntad y no deja rastro. ¡Horror! ¿Cómo luchar contra el crimen químico?
-¡No! ¡Es que... Yo no soy de aquí! ¿Dónde estoy?
-En Granada. Mira, ésta es tu casa: ¿no la reconoces? Ven: el salón, la cocina...
-¡Sí, es mi casa! Pero, ¿qué hacéis aquí? ¡No entiendo!
-¡Pobre criatura! Me preocupas. Vamos al hosital: ¡ahora mismo! ¡A urgencias! Te han drogado, seguro, te han drogado. Voy a llamar a la asistente, a ver si puede quedarse con los críos. ¡Oh, y Guille con fiebre!
-¡No quiero ir al hospital! ¡Es un error! ¡Es un errror! ¡Escúchame! ¡No me han drogado! ¡Déjame volver a casa! ¡Es...!
-¡Silencio! Hablando así te alteras. ¡No llores! ¡Ay, pobre! Ven a mis brazos. ¡Qué temblor! Tranquila, tranquila. Todo pasará, pasará pronto; créeme. Los efectos de las drogas duran un tiempo. Luego se disipan y quizás ni recuerdes esta mala experiencia. Vamos, ¡no te preocupes! Mírame; estoy aquí, contigo. No va a ocurrirte nada malo. ¡No permitiré que te hagan daño! ¡Malditos canallas...! Relájate, respira hondo. Por favor...

Entonces perdí la conciencia y... ¡No sé! Estoy de nuevo en Benasque. ¡Tengo miedo! Por haber contravenido las órdenes de Bach, he desembocado en un presente paralelo. Noparecía fea la vida alternativa, y mi marido me quería mucho, a juzgar por su actitud; mas... ¿Cuántas de estas variantes habrá para mí? ¿Podré visitar otras sin riesgo? Me asusta, en cualquier caso: ¿y si me quedo para siempre atrapada en una de ésas? ¿Y si la que me atrapa es peor que la actual? Mejor no investigar mucho.

3 comentarios:

  1. Hola querida! Buenas noches, cuanto me alegro de haberte conocido en esta vida de ahora, con estos tiempos que corren tan de prisa y con tanta información al alcance de la mano, sin tener que pedir permiso en bibliotecas, o esperar al cartero...decía que me alegro de conocerte en esta dimensión y que me presentes a Bach y a su familia en tiempo virtual real.
    Cuéntame como empezó a unir notas su prodigiado cerebro...como lo vivió...quien fué la primera persona que vibró con sus acordes.
    Me gusta como te trasladas entre siglos con ese aire de ingenua sapiente.
    Buenas noches.
    Oye, estás en Benasque? Que maravilla, yo he estado por esos montes y valles verdes, he corrido cerros abajo con una tormenta que hacía correr el agua enre las piedras y la hierva fresca. Está en mis recuerdos queridos.Disfruta cuanto puedas.

    ResponderEliminar
  2. !Oh, mi adorada poeta y filósofa de la vida, te adoro! Muchas gracias por tus líneas.
    Sí, por Benasque, y ayer me bañé en el lago de Eriste. !Me encanta estar en comunión con la Naturaleza! El verde, el agua que nos da; tanto como nos aporta, !y nosotros maltratándola y dándole la espalda!

    Me encantaría hacer un viaje contigo, conocer mundo de tu mano.
    Como relato en mis entradas de Leipzig, Bach proviene de una familia de músicos que se origina -la musicalidad, claro- en el siglo XVI con Weit, molinero que, entre molienda y molienda, tocaba la guitarra.
    El pequeño Johann Sebastian mamó la música desde la cuna, como algo natural.


    Homenaje: El señor Juan Sebastián.

    ResponderEliminar
  3. Da gusto leerte Rocío, una vez más te digo... ¡te admiro! ¡Esa es la Rocío que yo siempre quise ver! ¡Sigue así!

    ResponderEliminar