(El reproductor de audio puede detenerse pulsando la tecla Escape o parándolo en el icono de abajo)

martes, 14 de junio de 2016

Festival Bach de Leipzig 2016. Día 4: ¡no era el órgano de Bach!


Estaba equivocada: el órgano que tocó Bach ya no existe. Hoy hemos visto a Ulrich Böhme, el organista de santo Tomás o Thomasorganist.

El órgano siempre me ha fascinado: esa grandeza, esa sonoridad, esa majestuosidad, y cuando termina la pieza y queda resonando extinguiéndose el sonido lentamente... Adoro las fugas: el sujeto, el contrasujeto, las respuestas, el desarrollo con los minitemas que no recuerdo cómo se llamaban... ¡Ah, sí! ¡Estrechos! Y luego esa nota pedal que hay poco antes de terminar,, y las tan habituales cadencias de Picardía.

Otra cosa que me cautiva es lo de las fantasías corales, las variaciones sobre un coral; una melodía a priori simple, desnuda, que Bach somete a análisis; a diversos ropajes -léase "armonizaciones diferentes"-, a inversiones, cambios de modo, de timbre, de octava... ¡Eso sólo puede hacerlo un genio como él! ¿Y cómo aprendió tanto si ni siquiera estudió música regularmente por así decir?

Hubo también piezas de Reger en el concierto de hoy: corales,, con una soprano. Para finalizar, una obra de Mendelssohn basada en Bach con su fantasía, coral, su fuga... ¡Ay! Imagino al jovenccísimo Mendelssohn yendo a ccasa de su abuela, que fuera amiga de Ana magdalena, creo.

-Mira, nieto: tengo aquí unas partituras viejas; por si quieres echarles un vvistazo.
-Déjame ver, abuela.

Mmendelssohn se retira y regresa a las cuatro horas:
-¿Qué has estado haciendo, hijo mío?
-¡Abuela, por favor...! ¡Esto es maravilloso! ¿Cómo ha podido estar tan olvidado? ¿Quién era ese Bach tan desconocido? ¡Un genio, claro: un genio! Pero ¿por qué lo hemos tenido tan olvidado, por qué no lo hemos respetado? Voy a volver a estrenar esta pasión según san Mateo y a procurar que la obra de tan excelso músico sea apreciada, querida y venerada en este país que no nos merece.

Y así hizo, y Bach marcaría toda su producción.

He de repetir el viaje porque quiero ir a Eisenach, a la casa de Schumann, a la natal de Clara, etc. Etc.

-Meine Liebe: vete ya a dormir. He hablado con la familia para ver qué hacemos contigo.
-¿Y qué han dicho?
-Que puedes venir así de vez en cuando; un día, un rato, sin que se te note mucho, pero eso de distorsionar la ciencia, la lógica y los designios de Dios resulta inadmisible.
-¡Que Dios no existe!
-¡Qué pesada eres! ¡Me vas a enfadar en serio! ¿Por qué blasfemas siempre, siempre? Tengo miedo, temo por tu alma; no quisiera que te condenases.
-¡No te preocupes!
-Sí pero haz el favor de no mencionar más esas ofensas contra nuestro Creador.
-De acuerdo: ¡lo siento!
-Otra cosa que hemos decidido: no puedes venir muy frecuentemente, no; y cuando lo hagas nos veremos preferiblemente de noche, tú y yo solos. Si quieres verme improvisar, dirigir al coro, etcétera, ha de ser de incógnito, y es mejor que hables con la menor gente posible. Hay otra condición, la última: que no cuentes a nadie, ni siquiera a mí, nada del futuro: ¡pero nada! Tú has de comportarte como si vivieras en esta época totalmente. ¿Lo harás?
-¡Uh: va a ser complejo!
-Cielo: has demostrado tener una imaginación desbordante.
-De acuerdo, querido. Tengo una pregunta antes de dormir.
-¿Id est?
-Que, si no has ido a la Universidad y has estudiado música por tu cuenta, ¿cómo has aprendido tanto?
-No, hija mía, pequeña ingenua! No he aprendido tanto: soy un mero siervo de Dios.
-¡No es cierto: la genialidad es tuya! ¡Créelo, créelo!
-¡Déjame creer lo que me venga en gana, jovencita! ¿Quién piensas que eres para mandar así en mi voluntad?
-¡Oh, lo siento!
-Estaba bromeando, tonta. Ahora descansa: ¿de acuerdo?
-¡Muchas gracias por todo, Herr Bach; de verdad.
-Nada que agradecer, pero mañana vuelve a tu futuro; tiene que pasar un largo lapso de tiempo hasta que podamos reencontrarnos sin que la Historia sospeche. ¡Duerme bien!
-Tú o usted o vos también, Herr Bach.

1 comentario:

  1. Querida Rocío, me encanta como salta tu imaginación cuando oyes la música de Bach, o simplemente cuando lo evocas.Tienes la capacidad de enfocarla a modo de túnel mágico que te lleva a cualquier instante de su vida y sentirla como si la vivieras realmente y después, o en ese instante...ponerle palabras , crear una conversación con intimismo tierno.
    Realmente, es hermoso tu sueño y me gusta como juegas con el sueño y la realidad, como cuando en tu conversación imaginaria, Bach te manda cariñosamente a la cama ¡Qué metáfora tan bonita de bajar a la realidad!, es como si te dijeras a ti misma: Rocío, ponte las zapatillas de deporte y sigue caminando en este hermoso día de junio y en esta hermosa ciudad.

    ResponderEliminar