(El reproductor de audio puede detenerse pulsando la tecla Escape o parándolo en el icono de abajo)

viernes, 17 de junio de 2016

Museo Bach de Leipzig: ¡pensando en los ciegos!

Ayer, después de la misa cantada, fuimos al museo Bach. No hubiera imaginado algo tan accesible para nosotros: por doquier había paneles rotulados en Braille, por ejemplo en los que permitían seleccionar la escucha de algún audio. Así podía yo misma seleccionar el número 2 y saber que iba a sonar una cantata de Friedemann; también en la sala de audiovisuales, donde descubrí que existe una película de 1985 -año Bach- llamada "Johann Sebastian Bach. Es alemana y tiene muy, muy buena pinta: ¿alguien me la puede conseguir, dónde se compra? Danke, deutsche Leute und Leute im Allgemeinen!

Me proporcionaron tammbién un librito en Braille donde se explicaba todo el árbol genealógico de la familia Bach. Aprovecho para relataros que el Bachus Antecessor fue Vito o Weit, molinero y panadero del siglo XVI, que mientras molía la harina tocaba el laúd. Por eso se inventó la famosísima canción que paso a copiaros: "Con el Vito, Vito, Vito, / con el Vito, Vito Bach.. / Mi querido musiquito, / la que accabas de "liá"".. La que lió fue una genealogía de músicos que se extendió hasta no sé qué año del siglo XIX y que dura todavía en tanto familia Bach; alguien queda por ahí: ¡informadme, que estoy poco cultivada! PLEASE EXPLAIN!

Había otro librito con los instrumentos musicales que aparecían expuestos en una de las salas. Contenía láminas en relieve muy bien hechas, incluso se veían las cuerdas del violín y de la tiorba o lo que fuese. El instrumento más antiguo era un contrabajo del siglo XVII, pero casi todos fueron construidos en 1720. Perdonad las immprecisiones: tuve que leer los folletos a velocidad de vértigo, pues mi familia quería ver cosas y no era plan de tenerla esperando. Me iba a dar un colapso de tanta excitación: eso de estar ante partituras originales...

¡Ah, olvvidaba lo más importante! Una lámina en la que se veían... De un lado un plano histórico de la ciudad y de otro... ¡La casa de Bach!!! ¡Qué emoción! Bachito, ¡qué sitio más bueno, no Te quejarías! En todo el centro. Lo malo era la Thomasschule justo al lado: ¿cómo podía concentrarse con tanto niño? Porque en horas no lectivas los críos vivían tammbién allí internos, como ahora los Thomaner: ¿verdad? ¡Informadme! PLEASE EXPLAIN!

Leipzizg: has recibido la máxima nota en accesibilidad. ¡Gracias por pensar en todos!

1 comentario:

  1. Ya podrían nuestras ciudades ser así de accesibles... pero en fin, lo importante es conocer las que sí lo son y disfrutar de ellas al máximo.

    ResponderEliminar