(El reproductor de audio puede detenerse pulsando la tecla Escape o parándolo en el icono de abajo)

lunes, 20 de junio de 2016

Hans der Kluge: el caballo más listo del mundo.

Ésta es la historia de un caballo alemán de comienzos del siglo XX llamado Hans.

Hans sorprendió a todo el mundo con sus destrezas nada usuales en equinos: sumar; restar; multiplicar y dividir, operar con números fraccionarios; calcular fechas del calendario; discriminar notas musicales, etc.

Su forma de actuar era la siguiente: cuando había de responder algún número, daba los golpecitos pertinentes en el suelo con la pata. Si se trataba de seleccionar entre varias opciones, se le presentaban éstas y golpeaba con la Pata o asentía con la cabeza al llegar a la correcta. Si las contestacionnes eran excluyentes (de "sí" o "no"), Hans afirmaba o declinaba con la cabeza.

El inaudito prodigio sorprendió tanto que se creó una comisión encabezada por el psicólogo Oskar Pfunngst para investigarlo. Se llegó a la conclusión de que Hans era listísimo, pero no en el sentido que todos imaginaban: el caballito se había convertido en un experto en la interpretación de las reacciones involuntarias de sus observadores cuando oían lo que querían oír. Por ejemplo: cuando se llegaba a la solución de un problema, el cuerpo del observador se inclinaba hacia adelante. Hans atendía también a las expresiones faciales. Si se le tapaba al observador, seguía dando golpes con la pata hasta el infinito.

Esto nos hace concluir que el lenguaje corporal es mucho más importante de lo que pensamos, y que habla por nosotros, aunque no queramos; a no ser que tengamos extremadamente dominada la técnica del autocontrol.

Bravo, kluger Hans! Du hast die ganze Welt auf den Arm genommen!

1 comentario:

  1. ¡Madre mía con el caballito! ¡Un auténtico prodigio, sí señora! ¡Espectacular, poco más que decir!

    ResponderEliminar