(El reproductor de audio puede detenerse pulsando la tecla Escape o parándolo en el icono de abajo)

martes, 21 de junio de 2016

sonreír no cuesta dinero

😆😘🤗😎🙂😄😀🤗🤗🤗🤗🙂😄😘😘😗☺️😇😂😃😂😗🤗🤗🤗 ¿Cuánto cuesta hacer sonreír a una persona? ¿Supone un esfuerzo tan tremendo? ¿Se os caen los annillos o corremos el riesgo de perder nuestra dignidad si nos tomamos la vida con humor?
Decidme entonces: ¿por qué la sociedad nos obliga a ser serios, a no salir de las pautas de conducta esperadas que, imaginamos en nuestra pobreza mental, todo el mundo alabará? ¡malditos! Si erradicamos el humor de nuestra vida, corremos el riesgo de tornarla ilimitadamente sosa y predecible, lo que terminaría por deshumanizarnos, alienarnos y, ¿nos haría explotar? ¿Anularnos liberando mucha mayor cantidad de energía que la producida por las bombas de Iroshima y Nagashaki?

¡Ay! Estoy pensando el el pobre Einstein: en su afán pacifista envió una carta a Roosevelt para advertirlo de los peligros que entrañaban los nazis con la bomba atómica y a los americanos no se les ocurre otra cosa que tomar nota y fabricarla ellos: ¡Bravo, Estados Desunidos! ¿Cómo pudisteis? ¡Y así, indiscriminadamente, contra civiles! Roosevelt y demás responsables: no os digo nada. No hay palabras que puedan expresar mi indignación. Komm, Herr Hawking, hilf mir klagen!

Os propongo un ejercicio: cada día, cuando os levantéis, pensad en cómo hacer sonreír al menos a una persona. Son las 12 de la mañana y voy ya por 5.

Reíd, millones de criaturas!

1 comentario:

  1. Dí que sí Rocío, tenemos que sonreírle a la vida siempre que nos sea posible. Sólo así la podremos vivir mejor.

    ResponderEliminar